Comentario al Evangelio del

Fernando González

Queridos amigos y amigas:

¿Qué preferís ser: cardos o árboles? Según Jeremías, uno es un cardo, no cuando se muestra antipático, sino cuando pone su confianza en las fuerzas humanas. Es un cardo porque está condenado a vivir en el desierto. Por el contrario, uno es árbol cundo confía en el Señor y pone en el Señor su confianza. Porque eso es como plantar un árbol junto a un arroyo de agua: En año de sequía no se inquieta ni deja de dar fruto.

A veces pienso que la nuestra es, en buena medida, una “cultura-cardo”. Produce cosas maravillosas, pero es muy autosuficiente, busca en la carne su fuerza. Por eso, no verá llegar el bien. Vivirá en una permanente contradicción: logros en el campo técnico y fracasos en el campo humano. El comienzo del siglo XXI ha sido revelador. Hoy no estamos mucho mejor que hace cuarenta años. Quizá seguimos soñando con que aparecerá un remedio maravilloso a nuestros males, olvidando que si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto. La parábola del pobre Lázaro y del rico Epulón que Jesús cuenta con imaginación oriental, es una clave para entender nuestro momento presente. Podemos leerla desde muchas perspectivas. En las últimas décadas, Epulón representa a los países ricos del Norte y Lázaro a los países ricos del Sur. Sé que esta aplicación se presta a mil manipulaciones, pero descubro en ella algo que me parece muy real. Cada vez que nos preguntamos cómo superar las contradicciones de nuestra cultura “epulónica” (consumista, satisfecha), olvidamos que existen millones de Lázaros con quienes compartir la suerte. Y que esos millones de Lázaros son hoy los profetas que Dios nos manda para abrirnos los ojos. ¿Hace falta algún signo más poderoso que éste?

¿Por qué se originan los conflictos en nuestro mundo? ¡Porque hemos construido una humanidad en la que los más fuertes se aprovechan de los más débiles, en la que no nos hemos tomado en serio nuestra condición de hijos de Dios y de hermanos! No hay nada más “realista” que esto. Todo lo demás, aunque invoque razones pragmáticas, acaba colocándonos ante las cuerdas de la guerra, del hambre, de la violencia. Si el hombre no es un “hermano” para el hombre, acaba siendo un “lobo”. Hobbes tenía bastante razón.

Vuestro hermano en la fe:
Fernando González

Comentarios
U.SALDAÑA M. U.SALDAÑA M.
el 18/3/14
Hola! Desearía y esperaría que ojalá no fuese absoluto e inalterable el que una ánima al caer en el averno va a ser 100% perversa, malvada y predispuesta por toda la eternidad. Y que ojalá que una "insistencia suplicante" pudiera (como en el caso del castigo a la ciudad condenada) coadyuvar y contribuir a mitigar un poco su castigo, por la existencia de cuando menos un justo o arrepentido en el redil. // La parábola del rico epulón en el infierno ante nuestro padre Abraham, y Lázaro ya en la Gloria, me hace reflexionar y desear que a los condenados les pueda quedar al menos una pizca de buena voluntad, como la del epulón, hacia su parentela todavía en el mundo de los vivos, aunque quizás siga siendo 99.99999999.....% perverso y malvado por toda la eternidad. // Ojalá » ver comentario
Me gusta 0
R.VELIN R.VELIN
el 19/3/14
HOY EN DÍA SE DA MAYOR IMPORTANCIA A LO MATAREAL QUE LA PARTE HUMANA,EL HUMANO VALE X LO Q TIENE,DEBEMOS SABER Q EL DINERO ES UN MEDIO NO UN FÍN DIOS ES DUEÑO DE TODO,EL VACIO QUE PUEDE HABER EN NOSOTROS SOLO EL LO LLENA,MUCHOS DAN MAYOR IMPORTANCIA AL HOROSCOPO,TAROT,SUPERTICIONES,OTROS NO SE DAN EN CUENTA EL IMPORTANTE ES EL CREADOR DE TODO DE LO INVISIBLE Y VISIBLE DE ESTE UNIVERSO
Me gusta 1
Joselito H. Joselito H.
el 20/3/14
Senor, que no sea yo de los que ponen su confianza en ningun hombre, ni tampoco mi fuerza en lo deshonesto y la infidelidad, porque ya lo dice el Senor, en la primera lectura, sera como cardo que crece en el desierto, ayudame Senor, a poner siempre mi confianza en Ti, que eres manantial de vida.
Tambien, el Santo Evangelio nos habla, de ese rico, que poseia todas las comodidades y comia toda clases de vanquetes, y el pobre Lazaro que no tenia en que caerse muerto y al morir los dos, Lazaro es recibido por los Angelesen el Cielo y el rico que fisfruto su vida en la tierra, fue recibido por Satanas en el infierno, donde permanecera para siempre, sin ninguna esperanza de ver el Rostro del Dios, porque su Gloria fue gastada aqui en la tierra, Senor te pido que me ayudes a mantenerme lejo de l » ver comentario
Me gusta 0
Adriana P. Adriana P.
el 20/3/14
Dios no hace diferencias. No condena al rico por ser rico. Condena su falta de sensibilidad, su indiferencia, su egoísmo, su falta de caridad para el que menos tiene.Solo el hombre por si mismo se condena cuando se olvida que su Salvador naciò en la más extrema pobreza e indiferencia, pero sin embargo entregó su vida para su salvación. El infierno está en cada uno. Lázaro es un elegido y Dios lo tiene con él. Quiera Dios ,poner un corazón generoso en cada uno de nosotros para compartir los bienes terrenales y ser personas amorosas ante sus ojos. Todo depende de todos. Lo demás se dará por añadidura como dice el Señor. Amén
Me gusta 0
gustavo spallet gustavo spallet
el 20/3/14
Tremendo este evangelio!! El rico y el pobre.Cuanta exclavitud , sometimiento, despilfarro !!El valiosisimo bien que es la vida!! y el respeto a sufrir por el hermano rico !! la humildad: ser menos que los perros.
Me gusta 0
anibalarias anibalarias
el 20/3/14
Es claro que Dios nos habla de la confianza plena que debemos de tener en El, nos invita a no desviar nuestro camino en cosas falsas de la vida, que nos canta una cosa, pero que en realidad son disfrasada de falsedades del mal para alejarnos de El. Hoy más claro que nunca nos enseña de que tengamos confianza plena en El y nunca nos secaremos y eso lo entiendo en todo sentido ( en el amor, en la humildad, en la inteligencia, en lo económico, en la paciencia, en el respeto, en Toodooo lo buenooo...) y eso sólo viene de Cristo.. Amén
Me gusta 0
Antonia Ruiz Antonia Ruiz
el 20/3/14
Que directo es el Señor, Fe y Misericordia nos esta pidiendo en este pasaje.
Me gusta 0
wilmer373 wilmer373
el 20/3/14
En el evangelio hay que señalar que el rico no se condena por el simple hecho de tener muchas riquezas sino por el mal uso que hizo de ellas, basando su felicidad en disfrutarlas al máximo olvidándose de Dios y de su prójimo Lázaro. Tampoco se salva Lázaro por ser pobre sino por su humildad, porque supo aceptar su situación poniendo su confianza en el Señor. La salvación es de los humildes, sean ricos o pobres, es decir, de los que reconocen su total dependencia de Dios, aceptando cualquier situación, adversa o próspera, sin rebelarse.
En este tiempo de Cuaresma examinemos en qué tenemos puesto el corazón y cuál es nuestra relación con las cosas materiales, con Dios y con el prójimo.
Me gusta 0
Pedro Anibal Pedro Anibal
el 20/3/14
Queridos hermanos, Jesús nos enseña hoy que después e la actuación no hay ensayos, nos recuerda que ahora que estamos vivos en la tierra en cuando debemos actuar como si mañana nos fuéramos a encontrar con Dios y de demos cuentas de nuestros actos, por eso seamos fieles a sus mandamientos y ser condescendientes con nuestros hermanos que sufren día a día los embates de la vida, no seamos como el rico epulón que vivió una vida llena de lujos y apartado de Dios y no compartió sus bienes con Lázaro, un hombre pobre que mendigaba y el sufrimiento era pan de cada día, seamos solidarios con quienes nos necesitan, por que de ellos existen tantos que sería mejor ayudarlos y están donde menos los adviertes, tanto así que es hora de ser portadores de las obras del Señor.
Me gusta 0
Irenarco Cala Irenarco Cala
el 20/3/14
Perdido andaba yo ..pero un día en mi vida un muerto se me apareció; Jesucristo Verdadero DIOS y Verdadero Hombre, Él resucitó de entre los muertos y perdonó todos mis pecados. Gracias a nuestro amoroso Padre Celestial. Amén
Me gusta 0
Irenarco Cala Irenarco Cala
el 20/3/14
Perdido andaba yo ..pero un día en mi vida un muerto se me apareció; Jesucristo Verdadero DIOS y Verdadero Hombre, Él resucitó de entre los muertos y perdonó todos mis pecados. Gracias a nuestro amoroso Padre Celestial. Amén
Me gusta 0
richi947 richi947
el 20/3/14
Maldito el que pone su confianza en otro hombre y en todas sus obras diríamos, que espera todo de su tecnología para "salvarse", esto es vivir la vida y se olvida de su corazón que mira al cielo donde está el Señor. Que sepamos ver a Lázaro en cada ser humano que está a la puerta de nuestra casa y no seamos insensibles como el epulón.
Me gusta 0
Wicho. Wicho.
el 21/3/14
El ser "pobres" no nos significa tener pasaporte diplomático directo al Cielo También nos podríamos condenar si somos timoratos. A Dios rogando y con el mazo dando, o como decían en la época de los romanos ORA et LABORA.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.