Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez, cmf

 

      No sabe uno a qué carta quedarse. Si utilizar estas líneas para comentar la primera, y sabrosa, lectura, o centrarse en el Evangelio. Vamos a ver si se puede decir algo de las dos. 

      La primera, del profeta Ezequiel, como todos estos días, habla de los pastores. Mejor, de los malos pastores. Dice que se apacientan a sí mismos, que se comen su enjundia, se visten con su lana, que no las cuidan ni las protegen. En una palabra: que no hacen lo que tienen que hacer. Y por eso, las ovejas andan descarriadas y sin rumbo. Com ovejas sin pastor. Lo malo es que las ovejas es una forma de hablar del pueblo de Israel. Y los pastores se refiere a sus gobernantes. A Dios no le gusta lo que hacen esos pastores. Así que les va a quitar el rebaño. Va a liberar a sus ovejas de la opresión. 

      Ojo los que tienen responsabilidades de gobierno. De cualquier tipo y/o nivel de gobierno. El profeta les recuerda (me recuerda) que el poder no es un fin en sí mismo, que no se tiene para sentirse uno más seguro sino que es fundamentalmente un servicio que se hace a los demás. El papa Francisco ha dicho lo mismo pero de una forma un poco más positiva que el profeta Ezequiel al referirse a los obispos de nuestra Iglesia. Ha dicho que quiere “pastores que huelan a oveja”. No hace falta decir más. El que tenga oídos que oiga. 

      El Evangelio es otra historia. La viña del Señor es grande y necesita muchos trabajadores, muchos brazos que construyan el Reino, la fraternidad, la justicia. Que hagan una casa donde todos tengan cabida y nadie se sienta excluido. Todos estamos llamados para trabajar en el Reino, para hacer de este mundo la casa de los hijos e hijas de Dios. No puede haber competencia entre los trabajadores. No hay timbres de honor ni méritos. No hay derechos adquiridos por antigüedad. El gozo, el premio, está en el reino mismo. Dios es bueno y quiere a todos por igual. ¿Vamos a tener envidia del otro simplemente porque Dios es bueno y le trata igual que a nosotros? ¿Es que aspiramos a una parcela mejor que los otros? Si es así, significa que todavía no hemos entendido ni la primera lección de lo que es el Reino que vino Jesús a anunciar y por el que se dejó la vida en la cruz. 

Comentarios

Deja tu mensaje:

Elizabeth
Elizabeth

el 19/8/14
A la Luz del Evangelio pedir la humildad, esa humildad que la misma Persona de Jesús nos lo enseña. Aspirar sólo los bienes de arriba y no buscar mejores recompensas. Dejar a Dios ser Dios Bueno con todos y no perder el tiempo en pequeñeces, cuestionando a quien ama más él...TODOS SOMOS HIJOS MUY AMADOS Y NOS LLAMA A AMAR DE IGUAL MANERA...ya no hay cosa más grande que eso..
Me gusta 0
RVELIN
RVELIN

el 19/8/14
Dios llama a ser buenos servidores para edificar la iglesia con hechos y no solamente con palabras a ser buenos padres de familias,gobernantes que no se aprovechen del pueblo amar y hacer amar a Dios con testimonio de vida dentro y fuera de nuestra comunidad ,a ser coherentes con lo que se dice y se hace vivir con fe,esperanza y amor confiados en la misericordia del Serñor sin El nada podemos hacer el hombre sin Dios es nada
v
Me gusta 0
YENIS SALGADO
YENIS SALGADO

el 20/8/14
de la primera lectura DIOS quiere que hallan buenos pastores es decir personas que se encarguen de infundir todo lo bueno que quiere y espera Dios de nosotros. que no veamos a los que infunden la palabra de Él como dioses ni mucho menos que ellos se gloren de sus enseñanzas por que la gloria es para Dios. Del evangelio, Dios nos invita a hacer fraternos, a no ser envidiosos antes de pensar en nosotros pensemos en los demás en sus necesidades, no creernos más importante por que para Él todos somos iguales.
Me gusta 0
isidro
isidro

el 20/8/14
Nosotros estamos llamados a vivir sin rencores ni envidias, no devemos sentir envidia por alguien que merecidamente obtiene sus triunfos pues simplemente es que esa persona pone los dones que DIOS le dio al servicio y asi es como se obtienen frutos, nosotros estamos llamados hecer pastores tambien dependiendo del don o dondes que hayamos recibido, estos deben ser puestos al servicio del projimo, o sino no estamos cumpliendo con nuestro objetivo en este mundo, no estamos trabajando como es debido en la viña del señor, solo nos estamos cuidando a nosotros mismos.
Me gusta 0
Pedro Anibal
Pedro Anibal

el 20/8/14
Queridos hermanos, Hermosas enseñanzas de las lecturas de hoy día, pues la vida Cristiana debe ser una competencia pero sana, a ver quien da mas de su vida por encontrarse con los mas necesitados de amor, justicia, misericordia, acaso nosotros no tenemos todo cuanto nos provee el Señor, por lo mismo nuestras quejas y dolencias no deben existir, acaso la paga a nuestras actividades no se ven reflejadas en nuestro diario vivir, pues queridos hermanos debemos mas de nuestras obras por el bien de la mies, seamos obreros justos que la paga es buena y los ahorros acumulativos en el cielo donde nada se pierde ni se daña.
Me gusta 0
Adrián
Adrián

el 20/8/14
De la primera lectura entiendo que los pastores de su iglesia se han dormido, y han abandonado a sus ovejas, sus hijos más desprotegidos, las fieras del campo son el enemigo del hombre, El señor en su misericordia no amenaza el descuido de los pastores por lo que no los castigará por ello, sale El mismo a buscar asus ovejas perdidas. El evangelio del,señor me dice que Dios en su misericordia infinita no mide las horas que trabajan en su viña, porque no es miserable como nuestros corazones que siempre ven el vaso vacío y cuentan las abas. El señor en su misericordia valora asus hijos a todos por igual por que es infinita su misericordia, plena, sin medida, sólo el corazón del hombre mira con límites y medidas, El señor solo nos quiere con El, a su lado, protegidos, bajo su tute » ver comentario
Me gusta 0
Jorge Loaiza A.
Jorge Loaiza A.

el 20/8/14
Hola, querida comunidad. En primer lugar quería mencionarles lo muy agradecido que me hallo por haber encontrado sitio tan relevante a la hora de interiozar la fe.
Ahora, sobre el comentario del día. Bueno, qué más queda para añadir a lo expuesto por el Padre Fernando, y por José, básicamente encuadra mucho el hecho de que para lograr un vida cristiana plena debo dejar de lado la soberbia. Se me viene a la mente una frase dicha por el diácono de mi parroquia, durante una homilía: «Nosotros nos cuidamos tanto en lo aquello que pensamos sobre los pecados de la carne, sin embargo como seres humanos tendemos a no tomar en cuenta las ocasiones donde juzgamos a los demás, como si fuéramos dueños de sus vidas» Y el cuestionamiento es el siguiente: ¿Cómo desojarnos de nuestros ma » ver comentario
Me gusta 0
Dayren Medina
Dayren Medina

el 20/8/14
Me ilustra las lecturas del Evangelio y me gozo aterrisandolas gracias a lo que comparten Fernando TorresPerez cmf, Revelin, Jose del Carmen infinitamente gracias por compartir su sasabiduría
Me gusta 0
Mayorga
Mayorga

el 20/8/14
Pastores que huelan a oveja, sacerdotes comprometidos con su pueblo, preocupados por todas las ovejas, incluso las descarriadas o de otro redil, siento que en el evangelio se profundiza este concepto de pastor, en vez de estar marcando distancias de las otras ovejas, deberíamos de estar preocupados y muy diligentes de que conozcan lo amoroso que es nuestro pastor, que nos quiere a todos por igual.
Me gusta 0
José María G.
José María G.

el 20/8/14
Este evangelio siempre que lo leo no me deja indiferente, se siente el amor de Dios a los hombres. El llama a los obreros, a que trabajen en su campo, a primera hora de la mañana, ósea a edad temprana, luego a mediodía, (a edad mediana) luego al atardecer ( edad adulta) y al ocaso (edad de la vejez) y a todos les promete un denario, eso es la vida eterna. Es fantástico el amor de dios para con los hombres, fantástico, no le importa al que trabajo todo el día, como el que trabajó poco, el promete un denario, y eso fue lo que izó. La ley y el juicio de los hombres, consideran que el que trabajó todo el día tenía que cobrar más, y el trabajo menos pues menos, Menos mal que Dios no se rige por la humanidad del hombre, sino apañados estaríamos, como si hubiera cuatros paraísos pa » ver comentario
Me gusta 0
MARIA JESUS ARO
MARIA JESUS ARO

el 21/8/14
Dios no se cansa nunca de buscarnos...somos nosotros los que no le buscamos. Dios no se cansa nunca de perdonarnos..somos nosotros los que nunca pedimos el perdón ...Así es como también nuestro Señor no se cansa nunca de llamarnos en todas nuestras edades.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.