Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez, cmf

 

      Si hay algo que nos fastidia es que nos saquen de nuestras casillas. Los psicólogos modernos dicen que todos tenemos una zona de confort. Se refiere al mundo de nuestras relaciones, al entorno habitual, a nuestras creencias. Se refiere al periódico que leemos habitualmente, a la radio que escuchamos. En general oímos opiniones que compartimos porque lo único que hacen es, como mucho, expresar de una manera nueva o diferente, lo que ya pensábamos. Nada nuevo. En esa zona nos movemos como pez en el agua. Nos sentimos cómodos. Lo que también dicen los psicólogos es que para crecer hay que salir de esa zona de confort, atreverse a hablar con gente diferente, a conocer lugares nuevos, a escuchar otras opiniones, a dejarnos sorprender y afectar por realidades nuevas. Es la única forma de crecer, de madurar como personas. 

      A los que escuchaban a Jesús y veían las cosas que hacía, todo aquello los descolocaba.  Podían haberse sentido interpelados por la acción de Jesús y pensar que allí podía haber quizá una presencia nueva y salvadora. Pero optaron por no salir de su zona de confort. Y buscaron  una solución. Si Jesús hacía esas cosas era porque él mismo estaba al servicio del jefe de los demonios. Es decir, aunque objetivamente lo que hacía Jesús era liberar a las personas del dominio del mal, ellos habían llegado a la conclusión de que eso no era más que un artificio. En realidad Jesús era el representante de Belcebú. De esa manera, ellos podían seguir tranquilos en su zona de confort, haciendo lo de siempre, sintiendo que controlaban perfectamente las relación de los hombres con Dios. No había ninguna necesidad de cambiar. Podían seguir con lo de siempre. 

      Jesús, si leemos atentamente y en serio el Evangelio, nos descoloca. Nos saca de nuestra zona de confort, nos invita a hacernos planteamientos nuevos, a buscar soluciones diferentes. No vale lo de siempre. El Reino nos habla de una nueva realidad. Si siempre hemos dicho que “ojo por ojo”, quizá sea tiempo de buscar caminos nuevos que nos lleven de verdad a la una mayor justicia y fraternidad. Quizá sea tiempo de pensar que no hay razón para que las cosas tengan que ser como siempre han sido y que tenemos posibilidad de cambiar, de mejorar, de ser mejores. 

Comentarios

Deja tu mensaje:

R.VELIN
R.VELIN

el 9/10/14
Jesus expulsa un demonio de un hombre podemos imaginarno la situación en la que se encontraba este hombre: esclavitud, enfermedad y muerte, jesus le ha devuelto su dignidad, que acontecimiento tan maravilloso pero tan traumatico para la sociedad, prefieren verlo esclavo que libre y critican el proceder de Jesus. En la actualidad no estamos tan lejos de padecer los mismos males de la sociedad del tiempo del Señor, las criticas destructivas siguen estando cuando vemos que un hermano desea cambiar y empieza un camino de conversión , muchos dudan de que Dios puede obrar en el otro, dice el señor el que no esta conmigo desparrama permanecer unidos a la cabeza que es Jesus eso será el mayor antivirus frente a las obras del mal(demonio), recordemos que la autosuficiencia y la soberbia nos ll » ver comentario
Me gusta 0
Martín Fernánde
Martín Fernánde

el 10/10/14
Hola, Buenos días! Este es un comentario, simplemente dirigido a Fernando Torres Pérez: Quiero agradecerle su reflexión del Evangelio de hoy; al igual que los psicólogos, yo, que soy coach, tengo muy presente eso de la "zona de confort"; cuando ayudamos desde nuestra profesión a que el cliente saque lo mejor de sí mismo, la mayoría de las veces es necesario sacarlo de esa zona, para adentrarse en esa "incierta zona de expansión", donde se halla el verdadero aprendizaje y toma de conciencia. Obvio, con el tiempo, se encontrará en una zona de confort más amplia, no obstante, para quien está en el camino de aprender para ser mejor persona, esto será siempre una constante. Y a Dios gracias que Jesucristo siempre, como "buen coach", nos reta con las palabras del Evangelio, para "sac » ver comentario
Me gusta 0
gustavo spallet
gustavo spallet

el 10/10/14
Excelente Fernando Torres Perez, gracias R. Velin, los dos me han iluminado enormemente, que mas decir? Cristo es ese corazoncito puro que quiere entrar en este mundo, como van a dejar entrar a la pureza? de ningun modo !! son amantes de la esclavitud y de ahi no salen
Me gusta 0
isidro
isidro

el 10/10/14
Para noi ir tan lejos, nosotros mismos si hablamos de DIOS, de la importancia de su ley, de su seguimiento con rectitud, entonces estamos siendo criticados incluso por nuestra propia familia, es que lo mas dificil en estos tiempos es convencer al hermano que esta en pecado y que hay que salir de ese mundo, y buscar a DIOS, pero en cambio se burlan y censuran sus acciones, si le pasó a Jesucristo, aprendamos de él.
Me gusta 0
CARLOS AREVALO
CARLOS AREVALO

el 10/10/14
La paga del pecado es la muerte y quien vive en el pecado es esclavo del pecado por lo tanto Jesús nos quiere enseñar que una persona que vive en el pecado ha perdido el control de sus actos de su vida de su salvación aunque tengamos la facultad del dominio propio al haber recibido su ESPIRITU SANTO habemos personas que no somos conscientes que el volante DE NUESTRA VIDA se lo hemos dado al enemigo a Satanás y en efesios 6 :12 podemos ver lo que Pablo nos comparte que existe satanás y muchos católicos desconocemos esta realidad por eso Jesús quiere que tengamos presente esta realidad por eso nos muestra señales de Quien vive en el pecado aunque tenga ojos no verá aunque tenga oídos no escuchará y aunque tenga mente no podrá discernir o entender el mensaje de Dios que todos » ver comentario
Me gusta 0
Joselito H.
Joselito H.

el 10/10/14
Los que no creyeron en Jesus, no reconocian, el poder que tenias, en nombre del Senor, para echar demonios y le atribuian, su poder, diciendo, que venia de parte de satanas, pero Jesus, leyendo sus pensamientos les dijo, que un reino dividido llegaba a destruirse.
Me gusta 0
A. T. Butler
A. T. Butler

el 10/10/14
Jesús nos descoloca del mundo terreno porque nos dice que el sentido de nuestra vida no es meramente biológico, sino, principalmente, trascendente. Lo dice y lo prueba con su calvario y muerte en cruz, y su resurrección final y porque nos dotó de razón, don éste que nos distingue del resto de las criaturas. Desde la irrupción de jesús en el mundo la mayoría de la humanidad lo abraza con sus obras y testimonios y quienes llevamos a Jesús en nuestro corazón debemos redoblar la apuesta y los efuerzos para que reine en el mundo entero, única manera de por coto a la maldad. Que Dios los bendiga.
Me gusta 0
Carmen
Carmen

el 11/10/14
Señor perdónanos por vivir en este estado de confort y olvidar que muchos de nuestros hermanos en Medio oriente están muriendo por defender tu credo. Iluminanos señor y permitenos inspirarnos en estos tus hijos los que demuestran mas amor en el sufrimiento.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.