Comentario al Evangelio del

Luis Manuel Suarez, cmf

Queridos amigos y amigas:

Hay momentos en la vida en que se espera tanto que suceda un acontecimiento, que se vive en estado de expectación. Cuando dos personas se van a prometer su amor para siempre, cuando ese matrimonio va a tener su primer hijo, cuando uno confía aprobar un examen para conseguir un puesto de trabajo, cuando se espera el resultado de una prueba médica…

El pueblo de Israel también vivía en estado de expectación. Al menos algunos. Porque la historia de amor de Dios con su pueblo no podía acabar así… El Dios que les había liberado de la esclavitud de Egipto, el Señor de la Alianza que había mantenido su Palabra en medio de las infidelidades del pueblo, no les podía dejar solos. Aunque algunos dijeran que el cielo se había cerrado para siempre. Un resto fiel del pueblo de Israel esperaba que Dios se manifestara.

El evangelio de hoy nos presenta una escena del cumplimiento de esa promesa. Nazaret, el pueblo de María, puede representar a todo Israel. En la rutina de su vida cotidiana, aquella mañana de sábado, algo sorprendente aconteció: Jesús entró en la sinagoga, se puso en pie para hacer la lectura y proclamó las palabras de Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mí… me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad…”. Y lo más sorprendente es que añadió: “Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír”.

La expectación llega a su desembocadura. La promesa se cumple. Dios no ha cerrado su cielo para siempre. A pesar de la infidelidad de su pueblo y del egoísmo del corazón humano, Dios sigue estando por salvar. Por perdonar. Por tender un nuevo puente. Por abrir un nuevo camino. Por dar una nueva oportunidad. Quizá la definitiva… En Jesús, se cumplen sus promesas. Jesús es la promesa cumplida.

Y como en el Pueblo de Israel, en su pequeño pueblo ocurre lo mismo: si seguimos leyendo el relato, hubo muchos que se escandalizaron de sus palabras, diciendo que quién era Él para decir lo que decía. Pero también hubo un pequeño grupo de hombres y mujeres que, en respuesta a su llamada, se fueron uniendo al Señor para ser la semilla de ese nuevo camino que Jesús viene a traer de parte del Padre.

Nosotros somos los continuadores de ese pequeño grupo que, en medio de la humanidad, quiere seguir acogiendo la Buena noticia del Evangelio, con la ilusión de los orígenes y con la experiencia que nos da la historia, para hacerla vida en el mundo.

Gracias, Señor,
por seguir dándonos tu vida a través del Espíritu.
Haznos continuadores de tu camino
y reúnenos, al final, en tu Reino eterno. Amén

Vuestro hermano en la fe:
Luis Manuel Suárez CMF (luismanuel@claretianos.es)

Comentarios
R.VELIN R.VELIN
el 9/1/15
El amor se debe demostrarlo con hechos de vida, si tu dices que amas a Dios y odias a tu hermano y vives sin perdón eres un mentiroso aun se vive en tinieblas,con Jesus todo sin el nada podemos hacer el es el mejor amigo es la luz,camino y vida , la clave es el amor al final de nuestra vida seremos juzgados por el amor a DIOS Y AL PROJIMO COMO A TI MISMO
Me gusta 1
chiqui ramos chiqui ramos
el 10/1/15
Jesús es la promesa cumplida... Es mi Señor que cumple sus promesas.
Me gusta 1
Pablo Ángeles o Pablo Ángeles o
el 10/1/15
Antes que nada gracias a Dios por un día más de vida y Saludos a todos. Dios mío gracias porque hoy en este hermoso Evangelio me as dado un gran aprendizaje y lo tengo muy claro y se que estas conmigo en todo momento especialmente en mis días de soledad se que con la luz de tu espíritu me das la fortaleza para ser libre y seguir adelante y no temer cada vez que exprese mis sentimientos
Me gusta 1
lucinda lucinda
el 10/1/15
Es realmente impresionante este evangelio y muy cierto pero dime como evitar ese sentimiento de ira y rabia cuando sientes que tu hermano esta actuando mal y no entiende, yo necesito que Dios me ayude y me perdone por este resentimiento que no puedo evitar.
Me gusta 1
Antonia Ruiz Antonia Ruiz
el 10/1/15
Cuantos de nosotros estamos sordos, ciegos y mudos pero no de enfermedad sino de Espiritualidad: ciegos ante la pobreza de millones de hermanos que no tienen que comer, sordos a los quejidos de tantos enfermos que no hay quien los consuele, mudos ante tanta gente que no conoce a Dios y que muchas veces por el que dirán no les hablamos de El. Hermanos que el Espíritu Santo nos ilumine para poder llevar la palabra y el amor de Dios Nuestro Señor, a quienes más lo necesiten.
Me gusta 1
Lety del aguila Lety del aguila
el 10/1/15
Gracias bendito Dios, por tu amor, por tu infinita misericordia y por tu perdon. Ayudanos padre a vivir en este mundo cargado de tanto mal, amuralla nuestras vidas para no caer en pecado. Amen
Me gusta 1
Jorge A. Jorge A.
el 10/1/15
Gracias Señor por Tu Palabra.
Dios envió a su hijo Jesús para que se cumpliera su Palabra, enseñara y transformara el cambio de vida de las personas, sin importar si era judío, romano, etc. Dios no tiene elegidos, cada uno sabe donde llega su Fe hacia Él. Por eso es importante irse alimentado de la Palabra y realizando acciones positivas con nuestro semejante, y por eso el mandamiento del Amor lo abarca todo, es la base de entender y asemejarse a lo que Dios quiere de nosotros, por eso no debemos aborrecer a un hermano, pero también tenemos que ser justos ya que en la vida hay personas egoístas y abusadoras. Ellos también están pero ellos sabrán cómo actuar, la diferencia que las personas de buena Fe son diferentes y en esta vida prevalece esto último, cuando nos llega el fi » ver comentario
Me gusta 1
gustavo spallet gustavo spallet
el 10/1/15
Lucas (4,14-22a) lucinda, el sentimiento de rabia e ira cuando sientes que tu hermano esta actuando mal y no entiende , hay que desterrarlo por completo. Los que entienden el evangelio, tienen que ayudar a los que no lo entienden.
El mal, se cura con el bien.Es un trabajo nuestro ser pacientes con los que no lo son.El atentado a la revista francesa es un ejemplo. Quien entiende tanta violencia? Pero la violencia tambien puede darse de otros modos, con la ofensa de algo sagrado y la burla de lo que para otro es sagrado.
Los que leemos el evangelio sostenemos al mundo.El mundo se carga sobre nuestros hombros.Nosotros somos responsables tambien del mal que hacen otros, en cuanto no recemos por ellos. Que facil es echar la culpa a los que hacen abiertamente el mal, si hay odio hacia ellos , » ver comentario
Me gusta 1
manuel manuel
el 10/1/15
Confía en DIOS y enderezara tu camino. Amen
Me gusta 1
Mariano flores Mariano flores
el 10/1/15
Dios Espíritu santo que me ungiste desde mi bautismo concedeme ver, oír y sentir como tu quieres para no ser solo espectador ante la necesidad, el dolor y el desaliento de mis hermanos. Ayudame a vencer el egoismo que me inmoviliza e incapacita, amen.
Me gusta 1
Joselito H. Joselito H.
el 10/1/15
El amor es la palabra clave de la primera lectura del dia de hoy, porque Dios nos dio su amorerva, demostrandolo, con su venida al mundo, con sus predicas, con los Milagros de sanacion que hizo a todo el que se lo pedia y con su manifestacion de amor dando su vida por nosotros en la Cruz.
Me gusta 1
Gonzalo Gonzalo
el 10/1/15
Que sepamos escoger el v grupo que no s toca somos escogidos por Dios unidos en c un mismo amor estemos unidos en una misma familia es familia b es la Iglesia
Me gusta 1
Guadalupe Guadalupe
el 10/1/15
Reflexiono: Dios Padre siempre esta dispuesto a perdonarnos y a salvarnos si uno se acerca, se une a El y acepta su Palabra para hacerla carne en nosotros. Lo hace a traves de nuestro Señor Jesucristo; como lo hizo con su pueblo escogido Israel, ahora lo hace a traves de la confesion y comunion. Siempre nos da oportunidades pero no debemos abusar, hay que se consecuente con su amor y misericordia; asimismo nosotros recordar que debemos ser misericordiosos con nuestro prójimo y darle oportunidades. Eso es amor en hechos y no en palabras solamente. Tenemos tanto que aprender del amor de Dios, nosotros los hombres de vista corta y mente limitada. Quienes somos para contradecir a Dios en sus designios y en su sabiduría. Que ignorantes e irreverentes somos cuando no conocemos a Dios, aun de » ver comentario
Me gusta 1
Irenarco Cala Irenarco Cala
el 10/1/15
El Espíritu del Señor está sobre mi y me hundido, para ser libre y llevar su bendición a los afligidos. Alabado sea el Señor Jesucristo. Amén.
Me gusta 1
herminia herminia
el 10/1/15
Mi bien amado DIOS TRINO, ayer nos decias que no temamos (somos sus pequeñas orugas).
Hoy quisiera rogarte que me ayudes a tener siempre los ojos fijos en la BENDITA CRUZ REDENTORA, de donde brota SOLO AMOR y escucharte en TU PALABRA, pues son PALABRAS DE GRACIA, DE VIDA .
Pidamos a nuestra ABOGADA que también seamos instrumentos que lleven palabras de aliento, animo y consuelo.
Gracias por compartir cada día la meditación de la PALABRA.
BENDICIONES.
Me gusta 1
rafael rafael
el 11/1/15
A pesar de que Juan murió decapitado casi a inicios del ministerio de Jesús, la iglesia primitiva conoció todavía seguidores del profeta cuando se administraba el bautismo como sacramento de iniciación a la vida cristiana y algunos sólo había oído mencionar el bautismo de Juan. El bautismo que Juan administra es un signo de preparación para el administrado por la iglesia; Juan sólo bautiza para mostrar el arrepentimiento de quien se acerca al símbolo y al agua, pero Jesús nos deja el sacramento del bautismo para hacer de nosotros verdaderos hijos de Dios. Pero la actitud de Juan es la misma que se espera de todo cristiano; no somos nosotros lo más importante, ni nuestras palabras, ni nuestras acciones si nada de ello está en relación y comunión con Dios. Juan sabe que no » ver comentario
Me gusta 1
recc1718 recc1718
el 11/1/15
«Juan preparaba el camino a Jesús sin tomar nada para él. Era un hombre importante: la gente lo buscaba, lo seguía porque sus palabras eran fuertes. Sus palabras llegaban al corazón. Y allí tuvo quizás la tentación de creer que era importante, pero no ha caído. De hecho, cuando se acercaron los doctores a preguntarle si era el Mesías, Juan respondió: "soy voz, sólo voz" pero "he venido a preparar el camino al Señor". La primera vocación del Bautista fue preparar al pueblo, preparar el corazón del pueblo para el encuentro con el Señor. Pero ¿quién es el Señor? Esta es la segunda vocación de Juan: discernir, entre tanta gente buena, quién era el Señor. Y el Espíritu le ha revelado esto y él ha tenido la valentía de decir: ´Es éste. Éste es el Cordero de Dios, el » ver comentario
Me gusta 1
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.