Comentario al Evangelio del

Juan Carlos Martos, cmf

Padre nuestro

“He aprendido a vivir cuando he aprendido a orar ” decía San Agustín. La oración es la verdadera protagonista de la historia, maestra de vida. Quien ora entra en el flujo de la historia guiada por Dios. Todo orante se hace parte de la historia de la salvación como hijo y como hermano. Se sitúa en la honda de las intenciones últimas de Dios, arquitecto y constructor de la historia. Quien reza el Padrenuestro no se convierte en un charlatán. Rezar el Padrenuestro, como nos ha enseñado Jesús, es una pedagogía que nos lleva a lo esencial, a poner a Dios en el primer lugar, sintiendo a los otros como hermanos. Por ello Jesús une ambas cosas cuando nos invita a rezar: Padrenuestro... La Iglesia jamás se ha cansado de obedecer al Maestro repitiendo varias veces todos los días: Padrenuestro...

Hay, sin embargo, algo que a veces no se hace bien. He observado en no pocas celebraciones, cómo el presidente, cuando invita a iniciar la oración dominical en la liturgia, él mismo se adelanta diciendo en voz alta las palabras “Padre nuestro...”, a la que se une la asamblea continuando: “...que estás en los cielos...” Nunca me ha gustado esta forma de proceder que impide pronunciar y oír juntos dos palabras claves. Dos palabras que, sin separarse jamás, deberían convertirse en oración incesante, en murmullo ininterrumpido, en perpetua toma de conciencia de nuestra condición de hijos y hermanos. Unas palabras que, con la fuerza de su divina erosión, nos transformara el alma: ¡Padre nuestro!

Recemos al Padre pidiéndole que Él se haga sentir en la historia y se muestre santo a todos–porque son muchos los que creen que no existe o le tienen miedo-. Supliquemos que los hombres tengamos experiencia de su Reino en medio de nosotros y que nos decidamos de una vez por todas a cumplir sobre la tierra “su voluntad”. La voluntad de Dios es la comunión, el empeño por hacernos hermanos de los demás.

Todo esto no es fácil cuando el egoísmo manda. Por eso elevemos otra súplica: “Danos hoy el pan nuestro de cada día”; esto es, que haya pan para todos, que los hombres no impidamos que el pan llegue a la mesa de los pobres. Y añadimos: “Perdona nuestras deudas, como nosotros también las perdonamos...”: Porque ser comensales es, ante todo, obra de reconciliación. Sólo cuando nos hayamos reconciliado, todos nos sentiremos plenamente en casa. Y así Dios nos ayudará a no caer en las tentaciones. Dios no nos induce a ninguno a la tentación. Es Él quien, por el contrario, nos libra del mal, de ese mal que nos enfrenta a unos contra otros y nos convierte en hermanos separados. Un mal que proviene de aquel que siembra la discordia en el mundo, del Maligno. Por eso, rezamos con fuerza la última petición que nos propone Jesús.

La reconciliación es, pues, condición inaplazable para que la oración que Jesús nos enseña suene como verdadera y sincera en nuestros labios. Seamos hermanos y elevemos a Dios como Padre. Es absurdo que lo hagamos en la discordia. Por eso, aprender a rezar el Padrenuestro es aprender a vivir.

Juan Carlos Martos
(martoscmf@claret.org)

Comentarios

Deja tu mensaje:

maria teresa

maria teresa


el 18/6/14
felicidades por enseñarnos mas de nuestra fe por las reflexiones y explicaciones del evangelioporque asi es mas provechosa para nosotros ya que nos enseña la palabra de Dios como hacer vida el evangelio .
Me gusta 0
Pedro Anibal

Pedro Anibal


el 19/6/14
Queridos hermanos, Jesús nos dejó la enseñanza de El padre nuestro, como una lección de amor y de como se debe orar ante Dios que es nuestro Padre y además nos enseña a pedir y reconciliar, a reconocer que Dios está y estará delante de todo y de todos, asimismo nos enseña a pedir que nos ayude a guardarnos del maligno que día a día nos tienta a desviarnos del camino, seamos pues fieles a la oración ya que Dios se deja escuchar nuestras oraciones por que como Padre siempre va a escuchar a sus hijos pese a las dificultades en que nos encontremos, así con mucha Fe busquemos a Dios que espera por nosotros y nunca nos rechaza.
Me gusta 0
Irenarco Cala

Irenarco Cala


el 19/6/14
Gracias: ¡Padre nuestro!
Por perdonarnos y restaurarnos Señor, con tu mano sanadora, conviértenos en los "Sanadores de heridas por el pecado", que ayudemos a superar el dolor del pasado consolando a los demás...¡Padre nuestro!, yo se que el perdón del hombre deja cicatrices pues su herida sigue doliendo...perdóna nuestras ofensas...pero el Perdón de DIOS no deja cicatriz alguna.
Dádnos hoy nuestro Pan de cada día: eres tú Señor Jesucristo el Pan bajado del cielo, gracias por perdonar nuestros pecados y librar nos de caer en tentación. Amén.
Me gusta 0
Joselito H.

Joselito H.


el 19/6/14
Senor, ayudame, siempre a pronunciar la oracion que Tu nos ensenaste, pero que sea de Corazon, sintiendo que de verdad, Tu eres mi Padre que me creaste y que estas en el Cielo, y espera por nuestra partida a esa Gloria que Tu tienes preparado para todo el que te amas y te sirve y mueres con tigo.
Me gusta 0
LUIS EDUARDO

LUIS EDUARDO


el 19/6/14
LA PALABRA ES VIDA, GRACIAS A DIOS POR DARNOS ESE TROZO DE PAN DIARIO EMANADO DE TU PALABRA, ES ALIMENTO IMPOSIBLE DE DELEITAR.
Me gusta 0
edgardo

edgardo


el 19/6/14
todos los dias se aprende a veses yo obiaba la palabra padre nuestro gracias por aprender el dia de hoy

Me gusta 0
FRANCISCO

FRANCISCO


el 19/6/14
QUE LINDA ORACION NOS DEJO JESUS,QUE CON AMOR SIEMPRE DEBEMOS DE REZAR,GRACIAS SEÑOR POR DARNOS EL PAN NUESTRO DE CADA DIA,GRACIAS SEÑOR POR QUE ERES MISIRICORDIOSO Y PERDONAS NUESTRAS CULPAS,GRACIAS SEÑOR POR TODO LO QUE NOS DAS...,NO HAY MANERA DE AGRADECEROS MI GRAN SEÑOR...
Me gusta 0
R.VELIN

R.VELIN


el 19/6/14
Señor enseñanos a orar(Lucas 11,1).El padre nuestro resumen y modelo de toda oración Cristiana y una fuente abundante de relexiones, enseñanzas y consejos Dios da mucho más de lo que nosotros podemos dar Santa Teresa decía. Que sea bendito por siempre el que me da tanto a mí que le doy tan poco.El podr de la oración transforma vidas,trae paz,gozo, y dirección. Que Dios les bendiga a todos en este día.
Me gusta 0
Manuel Fernando

Manuel Fernando


el 19/6/14
Papá.papacito...........que estás en el cielo......papá celestial!
Para mi no es un irrespeto porque Dios es un papá muy tierno.
Me gusta 0
alonso

alonso


el 19/6/14
Gracias a Dios por su palabra alentadora en estos tiempos de confusion.
Me gusta 0
frida noemi

frida noemi


el 19/6/14
gracias por enseñarnos a poder enteder mas lectura ojal alhun dia consiga a alguien que me pueda enseñar a conocer mas al señor y siempre confiar sin dudar de su palabra..por favor quien lea esto nesecito oraciones esta mi espiritu muy devil siento que voy a enloqueser gracia desde ya muchas gracias muchas bendiciones!!!!
Me gusta 0
Chema g.

Chema g.


el 19/6/14
Hoy nuestro amigo Juan c. Martos, ha hecho una reflexión extraordinaria, felicidades, ha desarroyado el Padre Nuestro de un modo muy simple pero muy comprensible para todos , listos y menos listos, repito felicidades.
Me gusta 0
Rosa solorio

Rosa solorio


el 19/6/14
Gracias, Jesus, por hablarnos directamente en el evangelio y ayudarnos a ser obedientes a tu palabra y asi poder vivir una vida agradable a Dios.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.