Comentario al Evangelio del

Fernando González

Queridos amigos y amigas:

José de Nazaret debería inspirar nuestra manera contemporánea de vivir la fe. De entre los muchos aspectos de su figura, este año, al hilo del evangelio, podemos acentuar uno: José es un “buscador angustiado” de Jesús. Y lo busca, junto con María, porque antes lo ha perdido, o, por lo menos, no ha caído en la cuenta de que Jesús se ha quedado en Jerusalén. En este relato encuentro un verdadero itinerario de fe para nuestros días.

  • Sus padres iban todos los años a Jerusalén. José y María son presentados en conjunto (sus padres). Este detalle llama la atención porque, por lo general, se habla de María y de José en singular. Ambos aparecen como buenos israelitas, devotos de Dios a la manera tradicional (como era costumbre). En este José cumplidor veo reflejadas a millones de personas que, de buen corazón, viven la religiosidad que recibieron de su familia y que la expresan como aprendieron a hacerlo de niños.
  • Sin que sus padres se dieran cuenta. Atentos a las costumbres, José y María no perciben que Jesús se ha ido. No hay mala intención en su actitud, pero no caen en la cuenta de que Jesús va más allá de una religiosidad tradicional. Ya no es un niño que se limita a hacer lo que hacen sus padres. ¿Cómo descubrir que a menudo también Jesús va más allá de nuestra religiosidad sincera pero demasiado rutinaria? ¿Podemos perder a Jesús por estar pendientes de nuestros asuntos?
  • Se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos. Es la reacción de María y de José después de una jornada de caravana. Imaginan que Jesús no se ha ido del círculo de los cercanos, que permanece con los de siempre. Es, a menudo, nuestra reacción, cuando consideramos que Jesús es patrimonio nuestro, de los que hemos creído en él toda la vida. Podemos distanciarnos un poco porque, a la postre, siempre estará al alcance de la mano. Y, sin embargo, Jesús siempre está cerca, pero no es prisionero de nuestros caprichos.
  • Volvieron a Jerusalén en su busca. La primera búsqueda fracasa. Intentan la segunda. Esta “vuelta” a Jerusalén se inserta en la cadena de “vueltas” que tanto le gustan a Lucas (vuelven los leprosos a dar gracias, vuelve el hijo pródigo a la casa del padre, vuelven los de Emaús a Jerusalén). Es como volver al centro. Para Lucas, Jerusalén es el escenario de la manifestación del Señor. Y José y María se ponen en camino. No es que den marcha atrás, sino que enderezan el camino. ¿Dónde buscamos nosotros hoy al Jesús que se nos ha escapado? ¿Qué significa hoy volver a Jerusalén?
  • A los tres días lo encontraron en el templo. Parece que toda desaparición de Jesús necesita un ciclo de tres días (murió, fue sepultado, resucitó). Jesús “resucita” para José y María, como si el hallazgo de Jerusalén fuera un anticipo de la resurrección definitiva. Todo encuentro con Jesús está marcado por la lógica pascual.
  • Al verlo, se quedaron maravillados. Imagino a José y a María descubriendo a “otro” Jesús. ¿Es posible que ese que habla a los doctores sea nuestro hijo, el que corretea por las calles de Nazaret? Jesús es siempre distinto a como lo imaginamos. Jesús nos sorprenden, desborda nuestras expectativas ¿En qué nos maravilla Jesús hoy?
  • Tu padre y yo te hemos estado buscando muy angustiados. Impresiona la descripción de Lucas. No se trata simplemente de una búsqueda, sino de una búsqueda con el corazón encogido, con la conciencia de haber perdido lo más preciado de sus vidas. Conozco a personas que, tras años de alejamiento de la fe, buscan a Jesús con angustia. Lamentan el tiempo perdido, creen que han jugado con la gracia de Dios y desean, por todos los medios, volver a creer en Él. José y María no desesperaron. Primero buscaron en la caravana, luego en la ciudad. Por fin ...
  • Ellos no comprendieron lo que les decía. ¿Qué pasó por el corazón de José y María al oír las palabras de Jesús respecto de los “asuntos de su Padre”? ¿A quién se estaba refiriendo? Es probable que a José se le revolvieran sus viejos recuerdos. Es duro dar con Jesús y cuando uno cree que todo va a ser como antes, caer en la cuenta de que algo nuevo ha sucedido y de que ya no se entiende.
  • Jesús fue con ellos a Nazaret y les estaba sumiso. El Jesús insumiso se vuelve sumiso. Y va con ellos a Nazaret. Nada será igual para José y para María. ¿Y para ti y para mí?

Muchas felicidades a todos/as los/las que lleváis el nombre de José o alguno de sus derivados. Tenéis una inmensa suerte. En vuestro nombre está escrita una historia de búsqueda y de encuentro con Jesús. Que San José os acompañe en vuestra aventura de fe.

Vuestro hermano en la fe:
Fernando González

Comentarios

Deja tu mensaje:

Joselito H.
Joselito H.

el 19/3/14
Doy gracias al Senor, porque mis padres, al nacer me pusieron el nombre de Jose, cuatro letras, que marcan la existencia del Santo Universal, descendiente de la Tribus de David y Padre adoptive del Rey de la humanidad, del Salvador del mundo, de Jesus.
Podemos ver las virtudes, que caracterizaron a Jose, su humildad, obediencia, sencillez,santidad y por su gran entrega a su esposa Maria, por eso, te pido senor que por intersection de tu Padre Jose, me ayudes, a llevar siempre esas virtudes que lo distinguieron, y reconocer en San Jose, como dije al principio, un Santo Universal.
Me gusta 0
gustavo spallet
gustavo spallet

el 19/3/14
La castidad es para la plena realizacion, este matrimonio vive en castidad y constituye el ejemplo para recibir la gracia, la castidad es la base de la santidad
Me gusta 0
Gustavo
Gustavo

el 19/3/14
Orientadoras explicaciones. Impresionante lo que puede enseñar un pasaje tan breve, una anécdota aparentemente insignificante. Sugiero que evite eso de todos/as. No es correcto en castellano y, lo peor, estamos dando lugar a la peligrosa teoría de género.
Me gusta 0
wilmer373
wilmer373

el 19/3/14
Las lecturas colocan a José, esposo de María, como un hombre ligado a la mejor tradición judía, descendiente de David, al que Dios prometió una descendencia eterna, y de Abraham, que creyó contra toda esperanza. Así se dará relevancia al origen de Jesús. El padre de Jesús solo podía ser de la dinastía de David, y descendiente de Abraham, padre de los creyentes.
Me gusta 0
Pedro Anibal
Pedro Anibal

el 19/3/14
Queridos hermanos, hoy es día de San José, ejemplo de obediencia y fidelidad a Dios, que seamos imitadores de su vida, y de la mano de María mantuvieron a Jesús dentro de los parámetros de una familia feliz y llena de ejemplos virtuosos, por eso nuestra familia debe ser fiel obediente a los mandatos de Dios, practicando la Fe plena de hacer un mundo participativo como quiere el Señor por que la Fe nace en la familia y se engrandece con nuestras obras de amor, paz, perdón, caridad y consuelo para los que nos necesitan, pensando siempre que la ayuda a nuestros hermanos necesitados son compromisos que debemos asumir como buenos cristianos.
Me gusta 0
NoNato
NoNato

el 19/3/14
Fernando repito: Muchas felicidades a todos/as los/las que lleváis el nombre de José o alguno de sus derivados
Me gusta 0
R.VELIN
R.VELIN

el 19/3/14
MAMA MARÍA Y JOSE EJEMPLO DE FAMILIA CON FE,ORACIÓN Y PACIENCIA HACEN LA VOLUNTAD DE DIOS PADRE,EN DONDE JESUS CRECE CON AMOR DE FAMILIA,CREO YO HOY NOS HACEN FALTA PADRES CRISTIANOS QUE A SUS HIJOS CRESCAN EN AMOR A DIOS X Q FAMILIA QUE ORA UNIDA PERMANECE UNIDA
Me gusta 0
rudy galvez
rudy galvez

el 19/3/14
Me identifico con jose por que las preocupaciones nos hacen perder a jesus y buscarlo en lugares heroneos pido a dios nos de su espirtu santo y a los que estan pasando tambien mi situacion para que nos lleve por el camino correcto.
exelente refleccion:)
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.