Comentario al Evangelio del

Conrado Bueno, cmf

Queridos amigos:

Como una prolongación de la parábola del sembrador, Jesús advierte: “El candil ha de ser colocado sobre en lo alto para que los que entran tengan luz”. Y a nosotros, en seguida,  la luz nos evoca la luz del bautismo, la luz desbordante de la Vigilia bautismal, Pascua de Resurrección. Sí, nos enseña la liturgia que, como bautizados, somos “Nacidos de la luz, Hijos del Día”, y a Cristo le cantamos: “Eres la luz y siembras claridades”. Y al nacer del agua y del Espíritu, somos hijos de la Iglesia sobre cuya faz resplandece la claridad de de Cristo, Luz de las Gentes, según nos revelan las primeras palabras de la Constitución sobre la Iglesia del Vaticano II. En el hombre, la antítesis de la luz es la ceguera. Nos acordamos del ciego de nacimiento o del ciego Bartimeo junto al camino de Jericó. Como este último, de entrada, le suplicamos a Jesús: “Señor, que vea”. 

Esta es la definición de Cristo: “Yo soy la luz del mundo”. Una luz que va saltando: quien está cerca de luz queda iluminado, y el cristiano, iluminado por Cristo, va iluminando al mundo con sus obras y palabras. Porque esta luz de Jesús es la imagen de su intimidad divina. Lo explica él mismo, en los escritos de San Juan: luz que es verdad: “El que obra la verdad viene a la luz”. Es vida: “La vida era la luz de los hombres”. Es amor: “El que ama a su hermano está en la luz”. En el otro extremo están las tinieblas, la noche (“era de noche”, cuando salió Judas de la Cena), el pecado. Por eso, San Pablo nos exhorta a combatir “con las armas de la luz”. Los dones, cualidades y carismas que Dios pone en las manos, en el corazón y en la inteligencia de los hombres son las luces con las que alumbramos a los demás. Y, si son luz de Cristo, ¿cómo podremos ocultar una luz tan potentísima?

La vida de los hombres es rica y feliz cuando se abre a la luz de Cristo. Quien ama a los otros, quien camina en la verdad, quien da vida por donde pasa va colmando de luz el espacio de los hijos de Dios. La luz es transparencia, y la transparencia de alma genera credibilidad en las personas. Que la acedia o una humildad de rancia ascética no nos arrastre a colocar la luz “bajo la cama”. Hagamos profesión pública de nuestra fe, demos razón de nuestra esperanza, mostremos paladinamente que amamos a la gente. Así alabarán todos al Padre del cielo. Que sepamos reflejar bien la claridad que nos llega de Cristo. Si nos damos cuenta de que no somos la luz sino, solo, testigos de la luz, no correremos riesgo de actitud altanera. Alegrémonos al constatar que hay mucha gente buena que llena de luz la familia, la Iglesia, el mundo; hay muchos santos, muchos testigos cuya luz está bien puesta en el candelero. No hace falta recurrir a altas instancias; en la vida de cada día nos topamos con hombres y mujeres rodeados de santidad por todas partes. Hay muchos que hacen caso al Papa Pablo VI: “El mundo de hoy necesita más de testigos que de maestros”. Lo bueno es que la esperanza nos asegura que al final triunfará la luz de Cristo, vamos hacia la luz eterna: “Brille para ellos la luz eterna para que no bajen a la oscuridad”, canta el oficio de difuntos.  Y, en versos magníficos, pide a Dios el gran poeta leonés, Antonio Gamoneda: “Despiértame, Señor, cada mañana, hasta que aprenda a amanecer, Dios mío, en la gran luz de tu misericordia”.

Comentarios

Deja tu mensaje:

valeryfernanday

valeryfernanday


el 22/9/14
amoo a dios
Me gusta 0
Belisario

Belisario


el 22/9/14
Excelente comentario que deja en claro la lectura del evangelio
donde Cristo es la luz del mundo, que ilumina nuestro caminar hasta llegar el día que podamos ver la Luz Eterna en el cielo.-
Me gusta 0
joselito H.

joselito H.


el 22/9/14
El Evangelio de este dia, nos habla de la claridad con que debemos hacer nuestras actuaciones en las cosas de este mundo ya lo dice el Senor, nada quedara oculto sobre la tierra, todo saldra a relucir y quedara al descubierto, cuando uno enciende una luz la coloca en un lugar alto para que todos quedemos iluminados, asi, tambien son nustras actuaciones, en presencia del senor.
Me gusta 0
Erick calderon.

Erick calderon.


el 22/9/14
Vendito Dios q nosda.en cada palabra.la luz para guiarns.x el buen camino.
Me gusta 0
paula carolina

paula carolina


el 22/9/14
Gracias a quien escribió este comentario. Ha sido para mí, luz del Señor en una mañana con algunas nubes... La luz de Jesus llega a otros maravillosamente irradiada cuando hay humildad,como en este caso. Dios refleja su amor cuando nos damos cuenta que no somos la luz sino solo testigos de la luz...Me quedo meditando en esta gran verdad!Gracias. Bendiciones.
Me gusta 0
R.VELIN

R.VELIN


el 22/9/14
El Reino de Dios debe estar brillando,debe ser público y notorio es una lámpara en medio de la oscuridad de la humanidad,la propuesta de Jesús es siempre misionera, de salida y no de comodismo del conformismo sino en el encuentro con el otro con aquel que es diferente no de encerrarse en si mismo sino de salir de mi propio egoismo de mi YO para abrirme al TÚ del pobre,del necesitado y sentirme que solo soy discípulo misionro cuando me desprendo de mis seguridades e ingreso en el misterio del proyecto de DIOS. Señor ayúdame a salir de mí propio encierro y vivir el encuentro con el hermano ,para hacer brillar el Reino de Dios en medio de la humanidad y en mi familia sea luz de Cristo.AMEN
Me gusta 0
Jesús Salvador

Jesús Salvador


el 22/9/14
Al qué tiene ( agradecimiento o ser agradecido con Dios) se le dará más, y al que no tiene, se le quitará hasta lo que cree tener!
Hermanos necesitamos dar gracias a Dios NS por todo, para todo y en cada momento, hasta por las cosas que tuvimos en el pasado que escasamente recordamos, y no nomás por el presente, también por el futuro, depositemos toda nuestro agradecimiento y confianza en la luz del Mundo; Jesucristo de Nazareth, en el Padre, en el Espíritu Santo y en Mamita María!
Me gusta 0
America

America


el 22/9/14
A ver si me escucháis bien: al que tiene se le dará, al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener.» No entiendo el mensaje
Me gusta 0
isidro

isidro


el 22/9/14
Como JESUS dijo, tenemos que ser testigos de la LUZ que ilumina al mundo espiritual, tenemos que hacer publica esa luz, llevarla hasta que penetre en el corazon de nuestros semejantes, no la podemos ocultar solo para nosotros, la luz es para iluminar los sitios de oscuridad y es allá precisamente a donde debemos llevarla, busquemos esos corazones faltos de luz y tratemos hasta encenderles esa llama de vida y amor en sus corazones.
Me gusta 0
domingo

domingo


el 22/9/14
para America hola buen dia, la palabra de Dios es siempre nueva y es misterio e n ocasiones, cuando compartimos de lo que Dios nos da, material, mental y espiritual se nos multiplica ni un vaso de agua quedara sin recompenza. y cuando no hacemos nada por mejorar personalmente y lo dejamos todo a ya cambiaran los tiempos tengo mala suerte no se me da nada estoy canzado aburrido no le encuentro sentido a la vida, hasta eso poco se te quitara. nadie es tan rico que no ocupe nada de nadie ni tan pobre que no pueda ofrecer nada a nadie. un saludo una sonrisa una bendicion. animo Dios te bendiga.
Me gusta 0
Isabel

Isabel


el 22/9/14
Jesús revelando que Él es la luz del mundo, No sólo nos está pidiendo que seamos testigos de esa luz, sino que también, seamos nosotros la luz del mundo en el aquí y ahora para que otros puedan ver. Hay muchas tinieblas, que con nuestro amor, podremos ayudar a otros a ver la luz de la esperanza en una humanidad mejor.
Me gusta 0
livia vasquez

livia vasquez


el 22/9/14
PREG NO ENTIENDO EL QUE TIENE SE LE DARA MAS Y EL QUE NO TIENE SE LE QUITARA PIENSA MUCHOS EN LO ECONOMICO ES ASI
Me gusta 0
Jesús A.

Jesús A.


el 23/9/14
A un buen administrador se le confía después más por saber hacer su trabajo, por su honestidad y fidelidad a lo que se le encomento. A un mal administrador se le quitará aún eso poco que se le había confiado por no haber sabido administrar eso poco que se le había dado. Yo creo que esto te puede iluminarte América por lo que preguntabas.
Me gusta 0
Jesús A.

Jesús A.


el 23/9/14
A un buen administrador se le confía después más por saber hacer su trabajo, por su honestidad y fidelidad a lo que se le encomento. A un mal administrador se le quitará aún eso poco que se le había confiado por no haber sabido administrar eso poco que se le había dado. Yo creo que esto te puede iluminarte América por lo que preguntabas.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.