Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

 

      Dice Jesús en el evangelio de hoy que hay que tener cuidado con la levadura de los fariseos. No vaya a ser que se nos pegue. Se me ocurre que puede ser interesante poner esta frase en relación con el santo que celebramos hoy: san Ignacio de Antioquía. Fue obispo y padre de la Iglesia. De él conservamos siete cartas que escribió a lo largo del viaje que hizo obligado de Siria a Roma, donde iba a ser ejecutado. En una de esas cartas dice a los cristianos de Roma que va allí “para ser trigo de Dios, molido por los dientes de las fieras y convertido en puro pan de Cristo.”
      Podemos comparar la levadura de los fariseos con el pan de Ignacio, que se quiere convertir en eucaristía para alimento de sus hermanos. La levadura de los fariseos está hecha de hipocresía, como dice el mismo Jesús. Es un fermento que transforma y mata, que hincha y anula a la persona. Encierra a la persona en el mero cumplimiento externo de la ley y, al tiempo, la llena de orgullo y la separa de sus hermanos y hermanas. El fariseo se sabe bueno y no necesita más que de sí mismo y de las normas que cumple. Lo demás no importa nada.
      Ignacio se mueve en otra dimensión, en la de Jesús. Y su visión se concentra en la eucaristía. Donde Jesús y nosotros nos hacemos alimento de vida unos para otros. El pan de la eucaristía, hecho de vida, de fraternidad, de justicia, de entrega generosa y sin medida, no mata sino que da vida. No encierra a la persona en su orgullo sino que le abre al reino en el encuentro con el Padre. La Eucaristía se convierte en el gran signo de la vida cristiana. Y la vida cristiana, si quiere ser tal de verdad, se convierte en una eucaristía continua en la que el discípulo entrega la vida por los hermanos, como lo hizo Jesús.
      El cristiano, como Ignacio, no tiene miedo de la muerte. Su confianza está puesta en el Padre, en el reino, en los hermanos. El banquete de la eucaristía se hace signo de lo que debe ser la vida diaria. Y la vida diaria tiene que ser el anticipo del banquete del reino cuando todos estemos sentados a la mesa del Padre compartiendo el mismo pan y el mismo vino.

Comentarios
José María G. José María G.
el 17/10/14
He leído comentarios, que se exponen aquí, y he visto que se dice mucho que Dios castigara a los malos, ¿ya estamos juzgando no.? Dejemos a Dios hacer su voluntad. Una vez leí, un comentario de un Santo, que biene a cuento. ¡ Señor aunque no hubiera cielo yo te amara, y aunque no hubiera infierno te temiera!. Recordad de que Dios es AMOR.
Me gusta 0
R.VELIN R.VELIN
el 17/10/14
Jesus es el verdadero servidor y ama sin hacer diferencia de nadie hasta entrga su vida en la cruz por vernos libres y felices,hoy en la actualidad en donde todo va con el tener cosas y no con el ser hay muchos fariseos que solo dan o aman por interes cumplen sin amar,hoy vales por lo que tienes titulos,dinero,poder,apellido vives con la corriente de este mundo ( levadura material) y no en contra de ella,Jesus nos pide que seamos para los demás como un pan de dulce,que vivamos y demos testimonio que jesus esta vivo en la Eucaristia (levadura Espiritual) hermanos todo lo que somos y tenemos es por gracia de Dios. Bendiciones para todos de esta pagina de reflexión diaria que tanto bien me ha hecho en mi vida personal
Me gusta 0
Jose del Carmem Jose del Carmem
el 17/10/14
muchas gracias Fernando. nos anima su reflexion que nos invita a ese banquete a la esperanza de estar vestido para ese banquete como aquellos qu nos preceden en su glorianaceterna. Que hoy San Ignasio nos ayude a ser seguidores de Jesus con la fuerza del testimonio de amor y fidelidad aunque eso sea ir contra corriente con los pies en la tierra pero la mirada al Cielo.
gracias Ciudad Redonda...
JC
Me gusta 0
amparo amparo
el 17/10/14
Muchísimas gracias Sº Fernando Torres Pérez por los comentarios con que cada día nos brinda del Evangelio, desmenuzando la palabra, haciendo que impregne con su aroma el fondo de nuestros corazones.
Me gusta 0
Jorge A. Jorge A.
el 17/10/14
Gracias Señor por conocer tu Palabra.
En nuestros días la hipocresía abunda y el que es distinto es raro como si no fuera de este mundo. El Señor nos llama a continuar con Él, no temer al hipócrita, no temer al que tiene poder. Hay que temer cuando llegue el día que a cada uno se nos juzgue por nuestros actos. Por eso la Palabra debe llevarse hasta el final.
Me gusta 0
Joselito H. Joselito H.
el 17/10/14
Jesus nos recuerda, que no debemos actuar como los fariseos, que actuan como los hipocritas, y que nos cuidemos al hablar o criticar a un hermano nuestro ya que todo lo que digamos a escondida, por secreto que sea, se sabra.
Me gusta 0
Paulo Costa Paulo Costa
el 17/10/14
Olá buenas tardes amigos los comentários de las liturgias diárias son mui buenos devido a que nos llevas a entender todo lo que nuestro maestro nos quiere ensenar com su palabra.f
Me gusta 0
claudia claudia
el 17/10/14
me gusta ciudad redonda
Me gusta 0
Jorge G. Lazo S Jorge G. Lazo S
el 17/10/14
Señor, gracias por , la vida,por tus enseñanzas, por tu amor.
Gracias Dios Mío, por tus Mandamientos.
Te pido, este día Señor, que limpies mi corazón, mi alma, mi vida, purifica, mis pensamientos, para poder siempre, sentirme a tu lado, y poder amar como Tú nos Amas.
Gracias Jesús.
Me gusta 0
richi947 richi947
el 17/10/14
Señor, yo no soy digno de ser recibido en tu Reino pero mándame a caminar hacia Tí como a Pedro y podré llegar sin tropiezos. Amén.
Me gusta 0
salva gomez salva gomez
el 17/10/14
hoy el señor nos invita a tener cuidado con las apariencias y que seamos verdadero fermento del amor de cristo
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.