Comentario al Evangelio del

Fco. Javier Goñi, cmf

María en el Adviento

Ayer entramos en la última semana del Adviento. Y lo hemos hecho de la mano de la Madre, María. Ella, abandonándose confiadamente a la acción del Espíritu, vino a ser el cauce necesario para dar carne al Salvador. Hoy nos la podemos imaginar ya en los últimos días de su embarazo, en la alegre esperanza de una madre que siente en lo profundo de su ser que está a punto de nacer el hijo de sus entrañas. Alegre esperanza, también, de la Madre que sabe que el fruto de su vientre es el Hijo de Dios, el Salvador de todo ser humano y del Universo entero.

La Iglesia vive hoy también en esta tensión de espera. También ella es madre. Y a imagen de María se sabe llena del Espíritu, a punto de dar a luz para la humanidad entera al Hijo de Dios. Es nuestra alegría, nuestra esperanza, nuestra misión: encarnar al Salvador, hacerle presente en este punto concreto de la historia en el que vivimos. Como María.

La primera lectura de hoy ilumina también este gran Misterio, que lo fue en la Virgen María y lo es hoy en la Iglesia entera y en cada una de sus comunidades. Ana sabía que su hijo Samuel estaba elegido por Dios para una misión. Y también ella supo tener la confianza y la generosidad necesarias para no quedárselo para sí: se lo ofreció a Dios, “de por vida”, entregándolo para lo que el Señor quisiera de él.

A ejemplo de Ana, y a imagen de María, la Madre del Señor, en la Iglesia de hoy tenemos que aprender a poner los ojos no en nosotros mismos, sino en los que están fuera: en los alejados, los no creyentes, los que son de otras religiones, y sobre todo en los excluídos y los empobrecidos, en los que la sociedad saca fuera y margina. La vocación de la Iglesia, su misión, es hacer presente al Salvador en medio del mundo, para el mundo. María encarnó desde su vientre a Jesús, y supo ofrecerlo, dejarlo ir, para que la Salvación llegara a todos; La Iglesia tampoco puede encerrarse en sí misma, ha de salir fuera: a los que sufren, a los olvidados, a los que pierden la fe o la esperanza, a los excluidos.

Y haciéndolo así, comprenderemos y proclamaremos, como María, la grandeza del Señor; y nos alegraremos como ella en Dios, nuestro Salvador. Porque ciertamente el Poderoso hace obras grandes a través de su Iglesia, a pesar incluso de nuestra pequeñez, infidelidad e incoherencia.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Joselito H.
Joselito H.

el 22/12/14
Ya se cumplieron todas las profecias, que estaban pautadas, por los profetas y ahora, lo que esperamos es el nacimiento del sanvador del mundo, tal y como Dios lo habia planificado y el Bautista lo habia anunciado, al mundo en su peregrinar, por todos los lugares de la tierra, anunciando su venida, pedimos Jesus, que en su llegada el 24 en la nocha a este mundo, nos traiga, la paz para todos los hogares del mundo y comprension para la humanidad, que nos demos cuenta que Jesus nacio ppr el inmenso amor que siente hacia nosotros y Maria que fue la major madre del mundo.
Me gusta 0
Irenarco Cala
Irenarco Cala

el 22/12/14
Bendito Dios en el nombre de tu Hijo el Señor Jesucristo venidi en carne en el vientre de la Virgen María, te pido que des oídos nuevos para escuchar tu invitación, y valor para ir contigo allá donde no me atrevería...yo se que Dios está aquí y Él tiene su casa. ¡ Feliz Navidad!.
Me gusta 0
lidiahbaron
lidiahbaron

el 22/12/14
es hermoso conocer a travez de las lecturas de cada dia por donde va la iglesia catolica.
Me gusta 0
José María G.
José María G.

el 22/12/14
¡¡¡Viva la virgen María !!!.Es madre de Dios, si, pero también es nuestra Madre, a cudamos a Ella, como lo haríamos con la propia, con la misma confianza, sabedores de que lo que pidamos, se nos concederá.
Me gusta 0
Jorge G. Lazo S
Jorge G. Lazo S

el 22/12/14
Hermanos, tenemos la oportunidad, de invitar, a aquellos hermanos, que tal ves, por por el trajinar cotidiano, nos olvidamos de acercarnos al Señor a su casa, pero es ahí, en la que nosotros, debemos animarlos a participar, de esta gran celebración ,invitándolos a la misa de Noche Buena, para que despierten y busquen el amor del Señor.
Me gusta 0
Byron Dubón
Byron Dubón

el 22/12/14
Hermanos, bendiciones.
Entiendo que como Iglesia, este adviento nos debe embarazar de Jesús, a quien debemos dar a luz con nuestro testimonio.
Saludos desde Guatemala.
Me gusta 0
isidro
isidro

el 22/12/14
Nosotros debemos proclamar el evangelio a todo el mundo, abrigar con el amor del espiritu a quienes estan renuentes a escuchar la palabra, orar por quienes no quieren acercarse a DIOS, todos tenemos derecho a la salvacion y nosotros estamos obligados a rescatar a cuanto descarriado encontremos.
Me gusta 0
Martin Vásquez
Martin Vásquez

el 22/12/14
Que en estos días, hagamos un esfuerzo de pedir la gracia para podor regalar amor "que tanto nos cuesta", ese amor que tanto es golpeado por el odio, venganza, desprecio, división etc.
Asi podemos decir, sin fariseísmo: "FELIZ NAVIDAD" al prójimo.
Me gusta 0
rene torrez
rene torrez

el 22/12/14
muy lindo comentario, seria mas lindo si fuera acompañado de un poco de historia
Me gusta 0
DANIEL PEREZ
DANIEL PEREZ

el 22/12/14
Debemos preparar la casa de nuestro corazon, con fe, con esperanza, para recibir AL HIJO DE DIOS, el mesias, al Salvador.
Me gusta 0
Carlos Luis
Carlos Luis

el 23/12/14
Que hermosura de madre !!!! Con ella esperemos confiados y y felices nuestra redención. Oh cielos lloved de lo alto . Oh nubes enviadnos al Santo. Gracias María.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.