Comentario al Evangelio del

Severiano Blanco, cmf

Queridos hermanos:

Hoy debemos comenzar aclarando un malentendido procedente de un equívoco en la lengua original del evangelio. No es creíble que Jesús hable en parábolas –género didáctico sencillo y aclarador- para que no le entiendan y así no se abran a la salvación; él no afirma que “a los de fuera se les habla en parábolas”, sino que a quienes optan por mantenerse a distancia y no seguirle “todo les resulta un enigma”. Y ese “todo” abarca por igual los dichos y los comportamientos y acciones de Jesús; hace un par de días veíamos cómo los escribas, orgullosamente distanciados, malinterpretaban las curaciones realizadas por él y las atribuían al poder de Beelzebú. Para entender a Jesús no basta la fría inteligencia, sino que se requiere cercanía afectiva, actitud de comunión (en realidad nos sucede también con las demás personas; si no hay cercanía humana, acabamos constatando que “hablamos distinto lenguaje”). A los adeptos a Jesús, entusiasmados por su persona, “se les abre el misterio” del Reino de Dios.

Esta interesante llamada a la “cercanía afectiva” nos la ofrece el evangelio de hoy flanqueada por una parábola y su aplicación a la vida de la iglesia. La parábola de la semilla nos es muy conocida, aunque quizá no la leamos normalmente en el sentido que Jesús quiso darle. Los expertos en exégesis bíblica la designan como “la parábola del sembrador impertérrito”. En efecto, nos habla de una serie de sementeras frustradas y de un sembrador que no se rinde, que mantiene la ilusión; finalmente su afán tiene éxito, un éxito muy superior al esperado. Al parecer, en las tierras áridas de Palestina no solía contarse con una cosecha del sesenta o ciento por uno. Esto Jesús lo refiere al Reino de Dios, realidad que él nunca define pero de la que afirma que superará con creces las más optimistas expectativas humanas; lo que Dios realiza es siempre pasmoso. Ningún fracaso tiene derecho a marchitar nuestras ilusiones; el que cree de verdad en Dios Padre vive necesariamente en la esperanza, siempre abierto a la sorpresa deslumbradora.

Esta debió de ser una lección muy necesaria a los seguidores de Jesús, que se fijaban demasiado en las limitaciones de lo humano y a quienes el Maestro tuvo que llamar repetidas veces “gente de poca fe” y reprocharles su cobardía. Quizá hoy nos reprocharía también a nosotros la facilidad con que tiramos la toalla y contagiamos desencanto con frases irónicas, burlescas y asesinas.

La explicación detallada de la parábola parece haberse originado en otro momento, y con finalidad moralizante más bien que como llamada a la esperanza. En el caminar del creyente la Palabra le sigue llegando en el día a día; nos sigue llegando. Son nuevas llamadas que van dando forma a la llamada inicial al seguimiento de Jesús; y son llamadas que pueden ser acogidas o acalladas, conservadas u olvidadas rápidamente. Los ejemplos del texto evangélico son sumamente prácticos y actuales: la superficialidad, el engaño del dinero fácil, la cobardía ante la persecución o menosprecio, etc son otras tantas contraindicaciones para que la Palabra del Señor dé forma a nuestro vivir y a nuestro hacer. Que el señor nos conceda vivir con los ojos abiertos frente a esos enemigos de nuestro crecimiento espiritual.

Vuestro hermano
Severiano Blanco cmf

Comentarios

Deja tu mensaje:

GUILLERMO
GUILLERMO

el 29/1/14
Somos de condicion Humana, pero no debemos dejar llevarnos , por el consumismo , donde todo lo vemos normal , el evengelio de hoy nos invita a ser esa buena semilla y dar frutos para los demas , roguemos a DIOS , poner en practica su santa palabra
Me gusta 0
Pedro
Pedro

el 29/1/14
QUERIDO HERMANO EN CRISTO SIENTO QUE TU COMENTARIO DEL EVANGELIO ES MUY DURO MUCHO NO LO ENTIENDEN SOBRE LA PALABRA DEL SEMBRADOR LAS 4 POSICIONES HABLANOS CON AMOR.
Me gusta 0
Irenarco Cala
Irenarco Cala

el 29/1/14
Gracias bendito Dios, por enseñarme a insistir, a persistir y a no desistir. Hoy confío más en tu palabra.
Me gusta 0
Silvia teresa
Silvia teresa

el 29/1/14
SEÑOR
,tus palabras me dan confianza,seguridad,aún en los momentos mas difíciles,te invoco y siento la presencia de tú espíritu guiándome. GRACIAS SEÑOR
Me gusta 0
pedro Anibal
pedro Anibal

el 29/1/14
Queridos hermanos, sin duda Jesús a lo largo de su estadía en la tierra dejó enseñanzas basadas en parábolas que muchas veces no es fácil interpretar, pero insiste en hacer el esfuerzo necesario para poder llegar al fondo del asunto y en esta oportunidad la parábola del sembrador nos compromete a tener bien puesto nuestros cinco sentidos y darle la aceptación debida para que sus enseñanzas caigan en tierra fértil y de una forma comprometida seamos sólidos en nuestros actos referentes a la vida cristiana que es lo que quiere Dios para nuestras vidas, comprometiéndonos en hacer su voluntad por mas dura que esta sea.
Me gusta 0
Martha Lucia
Martha Lucia

el 29/1/14
El Evangelio de hoy nos invita a reflexionar sobre el valor de la familia a la luz de la fe, para aceptar a los demás como Jesús lo hizo, sin limitaciones con afecto y generosidad, recordando que cada ser humano que se acerque a nosotros debe encontrar un ser maravilloso que le recuerde la presencia de Jesús.
Me gusta 0
Nestor
Nestor

el 29/1/14
Que tu palabra me purifique y haga de mi un corazon como el tuyo.
Me gusta 0
wilmer373
wilmer373

el 29/1/14
Una de las lecciones del Evangelio de hoy es la paciencia del Señor como maestro. Empieza el texto diciendo: “se puso a enseñar otra vez”. Porque Jesús se adapta a nuestra condición y sabe que las cosas hay que repetirlas muchas veces. Busca un lenguaje que todos puedan entender. Junto a Jesús maestro aparecen los discípulos como alumnos. También nosotros nos podemos ver en ellos. Lo primero que vemos es que hay que querer aprender. De hecho su actitud es ya una manera de responder a la parábola que han escuchado. Jesús ha hablado de diferentes terrenos en los que cae la semilla del Evangelio. Según el terreno será la cosecha. Una queja frecuente entre cristianos es que cuesta entender la voluntad de Dios. Pero ellos no ponen nada de su parte: no se esfuerzan en el estudio p » ver comentario
Me gusta 0
Joel Osorio
Joel Osorio

el 29/1/14
Se puso a enseñar otra ves: un verdadero discipulo misionero es aquel que incansable va igual que el maestro anunciando el Reino, y este es para todos, pero este anuncio aunque siendo el mismo para todos llega de diferente manera segun su receptor. Abrirle las puesrtas de nuestra vida a Jesus nos hace diferentes, nos hace discipulos y asi ya no las parabolas sino el mensaje mismo del Reino nos da la apertura para la salvacion.
Me gusta 0
canaflor
canaflor

el 29/1/14
Gracias Señor Jesús por tantas bonaddes; ayúdame Señor a tener un corazón fertil a tu aplabra, para que pueda reflejar ante mis hermanos aunque sea un poco de tu amor. Amen
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.