Comentario al Evangelio del

Rosa Ruiz Aragoneses

DE MIEDOS Y OTROS DEMONIOS

“Jesús, muriendo, aniquiló al que tenía el poder de la muerte, es decir, al diablo, y liberó a todos los que por miedo a la muerte pasaban la vida entera como esclavos”. Me impresiona esta afirmación. Muerte, miedos, diablo y sus demonios… todo parece pertenecer a la misma “familia”; y por todos ellos pasó Jesús, pues “tiende una mano a los hijos de Abrahán, no a los ángeles. Como él ha pasado por la prueba del dolor, puede auxiliar a los que ahora pasan por ella”.

¡Cuánto dolos nos causamos y causamos a otros por vivir desde esta red del miedo-la muerte-la esclavitud! ¡Cuánta libertad nos quita y quitamos a otros cuando es el miedo a morir el que decide nuestra vida! Sí, el miedo a morir. No solo a una muerte física, que también (¿cómo entender si no ese empeño a veces irracional en alargar una juventud que ya no existe, o en negar la enfermedad o los achaques o ….?); sino todas esas muertes y muertecillas que nos quitan protagonismo o nos echan a los leones de la mala fama, el desprestigio, la soledad, la incomprensión, la crítica…Todo eso también es morir; y cuando nos asusta tanto que nos controla la vida, nos convertimos en esclavos de nosotros mismos, de nuestros temores.

Sería como decir que nos pasamos la vida metidos en cama y con fiebre, como la suegra de Pedro. ¿Nunca te has sentido así? ¡No me lo creo! Sin ganas de “levantarte”, refugiado entre “las sábanas” para no salir a la vida, sin fuerzas para vivir “de pie”…

Siempre una mano nos salva. Su Mano nos salva, como a la suegra de Pedro. Y la levanta. Ese es el efecto que tiene. La resucita, la da dignidad, la consuela, la cura. Allí donde más “nos sube la fiebre”, allí donde más nos cuesta levantarnos, allí donde el miedo a morir de mil formas nos esclaviza, allí está Jesús queriendo levantarnos…Y en Su Mano, la mano de esas personas que a lo largo de nuestra vida nos han levantado. ¡Bendita Mano!

Vuestra hermana en la fe, Rosa Ruiz Aragoneses (rosaruizarmi@gmail.com)

Comentarios

Deja tu mensaje:

Jose del Carmen
Jose del Carmen

el 14/1/15
Saludos amigos/as,
Las huellas del nazareno compasivo y fiel ante toda advercidad fiel a la promesa de liberar a todos/as, por amor solo por amor, a quienes le siguen ven en ello la coerencia de la predica pues toma fuerza en la oracion en las Laudes..su cercania lo pone en contacto para ir de salida, seguro y acercando cuerpo a quienes jamas tendrian una opcion. Ahi el anuncio el kerigma de su acercania entre el cielo y la tierra. Diria en un estado de extacias el contacto con sus interlocutores seria unico e inolvidable.
Padre y Senior de la Gloria envia todos tu Angeles y arcanjeles, coros celestiales proteje aquel siervo tuyo sacerdote k sigue las huellas de tu hijo..infunde en su espiritu amor capaz de respomder con amor a la falta de amor k nos opa a en la tierra k nos haz dado. » ver comentario
Me gusta 0
Antonia Ruiz
Antonia Ruiz

el 14/1/15
En este evangelio me quedo con la frase "te buscan" y yoris los creyentes en Cristo Jesús debemos buscarlo, no sólo en nuestras
Aflicciones sino también en las alegrías. Dios quiere ese encuentro de nosotros con El , no tengamos miedo de buscarlo y encontrarlo, sería la dicha más grande de nuestra existencia el poder encontrarlo.
Me gusta 0
Irenarco Cala
Irenarco Cala

el 14/1/15
La venida en carne del Señor Jesús, nos liberó del infierno y de la muerte; hemos recibido el Espíritu Santo para vencer lo que muchos dicen por ahí:"la vida es sifrimiento", y en Cristo Jesús hemos recibido "Vida Eterna y vida en abundancia".Gracias Papá Dios, ponme hoy a trabajar a tu servicio. Amén.
Me gusta 0
Jorge A.
Jorge A.

el 14/1/15
Gracias Señor por Tu Palabra.
Señor Jesús tiende tu mano a los enfermos y afligidos para que ellos calmen su dolor, Señor Jesús tiende tu mano a los enfermos de espíritu para se transformen en personas bondadosas.
Amén.
Me gusta 0
Joselito H.
Joselito H.

el 14/1/15
El Senorsus, sigue dandose a conocer, al salir de las Sinagogas, se dirije a la casa de Simon, donde su mujer estaba en ferma con una fuerte fiebre y con su poder, hace que la esposa de Simon se ponga de pie y comience a hacer los oficios, ya sana.
El Senor, siempre nos esta tendiendo sus , sea cual sea nuestra situacion, esta ahi para ayudarnos y hacernos sentir que no estamos solos y que no tenemos que temer a la muerte, porque es el encuentro con nuestra salvacion.
Me gusta 0
R.VELIN
R.VELIN

el 14/1/15
Gracias Jesus por tenderme tu mano y tambien por los que me dieron una mano para poder llegar hasta este momento de mi vida,Señor ayudame a vencer los demonios y enfermedades modernas, como el estres,consumismo,comodismo,egoismo,odio que mucho daño esta haciendo a la humanidad,ven Espíritu Santo consedenos los dones y carismas para decernir y vencer al mal con el bien ,mamita Virgen Madre de Dios entercede por todo el mundo y llenanos de Fe,esperanza y amor.
Me gusta 0
Maria m. Perez
Maria m. Perez

el 14/1/15
Be divines y mil gracias porhacer possible quepodamos tener la palabra de la man era discutida ya que se entire de major gracias
Me gusta 0
Jorge G. Lazo S
Jorge G. Lazo S

el 14/1/15
Gracias, Señor, por tu mano, el diablo ha sido aniquilado, no le demos vida con nuestras acciones.
Sigamos por el camino de la vida, hacia la vida eterna.
levatamenos, en familia. y ayudemos a levantar a los demás
Me gusta 0
Myriam
Myriam

el 14/1/15
Hermanos: La carta de San Pablo a los hebreos me llena de fortaleza, por mi momento de dolor, por el fallecimiento de mi hijo. Jesus paso por la prueba del dolor, por eso nos puede auxiliar a los que estamos pasando por ese momento.
Me gusta 0
rafael
rafael

el 14/1/15
Los que han escuchado con atención el evangelio de hoy saben por qué razón el Señor del cielo entró en una humilde casa de este mundo. Porque, por pura bondad, vino a salvar a todos los hombres. No es de extrañar, pues, que entre en todos los lugares. “Entrando en la casa de Pedro, Jesús vio que su suegra estaba en cama con fiebre.” (Mt 8,14) Este es motivo por el que Cristo entró en casa de Pedro. No fue el deseo de ponerse a la mesa con él sino la debilidad de la enferma. No fue la necesidad de tomar alimento sino la ocasión de obrar una curación. Vino a ejercer su poder divino y no a tomar parte en un banquete con los hombres, ya que no había vino en casa de Pedro sino lágrimas...

Cristo no entró en esta casa para tomar alimento sino para restaurar la vida. » ver comentario
Me gusta 0
isidro
isidro

el 14/1/15
Gracias hermana ROSA por su valioso comentario. Si definitivamente el señor es quien nos levanta en nuestros momentos de dolor, de desconsuelo, de tristeza, si buscamos o tenemos a DIOS en nuestro corazón, es solo ir a las escrituras y seguro que allí encontramos un párrafo que nos habla de nuestra situación y precisamente ahí encontramos el bálsamo a nuestro dolor.
Me gusta 0
Rafael
Rafael

el 14/1/15
La liturgia nos propone este hermoso texto que nos invita a reflexionar en lo importante que somos nosotros delante de Dios. Distintamente a lo que muchos pudieran pensar, nosotros no somos una creación cualquiera, sino única y exclusiva de Dios, creatura a la cual, por medio de Jesús, nos incorporó a su familia y, por ello, podemos llamar verdaderamente Padre a Dios. Pero más aún, somos tan importantes y nuestra vida es tan apreciada por Dios que envió a su único Hijo para que, dando su vida en rescate, nos diera la vida. Imagínate, pagó tu vida eterna con su propia vida. Ya no eres más esclavo, sino que ahora eres hijo de Dios. ¿Cómo no responder con generosidad a un Dios que te ama tanto? ¿Cómo no darle lo mejor de ti a Aquél que entregó su sangre para que tuvieras vid » ver comentario
Me gusta 0
Rafael
Rafael

el 14/1/15
«Muchas veces escuchamos decir a las personas que no saben en quien confiar: “¡Confíate en las manos de Dios!”. Esto es bello porque allí estamos seguros: es la máxima seguridad, porque es la seguridad de nuestro Padre que nos quiere mucho. Las manos de Dios también nos curan de nuestras enfermedades espirituales. Pensemos en las manos de Jesús, cuando tocaba a los enfermos y los curaba… son las manos de Dios: ¡Nos curan! ¡No me imagino a Dios dándonos una bofetada! No me lo imagino. Reprendiéndonos sí me lo imagino, porque lo hace. Pero nunca, nunca nos hiere. ¡Nunca! Nos acaricia. También cuando nos reprende lo hace con una caricia porque es Padre. ‘Las almas de los justos están en las manos de Dios’. Pensemos en las manos de Dios, que nos ha creado como un art » ver comentario
Me gusta 0
HUGO GONZALEZ
HUGO GONZALEZ

el 14/1/15
Señor:
Que mis miedos terrenales no me dominen, antes bien, que el único temor que rija mi vida sea el de el Santo Temor a ofenderte.
Amen.
Me gusta 0
ROsmery Tarija
ROsmery Tarija

el 14/1/15
Señor que inmensa es tu misericordia que diste tu vida y nos salvaste de ser pacadores desarramaste tu sangre para limpiarnos de todo pecado.Cuanta falta nos hace tener Fé porque solo tú señor puedes curarnos de todas nuestras enfermedades tanto corporales como espirituales, simplemente tenemos que pedirte con el corazón abierto expulsa señor de nuestros cuerpos esos espíritus inmundos del cual muchos estamos poseidos y nos siega nos vuelve sordos y sobre todo desobedientes a tu palabra y deja que el mal cunda nuestra alma cuando estamos seguros que solo a tú lado señor podemos salvarnos y ser dignos de alcanzar el Reino de los Cielos.Amen
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.