Comentario al Evangelio del

Juan Lozano, cmf

San Ambrosio.

Querido amigo/a:

Hoy concluye la primera de las cuatro etapas del camino del Adviento. Al finalizar esta primera meta volante, el profeta Isaías nos hace un llamamiento a la conversión en el oráculo que nos presenta la primera lectura de hoy. Es un bello canto a la compasión y al perdón de Dios, siempre paciente y dispuesto a regalar su gracia. Pero recordemos que el proceso de conversión, de volver la mirada, pasa por el reconocimiento del propio pecado, el sincero arrepentimiento, el abandono de las idolatrías y la vuelta al propio Señor. Se nos invita a retomar el camino y a permanecer atentos a su voz para no extraviarnos. Qué bien lo expresa el profeta, -Si te desvías a la derecha o a la izquierda, tus oídos oirán una palabra a la espalda: Éste es el camino, camina por él-. Así lo hizo San Ambrosio, un elocuente pastor del siglo IV del que hoy hacemos memoria.

Para esto sirven estos tiempos de preparación que vivimos en la Iglesia, como la Cuaresma o ahora el Adviento, para retomado nuestro camino, hacer lo que tenemos que hacer. ¿Y qué es? Lo que hace Jesús en el evangelio de hoy: anunciar el Reino de Dios a través de la curación, el servicio y el anuncio. Esta es la misión de la Iglesia. Esta es nuestra misión: llevar a Jesús. Si no fuese así, si nos limitáramos al crecimiento y perfeccionamiento personal, caeríamos en un individualismo y concupiscencia espiritual. Qué bien se está aquí, qué íntegro me siento, qué equilibrado me he levantado hoy… No, la fe no es una terapia personal, aunque evidentemente nos unifica y mucho. Pero no es para quedarse ahí. El siguiente paso o el paso simultáneo, mirando a nuestro maestro, es anunciar, llevarle a Él, ponerse en camino. Y con alegría. A esto nos invita el Papa en su recién publicada exhortación apostólica Evangelii Gaudium (La alegría del evangelio).

Esta tarde en muchos países celebramos la vigilia de la Inmaculada Concepción. Miramos a María, nuestra Madre en la fe, recordando su disponibilidad a Dios, su sí a Él, y la puerta que esta aceptación y entrega supuso y supone para todos los creyentes: nada más y nada menos que el nacimiento de nuestro Salvador, que dentro de poco celebraremos. Y nos volveremos a encontrar con ella el próximo día 12 de este mes, bajo la advocación de Ntra. Sra. de Guadalupe, muy venerada en el continente americano. Ella es otra de las protagonistas del Adviento, como no podía ser menos.

Celebrar a María es recordarnos que tenemos una Madre en el camino del seguimiento de Jesús, que no estamos solos. Es recordarnos que la fe es un camino de alegría, porque el Señor está con nosotros. Y cuando lo olvidemos, basta con mirar a la Madre, cómo ella lo vivió; su sí fue plenificado, su confianza no quedó defraudada. Ella nos recuerda que este camino, que esta apuesta es, incluso cuando todo parece perdido en medio de la noche, de ganadores.

¡Inmaculado Corazón de María, ruega por nosotros!

Vuestro hermano en la fe: 
Juan Lozano, cmf.

Comentarios
Joselito H. Joselito H.
el 7/12/13
Te pido Senor que me ayudes a predicar tu Evangelio a los que no conocen de Ti, son tantos los hermanos que no han tenidos la oportunidad de conocerte, y andan errantes y estenuados, como lo dice el Evangelio de este dia.
Me gusta 0
pedro Anibal pedro Anibal
el 7/12/13
Queridos hermanos, en verdad que diciembre mes de la natividad de Jesús no es otra cosa que dejarlo nacer en nuestro corazón, y poner nuestro entendimiento en cada día de este adviento por que hoy el Señor nos pide ser obreros de su mies llevando por doquier sus enseñanzas para poder advertir a nuestros hermanos que Jesús nos espera con los brazos abiertos lleno de amor y paz.
Seamos portadores del inmenso amor que Jesús tiene para sus hijos y demostremos con nuestros ejemplos de vida y evangelización que nosotros si somos verdaderos hijos de Dios y obreros de su mies.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.