Comentario al Evangelio del

Pablo Largo, cmf

Queridos amigos:

El teólogo Dietrich Bonhoeffer, que sería ejecutado en el campo de concentración nazi de Flossenbürg, escribió un libro que lleva este título en su traducción española: El precio de la gracia. Contiene un comentario al Discurso del Monte y habla de la gracia barata y de la gracia cara. La gracia cara lo es porque le costó la vida al Hijo de Dios; y lo es porque nos llama a responder con la radicalidad que presenta el discurso citado.

Con el Sal 63 le decimos al Señor: «Tu gracia vale más que la vida». El salmista y los santos han sido los buenos tasadores del valor de las cosas, han sabido distinguir entre la bisutería y el oro de ley, entre las baratijas y el tesoro, entre la apariencia y la verdad, han hecho la opción correcta y han comprobado lo acertado de su opción. Así, Teresa de Jesús ponderaba: «Quien a Dios tiene, nada le falta. Solo Dios basta». Ignacio de Loyola pedirá: «Dadme vuestro amor y gracia, que esta me basta».

Una fuente de la alegría es el hallazgo de algo valioso. Puede ser un hallazgo casual, inesperado (el del tesoro escondido en el campo); también un hallazgo que premia una tenaz búsqueda (el de la perla preciosa); o también el encuentro o reencuentro tras una larga espera (el padre que recobra al hijo perdido: Lc 15). Esas gentes afortunadas han obtenido la respuesta a algo que secreta o abiertamente anhelaban. Y han pagado el precio llenos de alegría (el padre tira la casa por la ventana). En cambio, el personaje rico que se acercó a Jesús y le preguntó qué debía hacer para obtener la vida eterna, se arrugó ante la propuesta del Maestro bueno por culpa de sus apegos y se retiró entristecido. No supo apreciar la tentadora oferta de Jesús, la diferencia entre la placentera vida temporal y la vida eterna, pregustada ya por los discípulos. Le pareció excesivo el precio de la gracia. Se fijó más en su renuncia que en el don ofrecido. Aprendamos la sabiduría de los santos y envidiemos su alegría.

Vuestro amigo
Pablo Largo

Comentarios

Deja tu mensaje:

R.VELIN
R.VELIN

el 29/7/14
Nuestra vida es un tesoro,una perla fina es más esta dentro de nosotros solo tenemos que valorarlo y pulirlo día a día con la gracia y misericordia de Dios,quién a El tiene nada le falta.Que mamita Virgen María madre nuestra nos ayude con la sabiduría de los santos para comprender lo valioso que es el tesoro espiritual eterno que lo pasajero y encañoso que existe en la actualidad,bendiciones para todos
Me gusta 0
Susana Ibarra
Susana Ibarra

el 30/7/14
Ojo Pablo Largo con copiar la Sabiduria ... mas bien pedirla. La alegria vendra con ella sin envidiar!Aceptalo amablemente.
Me gusta 0
FANNY DE CASTRO
FANNY DE CASTRO

el 30/7/14
Cuando encontramos a Dios es un tesoro tan valioso que lo debemos guardar en los mas profundo de nuestro corazón.
Me gusta 0
isidro
isidro

el 30/7/14
DIOS es el tesoro mas preciado en nuestra vida, nosostros andamos buscando algo que nos permita ser felices y siempre pensamos en la riqueza material como unico medio para la felicidad, pero si reflexionamos aceptamos a DIOS, invocamos el espiritu santo, nos llenamos de su gracia, estamos atesorados ya somos ricos, esa es la riqueza que realmente tiene un gran valor, lo de este mundo hay que saberla compartir con el hermano, sin excentricidades.
Me gusta 0
Linda Suarez
Linda Suarez

el 30/7/14
:D me gusta mucho como explican el evangelio a través de estos textos, que Hermoso es abandonarse en el señor el es la joya que vale mas que todas las cosas de este mundo
Me gusta 0
Irenarco Cala
Irenarco Cala

el 30/7/14
Si a alguno le falta Sabiduría pidale a Dios, que el la da abundantemente y sin reproches; pues tal como eso la voluntad, así son nuestras acciones. Y tal como son nuestras acciones, así es nuestro destino. ¡Aleluya,,,hoy encontré la Perla más preciosa, el Tesoro más codiciado,...Cristo Jesús y Él vive en mí!
Me gusta 0
Berlys
Berlys

el 30/7/14
Es verdad todos en el fondo tenemos ese tesoro, que brilla cada vez mas con nuestras acciones, dejar todo por seguir el camino de Dios es la mejor decisión que podemos tomar, con el no nos faltara nada.
Me gusta 0
pedro aníbal
pedro aníbal

el 30/7/14
Queridos hermanos, efectivamente, Dios nos espera cada día y nos provee de todo cuanto poseemos hasta lo mas mínimo, así es como se pronuncia Jeremías, vuelve a mi y os daré todo y pondré a tus enemigos a tus pies, y Jesús mediante sus parábolas esta vez nos dice que en cada corazón existe campos llenos de tesoros pero que debemos renunciar a nuestros ídolos que son el dinero, la envidia, le mentira, y tantas cosas negativas que día a día convivimos con ellas, es por eso que debemos renunciar a ellas para quedarnos con esos tesoros de los que habla Jesús.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.