Comentario al Evangelio del

J.C.G

Nacimiento y muerte, ¡qué próximos!

Nacimiento y muerte están mucho más cerca de lo que parece. Nacemos para morir. Morimos para nacer. Extraña costumbre la de la Iglesia: ¡llama “día natalicio” al día de la muerte de sus santos! Ayer celebramos la Navidad de Jesús, hoy el día natalicio de su primer mártir: el joven Esteban. Escuchemos las palabras de Jesús que nos dan la clave.

Esteban era en Jerusalén como un inmigrante: helenista, no judío. A pesar de la situación precaria en que vivían en Jerusalén, como ahora también, los inmigrantes, a pesar de una cierta marginación incluso en la comunidad cristiana, supo asumir su vocación de mensajero de la palabra de Dios y servidor de la comunidad. Su persona destellaba un esplendor especial que seducía. Hablaba de Jesús con un frescor especial. Las autoridades percibieron su peligrosidad y, por eso, acabaron enseguida con él, condenándolo a muerte y apedreándolo. San Lucas nos presenta la muerte de Esteban con rasgos muy semejantes a la de Jesús.

En el evangelio de hoy Jesús pide a sus discípulos tres cosas: 1) que no se fíen de la gente, ni siquiera de los miembros de su familia; 2) que no se preocupen de lo que van a decir o cómo lo van a decir cuando sean llevados a los tribunales; 3) que perseveren hasta el final.

Al pedirles que no se fíen de la gente, les está diciendo que sean prudentes porque cualquiera podrá delatarlos ante las autoridades. Son objeto de un odio diabólico a causa del nombre de Jesús. Si eso ocurriere, sin embargo, que no se preocupen porque: 1) el Espíritu de Dios Padre hablaré a través de ellos; 2) y de ese modo tendrán la oportunidad de anunciar el Evangelio a gentiles, gobernadores y reyes. Finalmente, Jesús les recomienda perseverancia hasta el final, porque al final habrá salvación y rescate.

Cuando nace la criatura el dragón quiere devorarla. Eso nos dice el capítulo 12 del Apocalipsis. Cuando nace Jesús Herodes quiere matarlo. Cuando nace la Iglesia Esteban es apedreado y muere. Parece que no hay navidad que no traiga consigo un mensaje también de martirio.

Herodes, dragones homicidas, martirizadores son símbolos del mal que emerge allí donde hay un nuevo nacimiento. Cualquier buena iniciativa, cualquier buen sentimiento que quiera hacer cambiar una vida, encuentra siempre la oposición, un maldito demonio que quiere acabar con ello. No nos dejemos amedrentar por el mal. No le demos importancia al mal. Porque donde abunda el pecado, sobreabunda la gracia.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Joselito H.
Joselito H.

el 26/12/13
Senor, ayudame a precevar mi fe como la mantuvo Esteban hasta el final, y como fue martirizado, muriendo apredreado, por tu amor Senor.
Quiero, Senor, ser tu seguidor hasta el final y defender mi Fe, antes aquellos que se oponen a tu Evangelio y tener en cuenta, como dice el Evangelio de hoy que aunque esten en contra de nosotros y nos lleven ante los tribunals, no temamos ante las falsas acusaciones por lo que vamos a decir en nuestra defenza, ya que Tu, Senor nos dara palabras para nuestra defense. Amen.
Me gusta 0
pedro Anibal
pedro Anibal

el 26/12/13
Queridos hermanos, el espíritu de Dios, nos hace perder el miedo a la muerte, y es mas a pesar del sufrimiento de Esteban cuando estaba siendo muerto perdonaba a sus agresores, bonita forma de imitar perdón, y sobre todo perseverancia lo que nos pide Jesús en el evangelio, que perseveremos hasta el final, que por su causa, seremos perseguidos, condenados, vapuleados, burlados, etc, etc, pero que importancia encontramos en estos hechos, si por la misma perdemos la vida, pero como premio ganamos el cielo, entonces vale la pena sacrificar la vida terrena por ganar la vida eterna, por eso digamos que grande eres Señor que nunca dejas de tenernos en cuenta. Te amamos y bendecimos.
Me gusta 0
JAUME DIAZ
JAUME DIAZ

el 26/12/13
QUE EN EL MENSAJE QUE NOS DEJA LA PALABRA EN ESTA LECTURA LA DEBERIAMOS DE ALPLICARNOSLA EN CADA MOMENTO DE LA VIDA PARA HACER LA VOLUNTAD DEL SEÑOR Y OTRA RESPUESTA TENDRIAMOS DE LOS QUE NOS RODEAN


Y QUE EN OCACIONES NOS VEMOS COMO ESTEBAN PERO CUANDO NOS EMPLAZAN NO MORIMOS Y MAS BIEN CORREMOS PARA SALVARNOS DE LA MUERTE DE LOS COMENTARIOS DE LOS DEMAS.

Y NO OLVIDEMOS LAS TRES MENCIONES QUE NOS DEJA PARA NUESTRA GUIA NO SE FIEN DE LA GENTE/NO SE PREOCUPEN DE LO QUE DIRAN Y PERSEVERAR HASTA EL FINAL

GRACIAS POE ESTE ESPACIO PARA COMPARTIR LA PALABRA CON LOS HERMANOS DEL PLANETA.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.