Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez, cmf

 

      Si hay algo que se usa mal en nuestro mundo, es la autoridad. Por la sencilla razón de que los que la tienen la usan a veces, consciente o inconscientemente, más en su propio beneficio que en beneficio del interés común, de todos. Y, además, cuando dan explicaciones, si es que las dan, siempre revisten sus actos de buenas intenciones, de justificaciones. Son capaces de dar la vuelta a los hechos para justificarse y decir que ellos actúan bien y con buena intención. No vamos a poner ejemplos porque en el campo de las relaciones humanas esto pasa con demasiada frecuencia. Piensen en la empresa, la política, el sindicato, la familia y hasta los grupos de amigos. Seguro que pueden contar muchas historias sobre el tema. 

      Aquella gente que veía a Jesús hacer aquellas cosas ya había visto a muchas personas con autoridad. Quizá lo que les sorprendió no fue ver a uno más que tuviese autoridad sino ver a uno que ponía de verdad su autoridad al servicio del bien de todos y en concreto al servicio de aquel pobre hombre dominado por un espíritu inmundo. Ahí estaba la razón de su sorpresa. ¡Jesús no usaba su autoridad para su propio beneficio y bienestar! Eso era lo nuevo. 

      Es posible que nosotros no tengamos autoridad para expulsar demonios. Pero seguro que tenemos algún tipo de autoridad en nuestras vidas. Si eres padre o madre de familia porque tienes hijos o hijas. Si tienes una empresa porque tienes empleados. Si eres político de cualquier nivel porque la política es poder. Incluso es posible que dentro del grupo de amigos o amigas tengas poder y tus palabras sean escuchadas por los demás del grupo. 

      Hoy el Evangelio nos invita a usar nuestra autoridad, la que sea y al nivel que sea, siempre al servicio del bien común y sobre todo de los más necesitados. De los enfermos, de los que sufren, de los que les ha tocado la peor parte, de los que no tienen ninguna autoridad. Eso es hacer Reino de Dios. Un ejemplo sencillo. En el grupo de amigos siempre está ése o ésa del que todos se ríen, del que todos hacen mofa y se burlan. Alguien tiene que parar una historia en la que se está abusando de una persona. Y quizá eres tú el que lo puedes hacer. Ahora pasa el ejemplo a otros ámbitos. 

      Y, por cierto, mira muy bien cómo justificas tus acciones. No vaya a ser que ocultes tu propio interés y beneficio bajo capa de otras razones más “aceptables”. 

Comentarios
R.VELIN R.VELIN
el 1/9/14
Lo nuevo de Jesus que llama la atención en este Evangelio en donde EL no usaba su autoridad para su benificio a costa de los demás,el endemoniado nada más de verlo lo reconoce y dice se quién eres el Santo de Dios¿qué quieres de nosotros?¿Has venido a destruirnos?.Jesus no se entretiene en discursos,ante la necesidad actúa Y dice al demonio Cierra la boca sal. Hermanos Dios tiene autoridad y poder toda rodilla se dobla en la tierra y en el cielo,su reinado es un reinado perpetuo,su gobierno va de edad en edad por eso hoy digo Gloria al Padre,gloria al HIjo,gloria al Espíritu Santo por los siglos y los siglos Amen
Me gusta 0
miguel angel miguel angel
el 2/9/14
Muy buen comentario
Me gusta 0
jose rivera jose rivera
el 2/9/14
Llaman la atension laslecturas de oy .solo ay pedirle adios q nos muestre el verdadero camino para escuchar desde nuestro corazon suvos
Me gusta 0
isidro isidro
el 2/9/14
Jesus nos demuestra que el demonio le teme, entonces si cinstantemente estamos orando a DIOS, si tenemos en nuestro corazon a jesus y segumos sus enseñanzas practicandolas con nuestros semejantes, de corazon; nunca vamos a ser tocados por el demonio.
Me gusta 0
Myrna Enid Myrna Enid
el 2/9/14
Saludos: Tal vez en alguna ocasión hemos tenido algún grado de autoridad para poder ser escuchados, para aconsejar, para instruir; mas sin embargo no nos hemos atrevido a hacer nada. Debemos pensar que el Señor muchas veces nos ha regalado ciertos talentos y los mismos son para ponerlos a su servicio. Esa autoridad que has tenido en ese momento, El te la ha concedido para que la utilices para el bien de aquellos más necesitados; aquellos que necesitan que les defiendan que les guíen, que los ayuden, que necesitan una mano amiga. La autoridad con que Jesús actúa en el evangelio de hoy nos debe inspirar a estar más conscientes del dolor y las necesidades del que está a nuestro lado y utilizarla para ayudar. Lo importante es que confiemos en que el Espíritu de Dios nos dirá lo que » ver comentario
Me gusta 0
maria a. maria a.
el 2/9/14
Jesucristo el rey de reyes, el señor de señores, todos estas bajos sus pies, amen
Me gusta 0
ROLANDO VIVAS ROLANDO VIVAS
el 2/9/14
Que preciosa la enseñanza de jesus y el comentario del her. Fernando, así como tambien de R. Velin, no tengo palabras, que el Espiritu de Dios les siga iluminando.
Me gusta 0
Magda Mata Magda Mata
el 2/9/14
El demonio es expulsado ante la belleza del alma, cuando esta se desata en su silencio, entonces el grotesco ser de las tinieblas retira las flores que nacen del amor para imponer lo muerto y lo falto de espiritu.
Me gusta 0
José María G. José María G.
el 2/9/14
Estoy de acuerdo con Miguel Ángel, muy buen comentario de Fernando Torres Pérez, y que Dios nos perdone por no saber emplear la autoridad como corresponde, todos la tenemos en uno o en otro orden,o grado pero ¿ la usamos bien ?.
Me gusta 0
Pedro Anibal Pedro Anibal
el 2/9/14
Queridos hermanos, el evangelio de hoy es claro y preciso como actúa Jesús sobre los que sufren de alguna forma y con autoridad revierte su mal, hoy pongámonos ante la presencia del Señor para pedirle que también que actúe con autoridad en nosotros y destierre aquellos demonios inmundos que nos sujetan al mal y nos hagan obedientes a sus leyes, por que muchas veces somos poseídos por el demonio y somos presas fáciles a las tentaciones que nos arrastran a dar rienda suelta a nuestros bajos instintos, pidamos a Dios que nos libre de las tentaciones que nos apartan de su lado.
Me gusta 0
yolanda yolanda
el 2/9/14
el señor es el ser supremo de nuestras vidad el tiene la potesta de expulsar tado mal señor q sese las biolensia se tu el q gobierne nuestras vidas a umenta nuestra fe amen
Me gusta 0
Janeth Janeth
el 2/9/14
Gracias Fernando Torres, sus explicaciones son muuuy buenas. Se da a entender perfectamente.
Me gusta 0
arcelia arcelia
el 3/9/14
que razon tiene el hermano pedro anibal,hay tantos deonios q nos dominan q tenemos q pedir a dios que nos libere de ellos q actue en nosotros y en nuestras familias,en nuestros jovenes que estan siendo arrastrados por el demonio de los vicios


Me gusta 0
nelson nelson
el 3/9/14
La verdad es que Dios siempre esta ahí en las buenas y en las malas... y desde que conocí su poder me he quitado de encima muchas cargas negativas y preocupaciones que estaban acabando con mi vida ... alabado sea el Señor todopoderoso... y todo cambia cuando uno cae bien bajo, pero Dios no desampara y tiene misericordia...
Me gusta 0
julio cesar julio cesar
el 3/9/14
El señor nos enseña a usar la autoridad para el bien, como laico debo enseñar las buenas virtudes y asi guiar a los hermanos por el camino de la verdad de tal forma que vivamos en una sociedad digna.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.