Comentario al Evangelio del

Juan Carlos Martos, cmf

Hermanas y hermanos:

La parábola de hoy sorprende por su tono provocativo y poco edificante. A los predicadores les resulta incómoda la explicación de esta parábola que contradice las más básicas reglas de la moral. ¿Debemos entender que Jesús alaba esa picardía deshonesta, en la que el fin justifica los medios, cualesquiera que estos sean? ¿No estaría esto en flagrante contradicción con la condena sin paliativos hacia el fraude y el engaño defendidos por cualquier manual de ética o de derecho?

No tratemos de encontrar aquí, en absoluto, ningún lapsus o descuido por parte del Maestro en temas morales relativos al séptimo mandamiento. Ni mucho menos pretende esta parábola recordar y advertirnos de que el mal y la trampa suelen acabar triunfando en el mundo de los trajines humanos.

¿Qué quiere enseñarnos Jesús? La parábola parte de un hecho sin calificaciones éticas: un problema administrativo y de falta de honestidad de un funcionario. En base a tal hecho nos enseña una verdad más profunda. El administrador infiel se encuentra en una situación de gran apuro, prácticamente sin salida: pillado en su deshonestidad, no encuentra alternativas válidas para escapar, en el sentido más inmediato de la expresión: ni el trabajo físico ni la mendicidad son salidas válidas para él. De ahí que busque soluciones por medio de la astucia, haciendo que los deudores de su amo se conviertan en deudores suyos, y así poder ganarse su favor futuro.
En la moraleja encontramos la lección: Debemos aprender la astucia de ese administrador. Es una astucia más propia de los hijos de este mundo con su gente que de los hijos de la luz. ¿Y qué es exactamente tal astucia?

No se refiere aquí a aquella capacidad fullera y mentirosa que posibilita conseguir los propios objetivos a través del engaño o de la picaresca. Evoca otra cosa distinta. Se trata de la creatividad, de la imaginación para salir airosos en las situaciones difíciles de la vida sin quedar congelados por la desesperación o por la inútil acusación de que la culpa la tienen otros. Esa sagacidad es aquella habilidad y empeño que nos lleva a encontrar una salida en toda situación complicada que se nos presente, por retorcida y peligrosa que nos pueda parecer. Es una actitud de ojos abiertos, de lucidez. Desde esta perspectiva, esa astucia es un sinónimo de la esperanza activa, que el Señor desea que aprendamos bien.

Hermano en el Señor
Juan Carlos cmf

Comentarios
PEDRO ANIBAL PEDRO ANIBAL
el 8/11/13
Queridos hermanos, las habilidades humanas se deben poner de manifiesto cuando nos sintamos perseguidos por nuestras propias limitaciones, debiendo tener como principio la lealtad a Dios, demostrando siempre con nuestros actos que respondemos a los bienes espirituales que se nos han dado para ser administradores y por lo tanto debemos rendir buenos frutos sin pensar en el fraude.
Me gusta 0
Fredy Carcamo Fredy Carcamo
el 8/11/13
El administrador no es alabado por su estafa, si no por su habilidad de solucionar su problema personal ante las desventajas que se enfrentaria fuera de su trabajo, ya que aparte de subir o bajar deudas a su patrono esta ganando amigos obviamente dentro de su genero, que de alguna forma le pudiesen ayudar en su nueva situacion. Solo que el dinero manchado por alguna culpa o sangre esclaviza al hombre hasta el punto de separarlo de Dios. Por otro lado, el Evangelio nos da la ventaja de vivir libres actuando de acuerdo a principios humanizadores y universales, como dice San Pablo, llenos de buenas dispocisiones, llenos de todo conocimientos y capacitados tambien para poner toda astucia en funcion de la instauracion del reyno. Que el divino Creador me asista con sus Santos y Angeles para asim » ver comentario
Me gusta 0
Adriana Adriana
el 8/11/13
Con todo respeto del padre Juan Carlos, yo tambien estoy de acuerdo con Linder Paulino. Talvez porque estoy viviendo una situacion dificl en mi vida creo que entendi lo que el senor quiere decir.... " Porque los que Pertenece a este mundo, son mas habiles en susunegocios que los que pertencen a la luz......... las personas pegada a su fortuna o bienes materiales tienen como prioridad sus propios intereses mataeriales de hay su habilidad el amor al dinero al bienestar propio no importando a quien arrastren con esto, mientras que las persona de luz las que estan mas cerca a Dios y a su pensar su fortuna esta concentrada no en le dinero ni poseciones materiales su fortuna es mas espiritual mas de amor, mas intangible... eso creo... amen
Me gusta 0
Gustavo Gustavo
el 8/11/13
Recuerda hermano anónimo, el que tenga oídos para oir, que oiga. Pide al Espíritu Santo que te abra el entendimiento y puedas comprender Su Palabra. Lo mismo te aconsejo a ti, hermano Linder. Dios los bendiga.
Me gusta 0
Mª Eugenia Mª Eugenia
el 8/11/13
Gracias Juan Carlos por la aclaración. Porque es verdad que algunas lecturas del Señor me cuesta saber lo que nos quiere decir.
Señor, dame la astucia necesaria para combatir el mal con el bien, siendo instrumento tuyo.
Me gusta 0
Joselito H Joselito H
el 8/11/13
Hoy nos muestra el Senor, a traves de este mal administrador, en el Evangelio de hoy la sagacidad y la astucia que exhbio este hombre cuando se vio acorralado acudiendo a los deudores, para que compartieran con el las deudas que tenian con el patron. sin usar la malicia del mundo, nosotros los cristianos debemos ser tambien astutos y apoyandonos en la sabiduria que nos da el senor, debemos usarla en contra de Satanas.
Me gusta 0
Linder Paulino Linder Paulino
el 8/11/13
En desacuerdo con la linea del comentario. Entiendo que el mensaje de la parábola es, más bien, que aprendamos que hay algo mas importante y de mayor arrastre que el dinero, que es hacer el bien y buscar el favor de los demás.

Jesús, con una historia muy del mundo refiere cómo hasta las ordas más oscuras de esta tierra comprenden eso y lo aplican para su beneficio. Cuánto mas nosotros, que nos decimos ser cristianos debemos comprender que, hacer el bien a los demás, es la vía para acercar a otros a Cristo y ser testimonio de su gracia y de su amor.
Me gusta 0
anonimo anonimo
el 8/11/13
SINCERAMENTE NO ES LO QUE DICES JESUS...ME EXTRÑA LA REFLEXION...ASI SE ALEJAN LOS FIELES...
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.