Comentario al Evangelio del

Pedro Belderrain, cmf

Queridos amigos,

Los relatos evangélicos de estos días interpelan directamente nuestro corazón. Aún no se ha apagado el eco de la incisiva pregunta de Jesús de ayer (“Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?”) cuando algunas de sus frases más profundas empiezan a resonar en nosotros: si queremos seguir a Jesús hemos de negar nuestro yo, de olvidarnos de nosotros mismos, de cargar con nuestra propia cruz. La vida puede ganarse y la vida puede perderse, ¿de qué vale ganarla aparentemente si al final la estamos perdiendo del todo? ¿Qué es ganar?, ¿qué es perder?

Es probable que la tensión y la paradoja se hayan dado siempre: ¿a qué llamaban ganar la vida los contemporáneos de Pedro y María Magdalena, de Francisco y Clara, de Ignacio y Javier, de Domingo de Guzmán, cuya memoria celebramos hoy? Pues en el fondo a algo muy parecido a las propuestas de plenitud y realización con las que se han confrontado miles de discípulos y discípulas de Jesús menos conocidos de todos los tiempos. Estos meses de verano están llenos del recuerdo de cientos de mártires españoles del siglo XX a los que renegar de su sacerdocio, de su consagración religiosa o de su militancia cristiana laical les habría bastado para salvar su vida, y sin embargo prefirieron ‘perderla’. Muchos son también quienes han rechazado recurrir a la mentira, el engaño y la argucia para crecer profesionalmente o no han medrado en empresas o proyectos políticos por no traicionar los valores del Reino en el que creían. ¡Cuántas son las mujeres que han sabido perdonar a sus esposos o los han readmitido en casa y cuidado en su enfermedad y vejez tras ser engañadas y traicionadas por ellos!

¿Quién pierde la vida?, ¿quién la gana? ¡Qué pena que no sepamos transmitir esta enseñanza a tantos jóvenes que se arrastran por la existencia, prematuramente viejos, pensando que la felicidad está en un placer efímero, en un poco de droga o alcohol o en un deslumbrante ‘ascenso’ en la escala social!

Hablemos de los bienaventurados. Hagamos públicamente su elogio. Demos gracias a Dios por ellos. El Señor sigue sembrando la historia de sus testigos.

Comentarios

Deja tu mensaje:

R.VELIN
R.VELIN

el 7/8/14
Jesus nos llama a la conversión a valorar lo espirutual que es eterno dando lo mejor con Fe,esperanza y Amor a los que están a nuestro lado en el hogar, la familia,los compañeros de trabajo,El nos dice de que sirve ganar todo tener honores y fama ,dinero y poder humano todo eso es pasajero muriendo nada se lleva seremos juzgados por el amor de la cruz así como jesus por amor de mi,de usted y de toda la humanidad llegó a la cruz por amor no corrió,no abandonó la voluntad de Dios Padre,creo yo la cruz que hoy tienes se hace liviana junto a Jesus animo a todos de esta pagina de reflexión
Me gusta 0
Jose del Carmem
Jose del Carmem

el 8/8/14
Muchas gracias Pedro B.cmf, gracias.
Me gustaria compartir algo de esa gran invitacion: "...y el que la pierde mi "POR JESUS" la encontrara". Si una mirada de alegria y esperanza de alguien que jamas la ha sentido en el Sacramento de la reconsiliacion, si unas lagrimas de alegria en el encuentro en el altar frentre a Jesus que se dona a quienes buscan con corazon abierto en matrimonio la Paz que viene de El...si esa paz que se siente en elCorazon y la oracon de un orador sincero y consiente de sus limitaciomes...si esa fuerza que supera todp entendimoento logra levantar a ese; desde lo mas bajo...liberarlo de los oscuros caminos riesgozos...si esa ffuerza llega como casi...casi sentirle...al punto de explotar el corazon...entonces comp sera ese dia definitivo frente a Semejante Luz..el m » ver comentario
Me gusta 0
Joselito H
Joselito H

el 8/8/14
El Senor, pone muy en claro, quien puede ganar la vida spiritual, y quien puede perderla, nos dice con toda autorida, que quien quiera encontrar su vida se niegue a si mismo y cargue con su Cruz, siguiendo el camino del Senor, pero quien viva para el mundo, recibiendo alagos y obtentando buenas posiciones, aun en contra de los principios de Jesus, perdera su vida. De que nos vale tener el mundo a nuestro favor y ser reconocidos por las gentes, si al final, perdemos la vida eternal.
Me gusta 0
Rafael
Rafael

el 8/8/14
Jesucristo tiene ahora muchos amadores de su reino celestial, mas muy pocos que lleven su cruz. Tiene muchos que desean la consolación, y muy pocos que quieran la tribulación. Encuentra muchos compañeros para la mesa, y pocos para la abstinencia. Todos quieren gozar con El, mas pocos quieren sufrir algo por El. Muchos siguen a Jesús hasta el partir del pan (Lc 24,35), más pocos hasta beber el cáliz de la pasión (Mt 20,22). Muchos honran sus milagros, mas pocos siguen el vituperio de la cruz. Muchos aman a Jesús, cuando no hay adversidades. Muchos le alaban y bendicen cuando reciben de El algunas consolaciones: mas si Jesús se escondiese y los dejase un poco, caerían en una profunda desesperación.

Más los que aman a Jesús, por el mismo Jesús, y no por alguna propia con » ver comentario
Me gusta 0
isidro
isidro

el 8/8/14
Los humanos por excelencia somos egoistas y orgullosos, siempre queremos mostrarle al otro que tenemos o somos mas que ellos, que error, por esto nos es dificil aceptar cargar la cruz con cristo, pues en esta vida pasajera luchamos es contra el hermano para pasar sobre el, y nos olvidamos de la verdadera lucha que cristo nos enseño, contra todos esos malos sentimientos y tentaciones que nos atacan a diario, esa si es la verdadera cruz que debemos llevar, esa es la lucha que debemos enfrentar a diario para vencer al enemigo que nos impide ganar la salvacion eterna.
Me gusta 0
Pedro Anibal
Pedro Anibal

el 8/8/14
Queridos hermanos, El evangelio de Mateo de hoy es contundente las frases de Jesús, que lo quiere todo de nosotros, no una parte, sino todo, quien se niegue asimismo y cargue su cruz y lo siga, ese es verdaderamente discípulo de Jesús, hacer su voluntad, es seguir a Cristo que espera día a día por cada uno de nosotros, negarse es ir haciendo el bien sin pensar en nuestras necesidades por que quien lo hace se encuentra consigo mismo, querido hermanos hay mucho que hacer y la iniciativa está en nuestras manos, AMEN
Me gusta 0
Aída Jiménez
Aída Jiménez

el 8/8/14
Amar a Jesús es valorar que realmente el dio la vida por nosotros que estamos haciendo lo que el nos diga,toma tu cruz y sigueme llevar nuestros sufrimientos que se nos presentan sabiendo que el está presente en nuestras enfermedades ,tristeza ,alegrías poner toda nuestra confianza en el es nuestro Salvador Amén
Me gusta 0
lúcido tu AnA
lúcido tu AnA

el 15/8/14
...yo quería un CoMEnTaRiO CHico..nada más. Esta ifomation no sir e
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.