Comentario al Evangelio del

Oscar Romano, cmf

A la paz de Dios:

Para acabar la semana un evangelio delicioso.

Va para el que dijo: que cada uno se apañe como pueda. Allí había mucha gente. Y Jesús sabía que llevaban ya muchos días con él. Poco habían traído, poco les quedaba, poco se iban a llevar. La gente que seguía a Jesús eran personas sencillas que vivían con lo puesto. A Jesús le da lástima. No es de los de “que cada uno se apañe como pueda”. Lo suyo: qué puedo hacer yo para apañar la vida de los demás.

Va para el que dijo: una cosa es predicar y otra dar trigo. Sí, mucha palabra bonita pero al final son todos igual… Jesús no. Toma los panes, da gracias al Padre levantando los ojos al cielo, los parte y reparte.

Va para el que dijo: con esto no tenemos ni para empezar. Para quien solo entiende la vida desde los cálculos. Jesús no entiende de prudencias y cálculos. Los discípulos no paraban de contar: panes y personas. Tocamos a poco. Pero Jesús, no. El amor solo es amor cuando llega hasta el final.

Voy acabando. Va para el que dijo: oye, Óscar, no seas tan ingenuo, me dice alguno: seguro que el milagro no fue para tanto, que la gente tenía más comida que la que decía tener. Vale, amigo, le digo: no seas ingenuo tú, ¿qué milagro es mayor sacar de lo poco mucho o conseguir que la gente entregue todo lo que tiene? Milagro de generosidad, se llama eso.

Vuestro hermano y amigo
Óscar Romano, cmf.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Joselito H.
Joselito H.

el 15/2/14
La primera lectura nos habla de Roboan y su empeno por hacer que el pueblo de Dios desviara su atencion, del Templo Sagrado, para adorer dioses falsos, construidos por Joroboan, y asi , la maldad, favorecio a Joroboan nombrando, sacerdotes falsos para la function.
Me gusta 0
moralitos
moralitos

el 15/2/14
Nadie le gana a Dios en generosidad!!!!!!!!!!!!!!
Jesús lo demuestra aqui en este evangelio generoso que nos regala este día. Sea como sucedió, no importa. Esto no se trata de desestimar el valor propio de la generosidad de Dios, esto se trata de aprender de las manos de Jesús de como con tan poco se puede alimentar a muchos. Los invito a todos a imitar a Jesús. Hay tantos orfanatorios en el mundo llenos de necesidades. Hay tanta gente en las calles con verdadera hambre. Hay tanta necesidad en el mundo de una mano caritativa. Empieza por tus familiares que viven en miseria, mira en tus vecindarios pero no con tus ojos mirones sino con los del Corazon asi como Jesús miró a todos esos 4000 hombres y mujeres llenos de hambre. Mira en tu ciudad y veras que la vida no es como tu crees s » ver comentario
Me gusta 0
pedro Anibal
pedro Anibal

el 15/2/14
Queridos hermanos, Grande el amor de Cristo, por que nunca nos dice ve y busca, sino nos regala condiciones para poder sobrevivir, nos regala mucho mas que nos alcanza y nos sobra, sino preguntémonos las veces que hemos caído en desgracia no nos ha dejado solos, sino que esta a nuestro lado dándonos aliento y ayuda para sobresalir de nuestros problemas por mas difíciles que estos sean, por que no hay amor mas grande que aquel que da hasta la vida por sus amigos, eso es amor, grande, puro y mas que eso nos sigue esperando para dotarnos de grandes cosas, por que sus planes son mejores que los nuestros, es el amigo que nunca falla.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.