Comentario al Evangelio del

C.R.

Queridos amigos y amigas:

¿Por qué en la Biblia tiene tanta importancia el verbo “escuchar”? ¿Cuántas veces se repite la expresión “Shemá Israel” (Escucha Israel)? Escuchar significa prestar atención a la palabra de Dios, dejar que entre en nosotros, colocarla en el centro. Desde esta perspectiva se entienden mejor los reproches que hoy nos lanza el profeta Jeremías. El pecado que denuncia es el de “no escuchar”. Frente a la orden del Señor: Escuchad mi voz, en tres o cuatro ocasiones denuncia la actitud del pueblo que se niega a escuchar: No escucharon ni prestaron oído (dos veces), Ya puedes repetirles este discurso, que no te escucharán. Esta actitud es tan persistente que se convierte en una característica del pueblo: Aquí está la gente que no escuchó la voz del Señor su Dios.

¿No estamos hoy viviendo un momento en el que oímos mucho pero escuchamos poco? Nuestros hermanos de Latinoamérica prácticamente han desterrado de sus usos lingüísticos el verbo oír. Casi siempre dicen “escuchar”. Y, sin embargo, ¡qué diferencia entre oír y escuchar! La palabra de Dios la oímos muy a menudo, pero “como quien oye llover”; es decir, sin prestar atención, sin acogerla como palabra dirigida a cada uno de nosotros.

¿No es la Cuaresma un tiempo para pasar del simple oír al escuchar? Caigamos en la cuenta de lo que nos dice el salmo responsorial de hoy. Es como un mensaje que se hace eco de la profecía de Jeremías: Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: No endurezcáis el corazón.

El evangelio de Lucas nos presenta el milagro de la curación por parte de Jesús de un hombre mudo. Este hecho da pie a una discusión acerca de la autoridad con la que Jesús realiza esos signos. Algunos de la multitud lo tienen claro: Si echa los demonios es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios. Jesús, después de contar una parabolilla bastante irónica, da otra versión: Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el Reino de Dios ha llegado a vosotros.

Se nos habla del origen de la fuerza de Jesús (Dios mismo) y de los signos a través de los cuales se manifiesta esta fuerza, que nunca son signos demoníacos de esclavitud y enfermedad sino signos que manifiestan lo que Dios es: salud, libertad, alegría.

Comentarios
Joselito H. Joselito H.
el 27/3/14
Esta Cuaresma, es oportuna, para que escuchemos el mensaje que el Senor, tantas veces nos va diciendo, a traves del Evangelio de cada dia, y que hagamos caso a su palabra y no endurezcamos nuestros corazones y como nos dice la primera lectura, no hagamos lo contrario del mensaje y no demos la espalda. Tambien, el Evangelio, nos habla de un demonio mudo que tenia un hombre que no lo dejaba hablar, pero, el Senor, con su poder, expulse ese demonio y le permite al hombre expresarse, pero algunos de los presents, no creyeron que esa expulsion era de parte de Dios, sino, mas bien, decian que Jesus lo hacia con el poder de Bezebus, que era el jefe de los demonios, el mensaje del Senor no llego hasta ellos, por su incredulidad.
Me gusta 0
gustavo spallet gustavo spallet
el 27/3/14
la union.
Dios nos unio en matrimonio, no lo dividamos
Me gusta 0
addarodriguez addarodriguez
el 27/3/14
Que valiosa la palabra de Jeremia capitúlo 7,23-28 si la practicaramos en escuchar la voz del Señor nuestra vida cambiara, porque el egoismo que hay dentro de nosotros para hacer nuestra voluntad desapareceria y escuchar la voz de Dios nos iluminaria para dar lo mejor de nosotros a las personas que nos rodean y amamos, demostrando que Dios siempre hace maravillas en nosotros; pidiendole que lo escuchemos siempre en nuestra vida para hacer su voluntad y así contribuir en cambiar y convertir a las personas que nos rodean.
Me gusta 0
wilmer373 wilmer373
el 27/3/14
Nosotros los Cristianos tenemos un gran regalo que es la presencia de Dios en nuestra vida que todo lo puede. A veces caemos en la tentación de pensar que el Diablo tiene más poder. En el evangelio Jesucristo nos demuestra que ha vencido al mal al demonio. Sólo nos pide que mantengamos la confianza y la fe en su poder salvador: "El que no está conmigo está contra mí". ¿En qué lado estamos? ¿Estamos con Jesús o contra él? ¿Somos o no somos Cristianos?...
Deseo compartir la homilía del Papa Francisco sobre este evangelio:
Al leer este pasaje del evangelio, este y otros, dicen: "Pero, Jesús sanó a una persona de una enfermedad mental". Es cierto que en aquel momento se podía confundir una epilepsia con la posesión demoníaca; ¡pero también es cierto que era el diablo! Y n » ver comentario
Me gusta 0
Pedro Anibal Pedro Anibal
el 27/3/14
Queridos hermanos, nuestra Fe en la existencia de Dios nos alienta a seguir en el camino y postrarnos ante su presencia puesto que es la Fe la que nos mueve y nos alienta a esperar en el Señor nuestro guía y proveedor, Jesús nos advierte que escuchemos la palabra sin tentarlo, como muchas veces lo hacemos, pidiendo cosas sin dar nada, solicitando milagros de forma inmediata, sin trabajar la Fe, pero eso es tentar a Dios, por que nos acostumbramos a pedir y pedir y no nos acordamos de dar, por que para cosechar debemos de sembrar y para que nos abran debemos de tocar, pero seamos consecuentes con nuestros actos, vivamos agradeciendo a Dios que nos permite vivir el día a día rodeados de su bondad, acaso estas cosas no vienen de Él, o es acaso de la casualidad, por eso queridos hermanos » ver comentario
Me gusta 0
ISABEL ISABEL
el 27/3/14
¡¡JESÚS DIVINO,ESCUCHO TU PALABRA YTE NECESITO TANTO!!
PERO ESTOS DOLORES QUE SUFRO Y QUE TU SABES QUE ASI ES, NO SE PORQUE TE LLAMO Y NO TE SIENTO ENTONCES ME SIENTO TRISTE MUY
Me gusta 0
R.VELIN R.VELIN
el 27/3/14
Dios nos llama y nos dice si tu pones en practica este llamado seras como aquel hombre sabio y prudente que edificó su casa en roca vino las pruebas y resistio porque su confianza estaba puesta en El Señor nuestro salvador
Me gusta 0
María Pilar María Pilar
el 27/3/14
Haz, Padre mío que sepa escuchar tu voz, que labre mi corazón y así pueda abrirme a tí y contigo a mi prójimo, te lo pido de manera especial en esta cuaresma, por mi conversión, ayúdame en los pequeños propósitos de cada día para sacarla adelante y la viva con mucho fruto. Oh Señor mío te necesito, llévame adelante, por favor.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.