Comentario al Evangelio del

C.R.

Queridos amigos:

¿Cuántas veces la religión ha sido causa de odio y de enfrentamiento entre los seres humanos? Las terribles experiencias negativas del pasado (y en algunas partes, del presente) y un progresivo descubrimiento de “lo humano” como criterio de convivencia nos han ido haciendo cada vez conscientes del valor de la tolerancia.

¿Qué significa, propiamente, la palabra “tolerancia”? El diccionario la define así: “Respeto o consideración hacia las opiniones y prácticas de los demás, aunque sean diferentes a las nuestras”. Es probable que a más de uno esta definición se le antoje demasiado pobre, pero, ofrece lo esencial. Tolerancia significa, pues, respeto hacia lo diferente.

¿Es este el grado máximo al que puede aspirar una sociedad? Por desgracia, en muchos casos de violencia crónica o de exclusiones, sí. Sin embargo, la tolerancia no es un fin sino un presupuesto indispensable para llegar más lejos, para abrirnos a un diálogo en el que podamos acoger la verdad desde nuestras diferentes perspectivas y, a partir de esa verdad, seamos más libres, más humanos.

Os preguntaréis a qué viene este rodeo. Es una manera de traer a nuestro presente la experiencia que Pablo y Bernabé viven en Listra. Después de curar a un hombre lisiado, la población, incluyendo los sacerdotes, se vuelca en ellos y los trata como si fueran dioses. Pablo y Bernabé podrían haberse aprovechado de este tratamiento. Y, sin embargo, desde el respeto a las creencias de la gente y desde su experiencia de la verdad de Jesús, no renunciaron a un anuncio vigoroso, a pesar de los problemas que podría acarrearles: Os predicamos la buena noticia para que dejéis los dioses falsos y os convirtáis al Dios vivo. Sólo se atreve a proclamar este mensaje quien ha puesto nombre a sus propios “dioses falsos”, quien ha descubierto en sí mismo sus peajes idolátricos.

A veces, la tolerancia actual de nuestras sociedades, la defensa a ultranza del “todo vale”, no es fruto del respeto al otro (y, por lo tanto, del amor) sino sólo del miedo a entrar en nuestro fondo oscuro y del deseo de que, dejando a los demás en su situación, nos dejen a nosotros en la nuestra.

De las palabras de Jesús que nos transmite el evangelio de hoy me siento atraído por estas: El que me ama guardará mi palabra y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El amor a Jesús, la fidelidad a su palabra, nos van transformando hasta convertirnos en “casa de Dios”. La teología espiritual habla de la inhabitación trinitaria. ¿No os parece hermoso descubrir que estamos llamados a ser “casa de acogida” para aquellos que buscan a Dios? Nuestro cuerpo, nuestra persona entera, puede ser un “lugar de encuentro”.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Soraya
Soraya

el 19/5/14
Este es el concepto de hombre nuevo. El hombre nuevo es un hombre que es consciente de su nueva realidad " casa de Dios" y desde esa nueva realidad se produce una transformación profunda en todo su ser. Esta transformación es tan evidente que atrae a los demás, llevados por la curiosidad de conocer la causa de la inmensa alegría y profunda paz que se transmite.
Feliz día. Que Dios os bendiga.
Me gusta 0
Joselito H.
Joselito H.

el 19/5/14
Hoy, quiero darte gracias, Senor, por que me has tenido presente, dandome una nueva oportunidad de vida, junto a mi familia, tambien estoy bendecido, porque Tu me permites leer y reflexionar las lecturas de este dia, como nos muestra en el Santo Evangelio, como Tu amas y te entregas al que sigue tu camino.
Me gusta 0
Soraya
Soraya

el 19/5/14
Obedecer a Dios debe ser para nosotros signo de regocijo porque significa una camino que si bien no es el mas ancho es si el mas seguro para llevar nuestra vida feliz puerto. Obedecer no es pues una camisa de fuerza para complacer los caprichos de un Dios egocéntrico. El no necesita nuestra obediencia, ni la exige, solo la pone a nuestra disposición porque nos ama y en ese amor respeta también nuestra libertad. Somos nosotros los que necesitamos su sabiduría para vivir bien, vivir mejor.
Me gusta 0
Juan Guillermo
Juan Guillermo

el 19/5/14
Lo que yo veo es que san Pablo (sí, se nos olvidó decir san) les dice que se conviertan y se rasgaron el manto. No les dijeron entren y profanen nuestras iglesias con sus oraciones a dioses falsos como se hace hoy en día en Asís en nombre de la tolerancia. Ellos los budistas etc, no lo permiten y nosotros sí.
Me gusta 0
Irenarco Cala
Irenarco Cala

el 19/5/14
Yo hoy le pido a Dios que me permita edificar una Casa y que ésta sea construida. sobre la Roca , que és Cristo Jesús. Para que nuestro Defensor, el Espíritu Santo nos acompañe. Amén.
Me gusta 0
R.VELIN
R.VELIN

el 19/5/14
El Espíritu Santo es el maestro nos enseña lo espiritual amar a Dios,obedecer,prudencia de dar honor y cloria solamente al Padre,Hijo y el Espíritu santo,solo El merece departe de nosotros dar lo mejor que sea conocido en todos los lados de este mundo su nombre no solo de palabras sino de hechos mediante nuestro testimonio de vida en la familia ,trabajo en todas partes que estemos ser coherentes lo que se dice y lo que hace día a día,no ser de doble cara lo importante es amar y hacer amar a DIOS, lo importante de todo esto es hora poner en practica el mensaje evangelico
Me gusta 0
Luis Felipe
Luis Felipe

el 19/5/14
Me atrae la palabra tolerancia, porque eso es lo que falta en nuestro mundo: aceptar a los demás con sus diferencias, sin que ello, claro, signifique no señalar los errores que puedan condenarlos. El amor de Dios nos anima a ser luz en un mundo plagado de tinieblas e ignorancia.
Me gusta 0
maria Munoz
maria Munoz

el 19/5/14
Gracias. Papa dios por cuidarme siempre que estoy triste i a mi madre Santísima maria bendiciones a todos
Me gusta 0
cesar cano
cesar cano

el 19/5/14
Jesús siempre nos pide que guardemos en nuestro corazón los mandamientos como tesoros, y que siempre los tengamos presentes en nuestras mentes, por eso cada vez que leemos la biblia con el corazón entendemos lo que nuestro padre quiere que ágamos, para que seamos verdaderamente felices y nos damos cuenta que tanto nos ama, solo necesitamos leer las cartas de amor que nos dejo. y nos sentiremos como niños amados por un padre amoroso que nos esta hablando.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.