Comentario al Evangelio del

Juan Carlos Martos, cmf

Estamos en el último sábado de adviento. Pronto celebraremos el nacimiento de Jesús. Los que aún sentimos el niño que llevamos dentro, notamos cómo se nos desata un acelerado sentimiento de deseo por conocer y estar junto a Jesús y a su madre. En ellos contemplamos el amor más limpio que se haya podido dar jamás entre dos seres humanos. Nuestra mirada se concentra hoy en María, que recibe la vocación de ser madre de Jesús. Ella es la figura central de este relato. Lucas la presenta sin títulos, si currículo, incluso sin méritos. No hace con ella lo que suele hacer al presentar a otros personajes.

Como todos los relatos bíblicos de anunciación, éste también puede ser tomado como un auténtico relato de vocación. En él se expresa el destino futuro del niño, se le asignan varios títulos, funciones y hasta el nombre propio que es significativo de su misión. Llama la atención las reacciones de María ante la propuesta vocacional que recibe del mensajero divino. Es paradigma de lo que a todos nos ocurre al reconocer las llamadas que Dios nos hace a cada uno y responder a ellas.

  • La turbación. María se estremece ante las primeras palabras del ángel. Eran palabras de saludo y bendición que invitaban a la alegría. ¿De dónde proviene su turbación y conmoción? Esta reacción de María indica que ella no vivía en medio de grandes claridades y consolaciones. Recorría el camino de la fe que todos nosotros hemos de recorrer. Tampoco para ella Dios era evidente. Él se manifiesta siempre en su misterio insondable. Y aunque el misterio es fascinante, siempre nos suele causar miedo a los mortales.
  • La pregunta. A pesar de que Gabriel le dice a María que no tema, el mensaje que le transmite no puede ser más alarmante: ¡Que va a dar a luz un hijo, sin padre! Y que ese hijo suyo,… ¡será nada menos que hijo de Dios! Obviamente, ante esta insólita propuesta divina es necesario buscarle su sentido, entrar en el misterio de Dios con una pregunta de fe. Ella no duda ni rechaza nada. Sólo pide entender. Será el oficio de su vida: Darle vueltas a las cosas en su corazón para entender cómo Dios actúa en lo inconcebible. Y hacerlo sin dejar de decirle “sí” a Dios.
  • El “fiat”. Hay momentos decisivos en la vida en los que todo puede cambiar. Por ese trance pasamos todos. Y todo depende de un hilo: la propia decisión. María fue interpelada a decidirse, a optar. No hubo presión, ni amenazas sobre su libertad. Tampoco se le dieron muchas explicaciones. Dios le promete su ayuda y le ofrece un signo en Isabel. Pero como todas las promesas de Dios, deben acogerse en la fe más absoluta. Y María responde con la palabra esperada por todos los siglos: Fiat. A partir de su “amén”, comienza una nueva historia para toda la humanidad.

Juan Carlos Martos cmf

Comentarios
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 20/12/14
Muchas flores de amor a Mama Maria. Dios lo siga iluminamdo hermano Juan Carlos, para que contaguiados seamos capaces asumir los retos frente a una sociedad quizas mas reacia y en veces confrontativa frente a la verdad que nos da ese encuentro con la Siempre Virgen que cambiaria el rumbo de todps los planes humanos y del mal y que dia a dia nos acompana para tambien asumirlos juntos.
Gracias Santa Madre de Dios, ruega por mi, que temeroso me pierdo entre los gritos y la gente k pisotea...
Me gusta 0
Luis Gallis Luis Gallis
el 20/12/14
Todas las madres cuando dan a luz sienten por el na-
cido algo sublime.
Me gusta 0
Alejandro Alejandro
el 20/12/14
Al comentario de hoy dificil es añadir ni un ápice. Está tan desgranado, tan bien expicado que lo único que se me ocurre es felicitar a su autor, iluminado en este hacer por el Espíritu, y pedir pareverme, aunque sólo sea un poco, a la Virgen Maria. Que en mi turbación , en mis miedos, la opción de seguir a Dios sea el único el camino escogido, en la certeza que nos da la fe de que a pesar de las dificultades, e incluso con mas fuerza en ellas, siempre nos iluminará la asistencia del Señor. Gracias Padre por haber elegido a María para ser nuestra madre.
Me gusta 0
Lola Sánchez Lola Sánchez
el 20/12/14
Ohh Maria ilumina mi camino para que la luz de tu hijo ilumine mi corazon y mis decisiones como madre, no dudo ni rechazo, solo quiero entender como ayudar a mi hijo a salir de sus oscuridades. Gracias Madre Mia
Me gusta 0
Jorge A. Jorge A.
el 20/12/14
Gracias Señor por Tu Palabra.
Nuestra Madre María ha aceptado sin dudar, impresionan su fe y humildad. además es agradecida de Dios. Su misión es clara para ella, sólo necesita esperanza. Todo esto es FE en Dios y a partir de aquí se da origen a un cambio en la humanidad. A través de María y José ambos preparan el camino para el nacimiento de Nuestro Señor Jesús, huyen de la maldad para salvar al Hijo de Dios, lo protegen y lo educan hasta que sea un hombre adulto. Que misión tan importante como debe ser una familia.
Me gusta 0
R.VELIN R.VELIN
el 20/12/14
Dios siempre esta a nuestro lado todos los días ,nos llama a estar ALEGRES y NO TEMER para El todo es posible. Sin el el SI de MARÍA que sería de MI VIDA por ella tenemos un Señor de Señores el EMMANUEL EL DIOS CON NOSOTROS BENDICIONES PARA TODOS DE ESTA PAGINA DE REFLEXIÓN QUE JESUS NAZCA EN CADA UNO DE NUESTROS CORAZONES Y QUE VIVA JESUS NAVIDAD ES JESUS
Me gusta 0
Olga E. Olga E.
el 20/12/14
Me ha calado mucho el comentarista con la observación tan atinada con respecto a la introducción del personaje de María. LA LLENA DE GRACIA! EL SEÑOR ESTÁ CONTIGO, enfatizando luego los honores y títulos para su Hijo. El papel de María en la historia de cristianismo es y será vital y la figura de su hijo tiene que ser el centro el centro de nuestra fe. Por el sí de María , por su aceptación, somos cristianos. Por lo que no podemos separarlo s "Señor, haz que María sea el modelo a imitar y el camino que me coduzca hacia Tí."
Me gusta 0
silvia T. silvia T.
el 20/12/14
a mi me llamo la atencion aquello de que para Dios no hay imposibles y reflexiono cuantas cosas hoy dia nos parecen imposibles como la paz y la humanizacion en nuestro mundo son casi tan imposibles como el misterio de la encarnacion del Verbo y sin embargo sucedio. Ojala Dios Padre me conceda la Fe y la gran disponibilidad de Maria para vivir mi propia vocacion: de hacer presente a Jesus en mi ambiente.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.