Comentario al Evangelio del

Pedro Belderrain, cmf

Queridos hermanos:

Ante todo recibid un saludo bien cordial ahora que empezamos a compartir el eco que la Palabra producirá en nosotros esta semana. Decir agosto no es decir gran cosa; unos estamos en pleno verano, otros en invierno. Todos, eso sí, hemos superado ya la mitad de este año de gracia 2014 y quizá estemos algo cansados de caminar. La Iglesia, en nombre del Señor, lleva semanas alimentándonos con fragmentos del evangelio según san Mateo, que esta semana será también nuestro nutriente principal. Como casi siempre nos acompañan quienes ya se han abierto a la Palabra y han vivido conforme a ella: hoy hacemos memoria de Juan María Vianney; durante la semana recordaremos a Domingo de Guzmán, a Teresa Benedicta de la Cruz… y por supuesto a María de Nazaret. Estemos o no cansados, el Señor nos acompaña siempre y de mil modos.

Puede que si hoy comparten ustedes la Palabra con otras personas no todas hayan oído en la eucaristía el mismo evangelio. La Iglesia abre la puerta a que no volvamos a proclamar el que se nos ofreció ayer en la liturgia del decimooctavo domingo ordinario. Es probable que escuchemos distintos trozos del capítulo catorce del relato según san Mateo: 14, 13-21; 14, 22-36. El primero narra una de las multiplicaciones de panes realizadas por Jesús; el segundo la experiencia de los discípulos zarandeados en la barca, temerosos, a los que el Maestro invita a no tener miedo. El evangelista enmarca ambos episodios cuando Jesús acaba de tener conocimiento de la muerte violenta de Juan el Bautista. El Maestro parece sentir una llamada especial a intensificar la formación de sus discípulos.

Aprovechemos nosotros -ahora, en 2014- esa formación.

Santo Cura de Ars, tú que aprendiste tanto a los pies de Jesús ayúdanos a hacerlo también nosotros.

Comentarios
Chiqui rodrigue Chiqui rodrigue
el 4/8/14
Me alimenta el entendimiento y me alegra la palabra de DIos.
Me gusta 0
Jorge Gómez Jorge Gómez
el 4/8/14
Entiendo que la fé no consiste en la disposición a creer en milagros ni en en la convicción de que puedo hacer algo para provocarlos. La fé está en reconocer y corresponder al infinito e indefectible amor de Dios, encarnado en Jesucristo, mi guía y compañero de ruta, con quie canto el milagro de cada d?a y resisto fatigas y tempestades.
Me gusta 0
JOSE D NARANJO JOSE D NARANJO
el 4/8/14
MUCHISIMAS GRACIAS , DIOS LOS BENDIGA.
Me gusta 0
Mario González Mario González
el 4/8/14
Hoy inicio la lectura de la palabra, gracias a Dios, que puso un Ángel en mi camino y me enseño a hacer esta lectura. Bendito sea dios.
Me gusta 0
joselito H. joselito H.
el 4/8/14
Jesus, no quiso abandoner la multitude que le seguia, y co los pocos panas que tenian y los dos peces, el Senor dio de comer a mas de cinco mil personas y sobraron doce canastos de pan. Vemos, el gran milagro de Jesus, de la multiplicacion de los panes.
Me gusta 0
R.VELIN R.VELIN
el 5/8/14
Jesus nos llama a compartir el pan material,el pan de la palabra y tambien el pan Espiritual la Santa Eucaristía alimento del alma que perdura por siempre es mejor caminar y vivivir lo eterno que lo pasajero todo pasa solo Dios queda por siempre por lo tanto es hora de multiplicar el amor y gracia de Jesus mediante nuestro testimonio de vida con los que están a nuestro alrededor
Me gusta 0
Xeyma Cárdenas Xeyma Cárdenas
el 5/8/14
Gracias señor. Aleja de mi y de los mios, los miedos y permitenos la fe que Tu nos pides y que necesitamos.
Me gusta 0
margarita reyes margarita reyes
el 14/8/14
yo e entendido q el amor de dios es grande porque el es nuestro padre.Agradescamosle por lo que nos da todos los dias ,la fe es el histrumento mas importante para la banda si no lo podemos tocar entonses debemos aprendera hacerlo. Dios es el migrofono que necesitamos nosotros cumplamosle siendo la voz firme y fuerte para proglamar el amor y la misericordia que nos comparte dia a dia.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.