Comentario al Evangelio del

Juan Carlos Martos, cmf

En la Eucaristía de hoy, la Palabra de Dios nos va  a mostrar dos anunciaciones: La de Sansón y la de Juan el Bautista. Esta última forma un díptico con la anunciación de Jesús que será proclamada mañana. Las tres anunciaciones entroncan con otras del Antiguo Testamento (Isaac, Samuel) y repiten temas tan sugerentes como la esterilidad de las madres, la intervención de Dios, la turbación, la grandeza futura del niño que nacerá… Sus claros paralelismos y contrastes, al estilo de las “vidas paralelas”, nos  ayudan a entender el adviento, nos enseñan a reconocer cómo lleva a cabo Dios sus planes. Meditándolas encontramos claves que nos sirven de guión en el camino del adviento:

  • El artesano de la salvación es Dios, solo Dios. Hay un interés en los autores bíblicos por resaltar que es Dios que el que salva. No nos podemos salvar a nosotros mismos. Este principio hace añicos nuestros esquemas lógicos y nuestras previsiones razonables. Cuando Él irrumpió en la historia hizo saltar por los aires la esterilidad y la vejez de dos mujeres en paralelo: Manóaj e Isabel. Ante ese Dios que aparece en medio de los hombres, los imposibles se desploman. Serán incapaces de reconocerle quienes ya no están dispuestos a sorprenderse por nada, ni decididos a volver a creer en algo.
  • La vejez puede ser también mala consejera. La acumulación de experiencia humana y religiosa suele ser garantía de sabiduría o de espiritualidad. Pero a veces lo es de ceguera, como en el caso de Zacarías. Sus años de servicio al templo no le proporcionaron clarividencia, aún frecuentando un ámbito sagrado por largo tiempo. Los años acumulados, pues, pueden convertirse en un serio impedimento para no creer en lo nuevo. Por ello, se ha llegado a decir que la vejez no es el tiempo más apropiado para la conversión. Hay envejecimientos que engendran escepticismo y desconfianza. Y cuando asoma un brote de vida, inmediatamente lo aplasta ese incrédulo que los humanos solemos llevar dentro. Cuidado, pues. La vejez y la experiencia, en vez de ventana, pueden convertirse en rincones oscuros y cerrados.
  • Creer es confiar. Tener fe no se reduce a razonar, aun cuando es cierto que «para entrar en la Iglesia hay que quitarse el sombrero, no la cabeza» (Y G K. Chesterton). Zacarías retó al ángel pidiendo razones: ¿cómo estaré seguro de eso? Su actitud calculadora y desafiante buscaba seguridad en los signos. Olvidaba que quien le estaba hablando lo hacía en nombre de Alguien que puede darle la vuelta a las situaciones de la manera más sorprendente e imprevisible. No se puede vivir en adviento sin creer. No se puede creer sin confiar. Y, aun cuando la esperanza y el miedo sean inseparables, no se puede confiar sin esperar.

Juan Carlos Martos cmf

Comentarios
paulito paulito
el 19/12/14
Este tiempo de adviento, no solo es tiempo de espera sino también de escucha. José sopo escuchar con el corazón porque por mas santo que fuese, pudo sufrir la verdad que veía sus ojos, (su esposa embarazada) pero escucho la voz de Dios en la voz del Ángel y no dudo porque tenia un corazón puro sin dobles, y suplió su misión de padre. seremos capaces de asemejarnos a esta gran hombre....
o ya estaríamos insultándola, reclamándola, increpándola.... a que nos diga la verdad. cuanto tenemos que aprender verdad?
Me gusta 0
Joselito H. Joselito H.
el 19/12/14
Como sucedio con Jesus, asi, tambien acontecio con el nacimiento de Sason y Juan el Bautista y otro del antiguo testament, el Angel enviado por el Senor se encargo de anunciar, a mujeres que no tenian en su mente consevir, por algunas razones, como la edad y ser esteril, en el caso de la esposa de Manog y de Zacaria, o en el caso de Maria, que estaba desposada, de toda forma, para el Senor, no hay nada imposible, porque es el dueno de todas las criaturas, hecha por El.
Me gusta 0
Jorge A. Jorge A.
el 19/12/14
Gracias Señor por Tu Palabra.
La Fe y la Esperanza es la relación en creer y esperar. Estamos a la espera del Nacimiento de Nuestro Señor Jesús y creemos en Él.
Señor Jesús confío en Ti, Tu que ayudas a los desamparados y afligidos, Tu que presentas la vida con paz y alegría. Tu que sabes la verdad de la tierra y del cielo.
Bendito seas por siempre Señor.
Amén.
Me gusta 0
Belkis Aída Belkis Aída
el 19/12/14
Todo se concretiza en que Dios es el Dios de lo imposible; de nuestra parte solo nos queda "adorar y confiar"........Gran enseñanza la de Zacarias, pareceria que se durmió en sus laureles de viejo servidor del Señor.........Padre Celestial, Aumenta mi fe! Amen.
Me gusta 0
Heinrich Heinrich
el 19/12/14
Una pareja avanzada de edad, pero sin hijos, resulta madre y padre. Sí, es un tópico en la tradición bíblica. Cuánto más de edad los padres y cuánto más tiempo la esterilidad, tanto más importantes serán los niños que van a nacer. Así era con Abraham y Sara, con Manoaj y su mujer, con Rebeca, Raquel la madre de Samuel...y también con Zacarías e Isabel. Su hijo Juan va a ser un hombre muy especial, y así fue. Conocemos su importancia en la historia de la salvación.
Me gusta 0
ROsmery Tarija ROsmery Tarija
el 19/12/14
El evangelio de hoy despierta en mi la Esperanza de que para Dios no hay nada imposible y que nuestro señor es capaz de complacernos cuando en nuestra oración de suplicas ponemos nuestro corazón y creemos de que ÉL nos puede llenar de su gracia cuando lo hacemos con Fé y Esperanza que con él todo y sin él nada. Señor que en este tiempo de Adviento abras nuestros corazones y podamos nacer de nuevo con nuestro salvador Jesucristro y toques nuestros corazones para que podamos convertirnos en dignos hijos tuyos Amen.
Me gusta 0
Rafael Rafael
el 19/12/14
Esperar y confiar.
Dios, espero tu llamado cuando tu consideres que te puedo ser útil.
Tambien espero y confío en el perdon de mis faltas. Pero también te debo obediencia, humildad, sinceridad, paciencia y sobre todo confianza.
Confiaré en que, cuando mis recursos sean insuficientes para enfrentar los problemas de la vida, yo pueda depositarlos en tus manos y esperar que se haga tu voluntad.
Espero que quienes toman las decisiones en este mundo comprendan que si su proceder no está en comunión con tu Palabra, esas decisiones no perdurarán.
Espero todos los días tu visita y confío siempre en tu protección.
Me gusta 0
Rafael Rafael
el 19/12/14
El nacimiento de Juan se encuentra con la incredulidad de su padre y éste se vuelve mudo; María cree en el nacimiento de Cristo y concibe por la fe. Como no somos capaces de escrutar las honduras de un misterio tan grande, por falta de tiempo o de capacidad, será el Espíritu en vuestro corazón que os hablará, incluso en mi ausencia; el Espíritu que ocupa vuestro pensamiento lleno de afecto, aquel que habéis acogido en vuestro corazón, del que vosotros sois templo santo.

Zacarías calla y pierde el habla hasta el nacimiento de Juan, precursor del Señor que le devuelve la palabra. Le es devuelta el habla a causa del nacimiento de aquel que es la voz, porque le preguntaron a Juan, cuando ya anunciaba al Señor: “Tú ¿quien eres?” El respondió: “Yo soy la voz del que c » ver comentario
Me gusta 0
R.VELIN R.VELIN
el 19/12/14
Para dios todo es posible, es formidable de dos mujeres estériles de la primera Sanson y de la otra Juan que son consagrados a Dios antes de nacer, a pesar de las dudas el Señor cumle su promesa. Dios muestra su bondad y misericordia utilizando criaturas humanamente inservibles para llevar a cabo su plan salvador, El no prefiere la fuerza, antes bien es la debilidad el mejor signo de su sercanía, acoger la novedad de Dios no es compatible con quienes ya no están dispuestos a sorprenderse de nada o a volver a creer en algo, Dios nace todos los días en el mundo porque cree en sus posibilidades nuevas miren mi hermo(a)eso empesó demostrando a dos personas mayores que ya no albergaban expectativas de familia. CONFIEMOS TODO ES POSIBLE PARA DIOS
Me gusta 0
Cris LN Cris LN
el 19/12/14
Luminosísimo el comentario de hoy... Gracias.
Me gusta 0
isidro isidro
el 19/12/14
Gracias por su comentario. Cualquier duda sobre la sobrenaturalidad de DIOS es pecado, para nosotros sino esta dentro de la razon humana, no es, pero para DIOS todo es posible, precisamente esa es la grandeza de DIOS, lo maravilloso de lo sobrenatural que el es; si nosotros creemos y le creemos a DIOS, todo lo que le pidamos a DIOS con FE, nos lo otorgará. Es la conviccion de que vamos a recibir la gracia que pedimos.
Me gusta 0
Alejandra Alejandra
el 19/12/14
La explicación de esta palabra llega en un momento de mi vida de fé en la que pareciera me sucede exactamente lo dicho. Gracias Señor, porque me das claridad. Me ayuda a ver dónde estoy parada, y cómo debo empezar a caminar nuevamete.
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 19/12/14
Saludos amigos/as, gracias Juan Carlos, le doy gracias al Dios de las Alturas por déjame seguir leyéndolo, seguir en Ciudad redonda; Seguir en la Parroquia, seguir en el Hogar, comunidad…porque para seguir se necesita entusiasmo de todo un grupo de gentes... nadie podría ir solo nadie.. nadie podría confiar solo y seguir así. La humanidad quizás espera ver un Angel que nos informe divinamente todo…quizás mucho irían a Misa pensado que algo cósmico o sobre natural vendría a decir las cosas que hace o no hacer, pero no… está El Parroco, está el religioso/as está el discípulo, los que trabajan en la Parroquia, los que trabajan en ciudad redonda y todas su actividades además de este servicio- gente con deficiencias unas más que otras y así (gente accidentada diría el Pa » ver comentario
Me gusta 0
Edwin Roberto Edwin Roberto
el 19/12/14
Un comentario muy atinado. Muchas felicidades
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.