Comentario al Evangelio del

Carlos Latorre, cmf

Queridos amigos:

Los textos bíblicos de hoy nos iluminan con una luz especial a todos los que nos dedicamos a transmitir la Palabra de Dios a nuestros hermanos. Dar a conocer a Jesús a quienes no le conocen es la mayor obra de caridad para un cristiano. Y el Papa Francisco no se cansa de repetir que “la Iglesia no crece por proselitismo, sino por atracción”. De ahí el gran testimonio de los mártires que han predicado a Jesús con la entrega de sus vidas: su sangre ha sido siempre semilla de nuevos cristianos.  

El anuncio del evangelio es lo único importante para Pablo, por eso escribe en su carta: “No tengo más remedio, ¡ay de mí si no anuncio el Evangelio!” Estas palabras tocan el corazón de todos los que queremos dar a conocer a Jesús y anunciamos su Palabra. No nos hacen falta condecoraciones ni aplausos, porque la verdadera recompensa del evangelizador y catequista cristiano es que Jesús sea conocido y amado.

Los deportistas luchan por conquistar una medalla y ser aclamados por el público y sus admiradores. El evangelizador  ha de poder decir y hacer como Pablo: “Por eso corro yo, pero no al azar; boxeo, pero no contra el aire; mis golpes van a mi cuerpo y lo tengo a mi servicio, no sea que, después de predicar a los otros, me descalifiquen a mí”.

Las palabras de Jesús en el evangelio se convierten en todo un desafío para estimular nuestra coherencia de vida y nuestra formación, pues nadie  da lo que no tiene.

Él nos dijo: “¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo?”. Y también: “¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo?”

La respuesta a estas preguntas es un  llamado a vivir una vida radicalmente comprometida con la Palabra de Jesús. Claramente Él nos hace ver que, en su seguimiento, la mediocridad y la falta de autocrítica constituyen el principal obstáculo para la instauración real y efectiva del reino.

El Papa Francisco ha insistido en más de una ocasión para que evitemos todo tipo de crítica destructiva.  Así el pasado ocho de agosto decía a una radio argentina: “Una de las cosas que hacen más daño a la Iglesia y a la nación es la crítica destructiva… Siempre va a haber diferencias, va a haber peleas, pero hay que hablarlas, y hablarlas con Dios, no hay que ‘sacarle el cuero’ (criticar) al otro, eso no es cristiano". Y añadió que las peleas y divisiones no dejarán de existir, “el asunto es no dejarlas crecer".

Carlos Latorre
Misionero Claretiano

Comentarios

Deja tu mensaje:

R.VELIN
R.VELIN

el 12/9/14
Mejor es lo espiritual que es eterno,que lo material que es por el momento pasajero,muchos hoy en día corren por una corona que se marchita y se impone toda clase de privaciones ,los hijos de Dios corren por una que no se marchita el unico deseo es amar y hacer amar su nombre .En el Evangelio ¿ACASO PUEDE UN CIEGO GUIAR A OTRO CIEGO?.Es fácil ver los defectos de los otros que los nuestros,juzgar a los demás pensando que somos perfectos se vive con mucha hipocresia se finge ser lo que no es ,hace falta vivencia testimonial a todo nivel,se habla mucho pero se practica poco la verdad,falta autenticidad
Me gusta 0
Jose del Carmen
Jose del Carmen

el 12/9/14
Saldos amigos/as, el examen de conciencia que va practicando el apóstol Pablo nos ayuda a profundizar cada vez mas en las palabras de Jesús. Pero que es lo que nos anula de realizar el examen de conciencia ( falta de auto critica)?” como lo dice el Hermano Carlos, Que es lo que en principio nos a anulado la conciencia? Y es que ahí radica un buen examen y por consecuencia un buen fruto que surge del reconocimiento de quien soy!!!. El matiz del orgullo, de la comodidad, del provecho económico, del sacar ventaja , son influencias propias que asedian al peregrino y a estas un Pablo, encendido establece un itinerario de entrenamiento.
El Maestro exclama “hipócrita” una dura palabra!, pero en ella una llamado que el Santo de Nazaret nos da para lograr ese profundizar en la concie » ver comentario
Me gusta 0
Pedro Anibal
Pedro Anibal

el 12/9/14
Queridos hermanos, en este día en que somos conscientes de nuestros actos y de nuestras vidas, solo nos queda pedirle a Dios que nos limpie de la ceguera e ilustre para poder guiar a los que no le conocen, pedirle que no seamos críticos sin antes saber que no somos perfectos y que muchas veces estamos mas manchados que a quienes criticamos, hagamos pues el propósito de acercarnos a Dios con corazón limpio y pedirle que haga de nosotros ese instrumento de Paz, amor, y guía a quienes nos necesitan, por que queda aún mucho por hacer.
Me gusta 0
isidro
isidro

el 12/9/14
La mayor y mas pesada tarea en este asunto es entender y escuchar pacientemente a quien te critica, si tienes conocimiento de DIOS es a ti, quien te toca ser paciente escuchar y llevar con paciencia la discusion para que con la ayuda del espritu santo pueda en ultimas manejar la situacion y lograr resolver de una manera benefica cualquier asunto que pongas en manos de DIOS.
Me gusta 0
Dayren Medina
Dayren Medina

el 12/9/14
Excelente dia bendiciones para todos. Gracias Papá Dios por mandarnos a tu hijo Jesucristo a enseñarnos a vivir plenamente atravez de su Evangelio. Algien podría decirme como ser Misionera Claretiana en que consciste que podria yo hacer para ser miembro activo
Me gusta 1
José María G.
José María G.

el 12/9/14
Hoy no hemos reparado en la frase de (No es más el discípulo que el maestro) que razón tiene Jesus de Nazaret, si a El le hicieron toda clase de ofensas,martirio, y llevarlo a la muerte de cruz, siendo Dios, por nosotros por predicar la verdad, ¿ qué esperamos nosotros por hacerlo? ¿ a lagos? ¿Vítores? ¿Aclamaciones? No, todo lo contrario y alegrémonos de ello, porque no es más el discípulo que el Maestro.
Me gusta 0
cristian serpas
cristian serpas

el 14/9/14
El sr jesus nos invita a la evaluacion personal de cada uno no necesariamente catolico sino a todo creyente invitandonos al arrepentimiento al no jusgar y sobre todo al amor con mi hermano no evaluar los errores de otro ni fijarme en sus defectos y aceptar como somos y corregirnos atravez de la sabiduria y amor de Dios mediante su palabra
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.