Comentario al Evangelio del

José María Vegas, cmf

Para implantar el derecho

La enemiga mortal de los fariseos y otras autoridades judías contra Jesús procede de su pretensión de estar por encima de la ley y ser su verdadero intérprete. Y la prueba de que los enemigos de Jesús han absolutizado indebidamente la ley se ve en su voluntad de acabar con Él. Ante esas amenazas, Jesús evita la confrontación (todavía no ha llegado su hora), y continúa anunciando e implantando esa ley nueva (el derecho y la esperanza de las naciones) que porta en su corazón, continúa curando, perdonando, anunciando, restableciendo… Frente a la voluntad de muerte de sus enemigos, Jesús afirma su voluntad de vida. Ante las realidades enfermas y moribundas, Jesús ni quiebra la caña cascada, ni apaga el pábilo vacilante, sino que endereza y reaviva.

Vivimos en gran medida en una cultura de muerte. Esta se expresa de muy diversas maneras: desde la extensión y el ensalzamiento del aborto y la eutanasia, hasta los grandes negocios de armas y drogas, además de otras muchas otras formas más o menos encubiertas de violencia e injusticia. Además, cada vez con más frecuencia se dan manifestaciones de fuerte agresividad contra la fe y la Iglesia. No son pocos los lugares en los que los cristianos sufren persecución cruenta. Al igual que Jesús, los cristianos tenemos que evitar la confrontación abierta, que es en su mayor parte estéril, y dedicarnos con libertad a hacer el bien: anunciar el evangelio, curar, sanar, liberar… Esta es nuestra forma de dar un testimonio positivo de nuestra fe, que implica necesariamente la disposición al martirio. Esto puede hacerse sólo si miramos al mundo con ojos de misericordia: sin dejar de señalar los males de nuestro tiempo y nuestra sociedad, tenemos que evitar condenas masivas que no dan resquicio a la esperanza. Eso es lo mismo que quebrar la caña cascada y apagar el pábilo vacilante. Sólo así es posible implantar el derecho, que no es sino la nueva ley del evangelio, la ley del amor, y sólo así es posible que las naciones encuentren esperanza en el nombre de Jesús, el único nombre que se nos ha dado bajo el cielo por el cual podemos alcanzar la salvación (cf. Hch 4, 12).

José M. Vegas cmf

Comentarios
R.VELIN R.VELIN
el 18/7/14
Ay de los que meditan maldades porque tienen poder,pero no hay que olvidarse de que todos tenemos algún tipo de poder. y lo que nos tenemos que preguntar es cómo usamos ese poder.¿Cómo usó Jesus su poder humano y divino?.Planearon el modo de acabar con Jesus por el hecho el sábado está al servicio del hombre por ello los fariseos hacen planes de matarlo,Jesus no busca enfrentamiento al contrario seguirá curando haciendo el bién. Bueno todo esto me hace pensdar hoy en día de que manera se quiere acabar con Jesus queriendo confiar más en el poder del dinero pensando que ello es la felicidad plena no creo solo DIOS llena el vacio existente en el ser humano las luces del mundo quiren opacar el Amor del Señor mediante el materialismo execivo,mediante el aborto ,la droga,guerras de p » ver comentario
Me gusta 0
José M. G. José M. G.
el 19/7/14
Buscan a Jesus para matarlo! ¿Qué mal había hecho Jesus de Nazaret para matarlo? Si por donde iba repartía amor, caridad, compasión etc, lo querían matar por envidia. La envidia de hoy es la misma que la de ayer, matan cristianos, porque no pueden matar otra vez a Jesus, en todas las épocas ha sido así, y en esta no iba a ser menos. Lo que tenemos que tener claro los creyentes, que nuestro mundo no es este, por lo tanto, no tenemos que temer a nadie de este mundo, por mucho mal que nOs quieran hacer. Nuestro mundo es en la compañía de Jesus de Nazaret, con su Padre y en el Espíritu Santo, y. Además con María.
Me gusta 0
Umberto Umberto
el 19/7/14
¡Gracias Padre Jesús por su comentario tan edificante!
Me gusta 0
Martín Martín
el 19/7/14
Amen
Me gusta 0
Pedro Anibal Pedro Anibal
el 19/7/14
Queridos hermanos, la primera lectura Miqueas es explícito en señalar "ay de quienes meditan maldades en su corazón, roban a los pobres", y en la actualidad existen muchas personas con ambición en su corazón que van de robo en robo abusando del humilde pero como dice la escritura, ellos tendrán su paga y no se escaparan de la justicia divina.
Mateo describe la forma como en los tiempos de Jesús era perseguido por los enemigos gratuitos que tenía, judíos que lo único que buscaban era desprestigiar a Cristo, pero Él fiel a su principios no daba tregua a las agresiones por eso se alejaba de las amenazas y donde iba curaba, sanaba y perdonaba a quienes con Fe se le acercaban, por eso es hora de acercarnos a Jesús con mucha Fe y conversión, llenarnos de fervor religioso y dejar » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.