Comentario al Evangelio del

José María Vegas, cmf

El yugo llevadero y la carga ligera

Somos muy proclives a las divisiones rígidas: los justos y los pecadores, las víctimas y los verdugos, los buenos y los malos… De múltiples formas tendemos a dividir a los seres humanos en categorías según diversos criterios, de modo que nosotros y los nuestros caigamos en el bando de los buenos, mientras que nuestros rivales o enemigos (por los más diversos motivos: sociales, políticos, religiosos, raciales…) queden agrupados en la lista negra correspondiente. Podemos caer en la tentación de entender de este modo la distinción que ayer hacía Jesús entre los sabios y entendidos, y, por el otro lado, la gente sencilla. Pero no es esto lo que hace Jesús. Sus distinciones no son rígidas e inamovibles, sino elásticas, mudables. Él sabe que todos oscilamos continuamente entre uno y otro grupo: el pecador se convierte, mientras que el justo cae, los verdugos de ayer se convierten en víctimas de hoy, con frecuencia a manos de los que fueron sus víctimas. De ahí que, tras establecer aquella distinción, Jesús llama a “todos” los que están cansados y agobiados, pues ¿quién no lo está de un modo u otro? Jesús no ha venido a establecer nuevas fronteras y divisiones, sino a llamar a todos, pues todos necesitan alivio, misericordia, perdón y salvación. La suya es una llamada a la confianza en Dios Padre, que se preocupa por todos y quiere nuestro bien, incluso en la adversidad, como bellamente lo expresa el profeta Isaías. Pero es también una exhortación a la responsabilidad. Jesús llama pero no impone, sino que espera con respeto nuestra respuesta libre. La total gratuidad de la salvación no nos convierte en marionetas, ni nos coloca en una situación de infantilismo espiritual. Tenemos que tomar una decisión, lo que significa cargar sobre sí un yugo. Podemos entender este cargar el yugo de Jesús como tomar la decisión de “hacernos cargo” de los demás, de convertirnos en humildes servidores, de renunciar a la imposición y la violencia a favor de la mansedumbre. En una palabra, se trata de tomar la decisión de amar hasta dar la vida. Es el amor lo que nos salva, porque es el amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, el que nos ha salvado en la cruz. La opción por el odio y la violencia, que se nos antojan con frecuencia como la elección ligera y liberadora (dar rienda suelta a nuestros peores sentimientos), se acaba convirtiendo siempre en un peso insoportable, no sólo para los que la padecen, sino también para los que la ejercen. Mientras que el peso del amor (como ya dijo san Agustín: “amor meus, pondus meum”, mi amor y mi peso) resulta a la larga ligero y llevadero, primero porque es el amor y no el odio lo que es acorde con la naturaleza de nuestro ser, pero también, y sobre todo, porque ese yugo lo ha tomado Jesús sobre sí: Él lo lleva por nosotros, Él lo está llevando cada día con cada uno de nosotros.

José M. Vegas cmf

Comentarios
R.VELIN R.VELIN
el 16/7/14
Señor,tú nos darás la paz, porque todas nuestras empresas nos las realizas TÚ. Jesus nos dice Aprended de mi que soy manso y humilde de corazón.todos nos sentimos cargados y necesitados de descanso y en muchas ocaciones no tanto del descanso del cuerpo sino del alma,del corazónson importantes estas dos virtudes, la mansedumbre y la humildad, para encontrar la paz del corazón El es el modelo y el maestro. Señor, danos un corazón manso y humilde como el tuyo y sé siempre muestro descanso
Me gusta 0
Rosa Aura Piñer Rosa Aura Piñer
el 17/7/14
jesus nos AMO tanto que dio su vida por nosotros
Me gusta 0
Irenarco Cala Irenarco Cala
el 17/7/14
Pecados ocultos por el hombre jamás serán cancelados por DIOS; hoy voy a Tí mi Señor Jesús, para darte gracias por liberarme de la carga del pecado.. Y ésta alegría la comparto a todos, con el de hacer llevadera la humildad que se necesita como un rocío que da Luz en ésta tierra en su mayoría llena de sombras. Mi Amor es DIOS y su hijo el Señor Jesucristo llevó nuestro peso y nueces carga: " Él ya perdonó todos nuestros pecados".
Me gusta 0
khusmar khusmar
el 17/7/14
Señor, tú siempre eres bueno. Te inclinas por el excluido. Sin embargo nos amas a todos  por igual porque comprendes el sufrimiento humano. Dios es el siempre fiel, los seres humanos concebimos pero no parimos su fidelidad, lloramos, nos retorcemos pero sólo arrojamos viento. Viento de infidelidad, de sufrimiento, dolor y pecado. Mirar el rostro a Dios es lo que nos espera para volver a quedar preñados de su amor y parir los valores del reino de Dios encarnados en Jesucristo su Hijo. Gracias Señor por este día. Bendicelo y bendicenos con tu amor fecundo. Amén.
Me gusta 0
Joselito H. Joselito H.
el 17/7/14
Senor, Tu eres la Fortaleza, que alivia y fortalice todos los corazones que estan cansados y agobiados
Me gusta 0
Pedro Anibal Pedro Anibal
el 17/7/14
Queridos hermanos, Jesús en este día nos inculca a seguirlo libremente, Él no nos obliga a nada, simplemente en forma democrática nos da esa elección que carguemos con su yugo que es llevadero y la carga ligera, nos pide que nos acerquemos a Él para que nuestros problemas sean disueltos por su gracia y su amor, no necesitamos ser sabios para entender lo que Jesús nos quiere decir día a día mediante su evangelio, pues dejémonos llevar por su amor y experimentaremos que nuestra vida a su lado es fácil de revivirla. AMEN
Me gusta 0
isidro vargas isidro vargas
el 17/7/14
Es muy enriquecedor su comentario a este evangelio, pues lo trae a lo que realmente sucede en las gentes de nuestra época, y de una u otra manera eso cala y también nos motiva a buscar a DIOS. Gracias
Me gusta 0
R.VELIN R.VELIN
el 17/7/14
Arrancar espigas en sábado,jesus manifiesta el sabado se hizo para el hombre,la ley es buena cuando ayuda,cuando humaniza,pero no comprenden su corazón endurecido no les permite pensar más que en ellos mismos en cuanta a la ley la conocían,pero lo interpretan mal,además Dios nos indica quiero misericordia y no sacrificio es decir amar con amor samaritano y no pasar de largo sino con hechos y no solamente de palabras,JESUS dijo tambiem atan cargas pesadas e insoportables y las echan sobre las espaldas de la gente,pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar (mateo 23,4) x lo tanto dios es dueño del sábado y de todo lo que se mueve
Me gusta 0
Leticia Leticia
el 17/7/14
Si Jesús es el centro de nuestra vida, mi carga, tu carga, no es pesada, ni la sentimos de lo ligera. Entonces mi vida y la tuya se transforma en paz, felicidad. Ojo no hay qué caer en el confort. Dejémonos envolver por el amor de nuestro Padre Dios y que el Espíritu de amor sea nuestro motor, Dios los bendiga
Me gusta 0
MARIA JOSE MARIA JOSE
el 17/7/14
Pedir a Dios,la gracia de saber cargar nuestra cruz de cada día,es andar tras los pasos de Jesús,con fe y amor estemos unidos a él ,solo así trabajaremos para nuestra salvación y la del mundo entero.
Me gusta 0
José Antonio José Antonio
el 17/7/14
Señor, gracias por tus mensajes de vida y amor y por estar siempre con nosotros en nuestras oraciones. Gracias por siempre.
Me gusta 0
cesar cano cesar cano
el 17/7/14
aprendamos del señor, su carga es ligera por que todo lo hiso con amor, nunca se quejo y siempre le dio gracias a dios por hacer su voluntad.
Me gusta 0
tomASA BOYER C. tomASA BOYER C.
el 17/7/14
Yo creo que el Amor de Dios es tan grande,y que nuestros problemas y penas las pongamos en sus manos,y tengalo por seguro,que el con su infinita
misericordia hara ligera nuestras cargas,porque El
esta siempre con nosotro .porque nos AMA ,hnos
nunca se aparten de el por mayor que sea;nuestras
ambiciones materiales .
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.