Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez, cmf

 

      Voy a hacer una recomendación a todos los lectores. Miren la primera lectura de este día. Agarren un cuaderno y un bolígrafo –lo que antiguamente se llamaba “recado de escribir”– y copien con la mejor de sus letras esta primera lectura en una hoja limpia. Háganlo a partir de “Os recogeré de entre las naciones...” y hasta el final de la lectura. Luego, arrancan con cuidado la hoja del cuaderno, la doblan y la meten en la cartera. Pueden hacer otra copia y ponerla en la puerta del frigorífico con un imán. Y otra con un poco de cinta adhesiva en el espejo del cuarto de baño. De esa forma, podrán leer y releer el texto cuando van al trabajo o a hacer unos recados en el autobús o en el tren, cuando se lavan y/o afeitan por la mañana y cuando están a punto de prepararse la cena. Hasta que esa palabras se nos queden grabadas en la memoria. Y, lo que es más importante, en el corazón. 

      Es la voz de nuestro Dios que nos asegura que nunca nos dejará de su mano, que nos llevará a nuestra tierra, que nos purificará de todo lo malo que hay en nosotros, que nos dará un corazón nuevo y un espíritu nuevo –¡de hijos!–. Y seremos su pueblo y él será nuestro Dios. 

      Hoy estamos en camino pero sabemos donde está la meta. Porque Dios no nos va a fallar. Por eso, ya en el camino, vamos haciendo fraternidad, notamos que se nos resquebraja el corazón de piedra y que va aflorando la carne y la ternura, el perdón y la misericordia. Sentimos que abrimos los ojos y los otros, los que nos rodean, dejan de ser una amenaza para nuestra seguridad para empezar a convertirse en hermanos y hermanas. El cambio no es de golpe. Ya se va produciendo en el camino. 

      Así, cuando lleguemos a la meta, casi sin darnos cuenta, entraremos a la fiesta del banquete del Reino con el traje de bodas puesto. Entraremos todos de la mano a celebrar la fiesta de los hermanos en torno al Padre. En el camino vivimos ya la esperanza y el gozo anticipado de la fiesta que viene. En el camino no dejamos a nadie atrás, vamos haciendo familia, comunidad, iglesia. Eso es seguir a Jesús. 

Comentarios
RVELIN RVELIN
el 20/8/14
De la profecìa de Ezequiel solo Dios con su misericordia poco a poco cambia la dureza del corazòn del hombre.Hoy existe y prevalece el YO Puedo solo y DIOS nada tiene que ver en mi vida .Jesus nos invita al banquete de banquetes la Santa Eucaristìa Domingal pero muchos no tienen tiempo estàn ocupados o còmodos por las delicias que ofrece el mundo en este caso segados por el poder material y econòmico les falta Sabiduria Divina para dercernir lo bueno y lo malo ,al final no estan preparados a pesar que son llamados dìa a dìa por Dios y su fin es doloroso y angustioso tambien Jesus indicò estad preparados no saben el dia y la hora de nuestro final es decir la muerte
Me gusta 0
Mayorga Mayorga
el 21/8/14
No porque estemos dentro de la iglesia católica ya estamos salvados, sino estamos vestidos de "lino blanco" osea limpios de pecado, no seremos agradables a los ojos de Dios y seremos echados del banquete, los servidores (nuestros sacerdotes) nos invitan constantemente a vivir como verdaderos cristianos, escuchemos y obedezcamos
Me gusta 0
desiree segovia desiree segovia
el 21/8/14
Dios ama al pecador , y aborrece el pecado . siempre está inviyandonos a dejar el mal, y dos de los sacramentos que más nos ayudarán son:la eucaristía y la reconciliación (banquetes que El nos ofrece)en éste caminar encontraremos a hmnos más justos opeores que nosotros . Sin juzgar vayamos con ellos de la mano, la última palabra o juicio sólo la tiene" El".
Me gusta 0
YENIS SALGADO YENIS SALGADO
el 21/8/14
Dios siempre esta pendiente de nosotros hasta de nuestros pensamientos,debemos reflexionar sobre nuestro actuar, corregir nuestros errores, esta en paz con nosotros mismos y los demás, porque como dice la palabra no sabemos ni el día ni la hora que Dios quiera servirse de nosotros. siempre que actuemos pensemos primero que le agradaría a Dios de nosotros antes que los demás.
Me gusta 0
Mayra Mayra
el 21/8/14
¡Confirmación del Cielo! Cuando por tercera ocasión leí la lectura del profeta Ezequiel 36, 23-28 pensé lo bello que era el texto para copiarlo y llevarlo conmigo. La responsabilidad que tengo como cristiana católica de llevar el mensaje de Dios hasta los confines del mundo por medio de mi vida. "Por medio de ustedes sea reconocida mi grandeza". Mi vida es el evangelio (la buena noticia) que quien no va a la iglesia observará. ¡Bendito y glorificado sea Su Santo a Nombre! Capacítanos Dios Padre, infunde en nosotros el fuego de tu Santo Espíritu por medio de tu Hijo Jesucristo, nuestro Hermano.
Me gusta 0
Elizabeth Elizabeth
el 21/8/14
Cuánto amor nos tiene Dios, porque nunca nos abandona. las lecturas de hoy es gratificante, saber que todos nos pueden dejar, todos nos pueden condenar, pero Dios nunca nos abandonará, siempre esta dispuesto a ayudarnos a levantarnos de nuestras miserias y darnos una nueva oportunidad. La invitación hoy está hecha ¿aceptamos entrar a celebrar con él? ¿Qué nos impide aún entrar en la fiesta de este banquete? confiemos en Dios, él nos ama y nos espera siempre con amor...
Me gusta 0
isidro isidro
el 21/8/14
Que bonito comentario, si tenemos mucho tiempo para preparanos para la fiesta del señor, para vestirnos como el señor quiere, tenemos que desde ya estar diseñandolo, ese vestido cuyos insumos deben ser el amor a DIOS, al projimo, la misericordia, en fin poner al servicio todos los dones que hemos recibido, asi se va diseñando este traje de entrada a la fiesta del reino de DIOS.
Me gusta 0
Hno Enrique Hno Enrique
el 21/8/14
este
evangelio de hoy es muy interesante concentremonos en el versiculo 14
porque alli esta el analisis como estamos preparandonos para la vida
eterna. Amen
Me gusta 0
Pedro Anibal Pedro Anibal
el 21/8/14
Queridos hermanos, el día a día con Dios, nos deja una enseñanza nueva, y nos demuestra su amor incondicional, por que cambiará todo en nosotros, y será nuestro Dios y seremos su pueblo, solo quiere nuestra vida a su servicio.
Me gusta 0
BOTERO BOTERO
el 21/8/14
TODA LA VIDA ES UN BANQUETE, CUANDO COMPARTIMOS LA AMISTAD, LA SOLIDARIDAD, Y ANTE TODO CUANDO ESTAMOS EN FAMILIA HAY UNA FIESTA UN GOZO.
Me gusta 0
Magda Mata Magda Mata
el 21/8/14
la voz del profeta Ezquiel atraviesa el tiempo para hablar al corazón del hombre actual, para que dejemos la guerra inútil que achata el nombre de los nombres.
Incasanle, el Padre, nos persigue para convidarnos al garn banquete. El hambre, la sed debe ser saciada, pero el invitado no solo debe alimentarse, sino que debe de entender el propósito, debe de entrara con la sana voluntad de engalanar el alma con la dicha infinita del que celebra la vida, la Nuva Buena.
Más allá de la maexquindad de las fronteras que enclaustran las miras humanas, los convidados al Gran Basnquete, se reunen de entre todas las naciones y no son una elite selecta, sino todos nosostros y vosotros.
Me gusta 0
Myriam Myriam
el 21/8/14
Gracias, Señor por tu bendita palabra, que nos da vida, gracias por que distes sabiduría al Rey Salomón para que nos dejara ese salmo precioso, y gracias a nuestro hermano Fernando por su comentario. Gracias Señor porque me has dado el don de entendimiento.
Me gusta 0
Monica Monica
el 21/8/14
Gracias por el comentario F.Torres, me ayudo a entender mejor la parábola del evangelio.
Me gusta 0
gladis gladis
el 21/8/14
El Señor nos invita siempre a seguirlo, depende de cada uno de nosotros , EL con su infinito Amor, nos espera , para su gran banquete , no temamos abramos nuestros corazones para que su GRACIA nos inunde y asi podremos contagiar a cuantos pasen a nuestro lado....TE AMO SEÑOR!!!!!
Me gusta 0
maria mercedes maria mercedes
el 22/8/14
LA ORACION POR EXELENCIA Y EL GRAN BANQUETE QUE JESUS NOS INVITA LA SAGRADA EUCARISTIA
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.