Comentario al Evangelio del

Pablo Largo

Queridos amigos:

Se dice pronto: treinta y ocho años. Si un minuto son cincuenta y nueve segundos demasiado largos, ¿qué será ese cúmulo interminable de esperas? No ya esa que ejerces, de vez en cuando, toda la santa tarde, ni todo el santo día. Infinidad de hojas marchitas caídas del calendario, un sinnúmero de intentos fallidos por llegar el primero, miles de amargas comprobaciones de la propia impotencia y del abandono ajeno.

Pero ahora conoce el paralítico la gracia de una presencia y una palabra inesperadas. Y se da cuenta de hasta qué punto es verdad lo del salmo: “es inútil que madruguéis, que veléis hasta muy tarde, que comáis el pan de la fatiga: Dios lo da a sus amigos mientras duermen”. Ha bastado una palabra de un desconocido y ahí lo tenemos, erguido, cargando con la camilla. Y ha podido cantar la nueva revelación:

Tras el temblor opaco de las lágrimas,
no estaba yo solo.
Tras el profundo velo de mi sangre,
no estaba yo solo.
Tras el dolor estéril de las horas,
no estaba yo solo.

¿Creyó este hombre? No se nos dice nada. Sí tiene un nuevo encuentro con Jesús y recibe un aviso saludable para el futuro. Quizá no siempre hemos respondido con gratitud al regalo que se nos ha hecho. Basta recordar la historia que narra Lucas sobre los diez leprosos. Sólo un samaritano se vuelve para agradecer a Jesús y dar gloria a Dios por el don recibido. Y, sin embargo, volvernos más conscientes de todo lo bueno que se nos ha dado, quizá de una curación muy largamente y muy impotentemente buscada, pudiera constituir una clave decisiva para la orientación de nuestra vida.
Ante situaciones de dolor e impotencia, como la de tantas personas en esta situación de guerra, nuestro deseo se inspira en palabras de Jesús en el apocalipsis sinóptico: “que se acorte el tiempo de la prueba de los elegidos «de todos estos sufrientes»”. Situaciones como ésta, y otras que están dejadas de la mano de los MCS y quizá también de nuestra memoria, siempre se nos hacen largas, por más que el tiempo del reloj no dure esa eternidad de 38 años.

(Para los que deseen un comentario más técnico del pasaje, remitimos a R. Schnackenburg, quien escribe sobre el número treinta y ocho: “Desde la época patrística se busca por debajo del número una referencia simbólica a los años de la peregrinación por el desierto «Dt 2,14: “el tiempo que estuvimos caminando... fue de treinta y ocho años...” », de tal modo que el hombre vendría a ser algo así como un símbolo del pueblo judío, que al final aún encuentra gracia o una encarnación de la ingratitud del mismo pueblo judío”.)

Vuestro amigo
Pablo Largo

Comentarios

Deja tu mensaje:

Joselito H.
Joselito H.

el 1/4/14
Senor, que compassion tuviste, con este senor enfermo, que llevaba treinta y ocho anos sufriendo y sin poder lanzarse al pozo, porque cada vez que intentaba hacerlo, ya otros le habian cojido el lugar. Senor, Tu siempre estas presente con los mas debiles, caminando con ellos y llevandolo de la mano, para que no se pierdan y sientan tu apoyo. Ayudame Senor, a banarme en el pozo de tu misericordia y que pueda yo quedar sano, para siempre.
Me gusta 0
luisa f
luisa f

el 1/4/14
paz y bien , santa alegría para esta cuaresma, que Jesús pueda resucitar en nosotros
Me gusta 0
katerin
katerin

el 1/4/14
esta lectura me hace reflexionar de que todos los dias mientras tienes soplo de vida tienes que darle gracias a dios sin cansarte, sin desmallar por que el siempre esta hay contigo aunque tu no ofrescas de verdad tu corazon, en esta mañana hermano yo te pido que al igual que yo des gracias a Dios por todo lo que en la vida te pase por que el lo puede todo y cristo nos fortalece gracias parde de amor por todo, mi familia, mi esposo, mis padres y por mis amigos gracias padre de amor te amo, te amo, te amo.
Me gusta 0
Irenarco Cala
Irenarco Cala

el 1/4/14
Pues bien dice la Palabra de DIOS, " el que recista hasta el fin éste será salvo"...sí, ven Señor Jesús. Amén.
Me gusta 0
Pedro Anibal
Pedro Anibal

el 1/4/14
Queridos hermanos, muchas veces nosotros también esperamos mucho tiempo a que llegue solución a nuestros males, resistimos solo en la Fe que existe en nuestro interior, somos expectantes que otros van recibiendo la gracias primero, y seguimos en la cola y solo nos sigue moviendo nuestra Fe inquebrantable que pronto el Señor se acordará de nosotros, o quizá nuestras petición esta en proceso, por que Dios tiene mejores planes para nosotros, es por eso la espera,cada mal tiene solución en Dios, pero debamos lavar nuestras heridas hasta que queden curadas y el gozo será bueno, seamos persistentes en la Fe, que pronto llegará o nos tocará a nosotros, por que el enfermo del evangelio de Juan esperó 38 años, y fue su Fe en que algún día sería sanado lo que lo mantuvo de pie, así » ver comentario
Me gusta 0
wilmer373
wilmer373

el 1/4/14
Jesús es el que se compadece del paralítico lo sana en Sábado porque quiere hacerlo y no le importa lo que piensen lo judíos; pero sólo pide su no peque más. Gloria y alabanza a nuestro Salvador...
Me gusta 0
antonia Ruiz
antonia Ruiz

el 1/4/14
Cuan grande es nuestro Dios, por que siempre esta presente para ayudar al desvalido. Hemos leido ayer y hoy pasajes en donde Dios devuelve la salud a un niÑo y habre los ojo a un ciego, todo ello me hace pedirle al Senor que sane mi alma y habra mis ojos para amarlo mas profundamente y verlo en cada instante de mi vida.
Me gusta 0
jaime ramirez
jaime ramirez

el 1/4/14
queridos hermanos esta palabra referente al paralitico me hace recordar los 45 años de vida que anduve por el desierto del mundo y que fue necesario que el padre celestial permitiese en mi vida algo de sufrimiento para comprender el PARA QUE de su llamada. ahora en este camino el cual llevo diez (10) como fiel católico entiendo la razón de mi existir,que es anunciar el evangelio. Gracias Señor.
Me gusta 0
Rosa María
Rosa María

el 1/4/14
Se que Dios nuestro Señor está siempre con nosotros y si ese hombre espero 38 años ,creo que dos años ocho meses no son nada para mi ,pero para mi hija es muy duro sólo le pido que le de fuerza ,paciencia,y más fe para que le devuelva la salud ,porque se que ya la esta sanando de ese cáncer que está en su cuerpo y que se médula ósea empiece a trabajar,CoNfio en TI SEÑOR! TENGO FE!

Me gusta 0
R.VELIN
R.VELIN

el 2/4/14
LA ENFERMEDAD ACTUAL DEL MUNDO DE LA MAYORÍA ES LA FALTA DE DIOS,FE,ESPERANZA,AMORSE CREE EN LO PASAJERO QUEN EN LO ES ETERNO LO ESPIRITUAL,TODO PASARÁ SOLO DIOS QUEDA EL ES INFINITO SI CONFIAMOS EN EL TODO SALDRÁ BIEN HASTA LAS EENFERMEDADES INCURABLES SON SANADOS POR JESUS NUESTRO MEDICO DIVINO PUES PARA EL ES TODO POSIBLE,SOLO QUIERE QUE TENGAMOS FE VERDADERA
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.