Comentario al Evangelio del

Alejandro J. Carbajo Olea, C.M.F

Queridos amigos, paz y bien.

Vivimos tiempos de malas noticias. Basta con mirar el telediario, o leer la prensa, para saber que en el mundo no hay muchos motivos para la alegría. Entre guerras y catástrofes, hambrunas y guerrillas, se acaba el noticiario y no hay más que penas, dolores, muertes y problemas.

En Betsaida hubo una buena noticia. Para ese ciego, el encuentro con Jesús le hizo olvidar todo lo malo vivido, y le dio un nuevo impulso vital. Y, lo que es muy importante, Jesús le envía a su casa, para que allí, en su entorno cotidiano, entre los suyos, dé testimonio de lo que Dios ha hecho con él.

Nosotros muchas veces nos dejamos llevar del ambiente, y nos convertimos en propagadores de malas noticias. A lo mejor no provocamos guerras entre países, pero sí guerras domésticas. No somos terroristas suicidas, pero somos terroristas de la palabra, que sabemos herir cuando queremos. A lo mejor, no tenemos esperanza, en un mundo que, sobre todo, necesita esperanza. (Y, como dice el obispo Pedro Casaldáliga, C.M.F., la esperanza debería ser el ADN del cristiano ). Tú, ¿cómo te comportas en tu casa, en tu trabajo, en tu colegio o universidad? ¿Eres transmisor de buenas o de malas noticias? ¿Eres testigo de esperanza o de desesperanza?

Este ciego puede que quisiera seguir a Jesús, pero el Maestro le envía a su casa. No es preciso hacer grandes viajes, ni lanzarse a aventuras extrañas, para ser testigo de Jesús. Mira el mundo con otros ojos. A la luz del Evangelio, a lo mejor descubres que no todo es tan malo como lo pintan. A lo mejor, como el ciego de Betsaida, ves la luz, y puedes ser misionero, apóstol, discípulo, profeta en tu tierra, en tu casa, en tu comunidad, en tu centro de trabajo o de estudio. Por lo menos, se puede intentar.

Vuestro hermano en la fe,

Alejandro J. Carbajo Olea, C.M.F

Comentarios

Deja tu mensaje:

Joselito H.

Joselito H.


el 19/2/14
Te pido, Senor, en este dia que tu nos ha regalado, que asi como le permitiste al ciego de besaida ver, me quite tambien a mi la ceguera de I Corazon y me permita mirar las fallas que no me dejan avanzar.
Me gusta 0
Refugio

Refugio


el 19/2/14
Hermano gracias por su hermosa reflexcion.La palabra de Dios,es muy esperanzadora,para todas.Bediciones.
Me gusta 0
pedro Anibal

pedro Anibal


el 19/2/14
Queridos hermanos, cuanto de verdad tiene el evangelio de Marcos, muchas veces somos ciegos ante tanta indolencia y otras veces a pesar que vemos no paramos a ayudar al necesitado, y es por eso que en el Salmo de hoy, preguntamos ¿ quien vivirá en tu monte santo Señor?, todos aquellos que viven en paz con el Señor, por eso pongamos en práctica lo que quiere Dios y no seamos hipócritas, por que a Él no lo podemos engañar, por que Él es el principio y el fin, el Alfa y el Omega, y pidámosle que nos cure también de la ceguera que muchas veces nos ataca para dejar de ver a nuestro alrededor a nuestros hermanos que sufren y esperan por nosotros.
Me gusta 0
Marlen

Marlen


el 20/2/14
Gracias por trasmitir de manera clara y sencilla; lo que debe ser para nosotros la vida de testimonio en nuestra fe!!!
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.