Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

Al celebrar esta fiesta, podríamos reflexionar sobre lo que debe significar hoy la familia, institución básica de la sociedad, que no es ajena a una profunda crisis. De hecho estamos en un proceso Sinodal sobre la familia iniciado este año y que continuará en el próximo, promovido por el Papa Francisco, en el que llama la atención las dos encuestas enviadas a todo el Pueblo de Dios. En una homilía no se puede agotar este tema, apunto sólo algunos trazos y pinceladas desde la Palabra de Dios.

Con el paso de los años ha cambiado la estructura familiar y en ocasiones poco se parece a lo que nos dice la primera lectura del Eclesiástico: “Hijo mío, sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones, mientras viva…”. Se ha retrasado la edad de ser padre o madre, el trabajo condiciona fuertemente la familia, trabajan los dos y apenas en ocasiones se ven, no digamos nada de la falta de trabajo, se ha pasado de una familia extensa a una familia restringida, se ha reducido el número de hijos, el cuidado de los mayores ha pasado a las residencias, hay diversos tipos de familias y parejas, no es extraño que entre nuestros familiares nos encontremos con divorciados y separados, a los niños se les da todo hecho satisfaciendo sus caprichos; se pueden estirar las situaciones… Es curioso que son muchos los jóvenes que hoy prefieren eludir su compromiso de pareja-familia, recordemos que el matrimonio es un sacramento, y parece que para ellos familia y felicidad son incompatibles por eso prefieren las uniones de hecho, los compromisos temporales. Para que se haya llegado a este punto ha debido pasar mucha agua bajo el puente.

La segunda lectura de San Pablo a los Colosenses, nos da algunas claves: “Mujeres, maridos, hijos…”. El matrimonio brinda al hombre y a la mujer la oportunidad maravillosa de saberse padres y madres. Por los hijos, los padres se transforman en dadores de vida, se hacen educadores. Pero no bastan los hijos para que haya verdaderos padres, antes debe existir una auténtica pareja: que sepa compartir, dialogar, crecer juntos, educarse mutuamente. Sólo así puede entenderse la familia y la pareja como una donación de sí mismo y ser lo que Dios quiso que fuera: una comunión en el amor. Es preciso defender y promover todo lo que de humano y humanizador tiene la familia. Y nada hay más humano como el cariño, el afecto, el amor que tiene su referente fundamental en la familia, como lugar privilegiado de experiencia donde el amor es gratuito y se manifiesta como búsqueda esforzada del bien para la persona querida y como educación progresiva.

La familia también es el lugar de socialización de la persona, nos lo recuerda el Evangelio de hoy, con la purificación y presentación del Niño en el templo, en sociedad. La familia representa el primer modelo de sociedad que el niño percibe. Si el modelo es bueno, si es armónico y fuente de gozo, sabrá enfrentarse a la sociedad con espíritu positivo y constructivo que hace de sus miembros personas abiertas y solidarias. También la familia es la primera comunidad cristiana (Iglesia doméstica la llamó el Concilio Vaticano II), en la que los hijos y todos  crecen en la fe y deben experimentar su pertenencia a la Iglesia, toda ella considerada como la gran familia de Dios.

Poco sabemos de la experiencia familiar de José, María y Jesús, la Sagrada Familia, pero sabemos que Jesús hizo toda su preparación mesiánica dentro de un hogar. Va a tener que vivir sin prisa junto a una mujer contemplativa, que todo lo guardaba en su corazón, para que sus ojos aprendan a mirar más allá de las cosas, y a tener que trabajar con José hasta que sus hombros se vuelvan lo bastante fuertes para aguantar los golpes y resistir el peso de un madero. En aquel hogar humilde de trabajo, de meditación y de sabiduría, como dice el texto: “El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría”, aprendió a ser hombre y se preparó para proclamar el Reino.
Como nos recuerda la Gaudium et Spes, nº 5: “La familia es escuela del más rico humanismo. Para que pueda lograr la plenitud de su vida y misión, se requiere un clima de benévola comunicación y unión de propósitos entre los cónyuges y una cuidadosa cooperación de los padres en la educación de los hijos”. Que esta fiesta nos ayude a pensar en lo que tenemos en casa.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Martha
Martha

el 26/12/14
Evangelio de San Lucas 2, 22-40, nos habla y nos en-
sena mucho sobre la familia, proyecto del Senor, que
ultimamente no hemos sabido seguir, entrando la mis-
ma en una crisis contra la que debemos luchar para
tratar de superarla. La familia siendo eje principal de
la sociedad, es comunión de amor, escuela humaniza-
dora de todos los afectos, Iglesia domestica, fuente
de gozo, donde crece la fe, es plenitud de vida, lugar
de comunicación, union y paz ; así debe ser LA FAMI-
LIA, la que Dios creo, ... su proyecto.....su sueno......
Hagamoslo realidad.............. Saludos.......
Me gusta 1
victoriasnchez
victoriasnchez

el 27/12/14
Celebramos hoy la Fiesta de la Sagrada Familia.
En la familia de Nazaret contemplamos a Jesús a María
y a Jose,que tienen que emigrar a un pais extraño por
miedo a la persucución; con lenguas y culturas diferentes,abandonando casa,familia,amigos conocidos..
Todo es una incertidumbre,pero...¡¡qué obediencia!!...
Porque lo que reina es el AMOR.
Pidamos hoy por las familias ,por tantos padres que
sufren por problemas de salud,de educación de vivienda,por tantos esposos que no se unen ante las
dificultades y por tantos hijos que no saben valorar el
trabajo de sus padres.
Que nuestras familias sean ejemplo de sencillez, de
oración,de amor,de unidad y de trabajo.
Que todos sus miembros estén unidos al Señor en
las alegrías y en las penas,



.






Me gusta 0
Correa
Correa

el 27/12/14
La familia la conforman esas personas que Dios dispuso para que formen parte de nuestra vida. hay que valorarlas y amarlas. no hay mejor amor que el de padre y madre a quienes hay que horar, sabiendo hacer esto entonces sabremos aceptar a los demas... oremos por las familias para que cada ves sean mas unidas. Amen...
Me gusta 0
cesar sanchez p
cesar sanchez p

el 28/12/14
antes que nada agradecerles este bello aporte,ya que mañana domingo me toca decir la 2da. lectura y no sabia como practicarla, aqui encontre lo que buscaba muchas gracias y que dios los bendiga saludos cordiales amen
Me gusta 0
braulio
braulio

el 28/12/14
Sabios conocimientos que muchos padres castigadores o recompensadores debemos reflexionar, o sea al hijo que se fue con sus amigos a embriagarse no los castigue, hablen con él , al niño que lavo su ropa no los premien con dinero, hablen con él .




Me gusta 0
Isabel
Isabel

el 28/12/14
Nda más hermoso q la familia, bendito Dios q me ha permitido crecer y ser amada en una q, con todas sus virtudes y defectos, es mi amada familia.
Me gusta 0
Joselito H.
Joselito H.

el 28/12/14
Las lecturas de este dia estan cargadas de un sentimiento y amor hacia la familia y de unan autentica convivencia, como nos lo mustra, la familia formada por Jesus, Jose y Maria, ejemplo y modelo a seguir, por la abundante comunicacion y por la notable obediencia, de cada uno: Jesus, a sus padres Jose y a Maria y por la santidad mostrada tanto por Jose como por Maria, por eso se convirtieron en la familia modelo a seguir y asi, nos invita a todos los hogares a tener como principio y fuente de inspiracion, la Sagrada Familia.
Me gusta 0
Jorge G. Lazo S
Jorge G. Lazo S

el 28/12/14
Gracias, Señor, darnos, lo mejor, el seno familiar, el lugar sagrado, donde crecemos en el amor, donde se reciben , la enseñanzas, de nuestros padres, el amar a Dios.
La familia es el núcleo principal de la Sociedad. Es un regalo de Dios.
Evangelicemos, para que se de el verdadero valor, a la Familia.
Cuidemos , a nuestra familia, es nuestra tarea dada por Dios.
Gracias señor por nuestra familia.
Me gusta 0
rocio reyes
rocio reyes

el 28/12/14
En la actualidad debido a la necesidad de trabajar para solventar los gastos de la casa, los padres de familia han descuidado a los hijos y muchas veces ellos se quedan en casa quizás sin supervisión de un adulto y entreteniéndose con programas de televisión o en el internet. Los padres andan apurados, no hay horarios para comer juntos, para hablar con ellos para preguntarles como se sienten, hablarles de Dios, de valores morales y espirituales, etc. y ya en algunos hogares nadamas se escuchan gritos y regaños, y en dónde queda el amor, la paciencia, la comprensión? todo ésto se pierde por estar consiguiendo bienes materiales y se pierde el principal objetivo que es obedecer a Dios y hacer de Dios el centro de nuestra familia. Dios los bendiga.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.