Comentario al Evangelio del

Francisco Javier Goñi, cmf

Hasta ayer mismo la Liturgia nos ha estado mostrando la escena de Belén: el nacimiento del Hijo de Dios, la Encarnación de la Palabra en la historia, su manifestación a todos los pueblos, razas y naciones. Y de repente, la Palabra de Dios nos hace dar un salto en el tiempo para pasar a contemplar a Jesús en el inicio de su misión. La luz que ha comenzado a brillar en las tinieblas comienza también a recorrer los caminos de Galilea y del mundo entero para poder llegar a todos.

La transición la hace la cita que Mateo recoge del profeta Isaías: “… El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló”. Y la luz, que había estallado en medio de la historia por el nacimiento de Jesús, comienza ahora su misión en un tiempo y un lugar muy concretos: tras el arresto de Juan y en Galilea.

La Encarnación del Hijo de Dios no es una idea teológica, ni sólo un acontecimiento misterioso que se da en la profundidad de Dios. Es histórica; mejor aún, es la “historificación” de Dios. En el aquí y el ahora. Y Jesús comenzó a predicar por los caminos y aldeas de Galilea llamando a la conversión y proclamando la Buena Noticia, el Evangelio, de la cercanía del Reino. Y así, histórica y concreta, la luz de Dios comenzó a inundar nuestra historia…

Ese Jesús, histórico, concreto, personal, humano, sigue hoy presente: en la comunidad cristiana y en el corazón de cada uno de los que le seguimos. Somos, hoy día, en nuestro aquí y ahora, encarnación histórica y concreta de la Luz encarnada de Dios, de Jesús. A través de nosotros él continúa recorriendo los caminos del mundo, proclamando a todos la alegría de la Buena Nueva del Reino, realizando signos concretos venciendo el poder del mal que se manifiesta de tantas maneras, e invitando a la conversión del corazón. Y sólo a través de nosotros podrá seguir haciéndolo, porque él es Dios encarnado.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Joselito H.
Joselito H.

el 7/1/14
Todo lo que pedimos a Dios lo recibiremos, si guardamos los Mandamientos. esto nos lo dice la primera Lectura del dia de hoy. Los que pertenecemos a Dios, no somos del mundo y por eso el mundo no nos entiende, el que nos entiende es tambien de Dios, y los que entienden y comparten con los que no son de Dios es porque son del mundo.
En el Santo Evangelio, vemos, como Jesus se aleja del lugar donde estaba y va a Zabulon a predicar, esto despues que Juan fue apresado.
Me gusta 0
wilsoncatano
wilsoncatano

el 7/1/14
lastimosamente esta palabra no corresponde al dia de hoy
gracias
Me gusta 0
pedro Anibal
pedro Anibal

el 7/1/14
Queridos hermanos, Hoy mateo nos advierte de una luz,esa luz se llama Jesús, pues en nuestras vidas debemos tomar esa luz para que nuestros caminos se vean iluminados con amor, perdón, paz y todas las virtudes que vienen de la luz, seamos convencidos que no podemos vivir en tinieblas por que tropezamos y caemos por eso pongamos en práctica la convivencia de las cosas que quiere Dios en nuestras vidas, desterrando el odio, el chisme, las bajas pasiones y todo lo que en verdad es negativo para nuestras vidas, aprendamos a decir no a lo que nos aparte del Señor, y empecemos hoy una nueva vida reflejada en Cristo Jesús nuestro salvador y verás que todo cambiará.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.