Comentario al Evangelio del

Juan Carlos Martos, cmf

Hermanas y hermanos:

Nos encontramos con los diez primeros versículos del famoso capítulo lucano de la misericordia; las dos primeras parábolas: la oveja y la moneda perdidas. Junto con la del hijo pródigo aparecen enmarcadas en un ambiente hostil de rechazo abierto a Jesús. Para los fariseos es imperdonable el acoger a los pecadores y comer con ellos.

Sin su arrepentimiento y su promesa de enmienda previos no puede mantener trato con ellos. La praxis de Jesús, al ir en otra dirección, motivaba el enfado supino y la dura oposición de aquel grupo de letrados y fariseos. Estos no llegaron a entenderle jamás al mostrarles con hechos e historietas cómo es el amor misericordioso del Padre Abbá.

  • El amor misericordioso de Dios–como todo verdadero amor- es siempre «débil». Se sitúa a las antípodas del control y de la posesividad que asfixia al amado, impidiéndole desplegar su libertad inviolable. Una oveja se puede perder, las monedas se pueden extraviar… y un hijo se puede ir de casa. No están bajo control. La posibilidad inevitable de pérdida o fuga no destruye el amor inmenso de Dios.
  • El amor misericordioso de Dios –como todo verdadero amor- sabe acoger en sus entrañas el dolor. El Abbá no es de acero inoxidable. No es ni indiferente ni insensible. La pérdida de uno solo de sus hijos –¡¡de uno solo!!- hiere su corazón de padre compasivo. Para Él, cada uno de nosotros tiene tanta importancia y valor como todo el conjunto de la humanidad. Nadie queda excluido. Dios jamás desprecia a ninguno de sus hijos e hijas.
  • El amor misericordioso de Dios –como todo verdadero amor- está preñado de esperanza y de alegría. ¡Qué aluvión de alusiones a la alegría por el reencuentro aparece en estas parábolas! Ejercitar la misericordia es una práctica audaz (tiene sus riesgos) y peligrosa (el otro puede despreciarla o abusar de la bondad); pero siempre culmina en gozo; un gozo contagioso que se transmite a otros.

Un rabino, de nombre Cordovero en una de sus obras enumera Trece Atributos de Misericordia, que debemos esforzarnos por imitar: (1) Tolerancia; (2) Paciencia con los demás; (3) Perdonar; (4) Buscar el bien en los demás y para los demás; (5) No guardar la ira; (6) Realizar actos de bondad; (7) Amar y buscar el bien para alguien que te ha hecho daño y ahora desea rectificar ese daño (perdonarlo no es suficiente); (8) Recordar las buenas acciones de los demás y olvidar las malas que cometen; (9) Sentir compasión por los demás, incluso por la gente malvada; (10) Actuar con honestidad; (11) Actuar con bondad e indulgencia hacia los demás (no insistir en aplicar "la letra de la ley" sobre los demás); (12) Ayudar a los demás a arrepentirse y no guardarles rencor; (13) Buscar maneras de mostrar misericordia y compasión a los demás, aunque uno no encuentre en ellos ningún factor atenuante.

Hermano en el Señor
Juan Carlos cmf

Comentarios
Joselito H Joselito H
el 7/11/13
Asi como el Senor murio por nosotros en la Cruz, dandonos la herencia de la Gloria y el perdon de los pecados, asi nosotros tambien tenemos que morir al mundo, y resicitar con Jesus.
El Evangelio nos habla de los fariceos y pecadores que les hacia critica a Jesus, porque compartia con los pecadors entonces, el Senor les dice, que habia venido a buscar los pecadores y no a los justos.
Me gusta 0
Elba Genao Elba Genao
el 7/11/13
La verdad es que el Señor conoce nuestras intimidades esa meditación me la envió el mismo Jesús, gracias por ser parte de mis secretos
Me gusta 0
Edilson Edilson
el 7/11/13
Cuanta profundidad y claridad hay en esta corta descripción de la "Misericordia" que no se agota.
Si Dios tuviera que escoger un apellido creo que podría ser: Misericordia Amor. Bendiciones
Me gusta 0
Mª Eugenia Mª Eugenia
el 7/11/13
La lectura de hoy me ha movido el corazón, se puede decir que me ha inquietado. Dios nos pone las cosas muy fácil para salvarnos, y nosotros lo complicamos todo. En esta lectura me ha hecho ver que el resentimiento hacia una persona nunca te llevará a la felicidad, sé que no puedo mandar sobre mis sentimientos, pero una cosa es SENTIR y otra cosa es CONSENTIR. No pienso consentir que me invadan sentimientos de recelo hacia otra persona. Mi propósito del día será rezar jaculatorias cada vez que me vengan pensamientos que me quiten la Paz interior.
Me gusta 0
moralito moralito
el 7/11/13
Que bien que los rabiños de hoy dia reconoscan lo que Jesús les enseño hace 2 mil años. En Buena. Ahora, El Padre es AMOR, Jesús nos lo reveló al mostrarnos al Padre haciendo todos los Milagros y hablandonos como habla el Padre porque EL y EL PADRE son lo mismo. Misericprdia y cpnversion nos pide Jesús. Nos enseñó que tenemos que perdonar y nos dice que amemos sin limites. Busca a tu oveja pérdida en alguien en tu vida para que siga habiendo fiesta en el cielo.
Bendiciones
Me gusta 0
PEDRO ANIBAL PEDRO ANIBAL
el 7/11/13
Queridos hermanos : caminando bajo las tinieblas fui encontrado por la misericordia del Señor, llevado al taller donde fui reparado y restaurado, el maestro de esta obra se llama a Dios, quien me acogió amorosamente instruyéndome con pedagogía de entendimiento fácil, he de imaginarme la fiesta propalada en mi nombre en el palacio del altísimo, hoy me encuentro en la puerta del taller esperando la orden de mi Dios para ir en busca de mi obra escrita a puño y letra de este hombre renovado que caminará en presencia del Maestro. AMEN.
Me gusta 0
Paco Rene Paco Rene
el 7/11/13
Viviremos para El:
No para idolatrado con los brazos cruzados, si para luchar su misma lucha, para continuar el trabajo de una tierra justa, y cambiar la masa de hermanos en un pueblo de amigos.......Por eso para El murieron : para se como El. Granos de trigo caídos en tierra y dar mucho fruto; para probar cuanto vale Jesús y cuanto vale la pena seguir su obra: parar invitartarnos a partenecerle al Señor, como ellos, en la vida y en la muerte. Muchos para El vivieron y para El murieron. Con afecto
Me gusta 0
gloria gloria
el 7/11/13
El señor es mi pastor, me lleva por caminos rectos, si hago lo contrario a su voluntad, me busca y me vuelve al camino. y se alegra su corazón y el mio, porque siempre me protegerá.
Me gusta 0
Danilo Peña Danilo Peña
el 8/11/13
En comparación con las noventa y nueve ovejas, una no vale mucho para nuestra manera de ver las cosas y una moneda por mucho valor que tenga, no nos inquieta tanto el perderle. Pero Dios ve de manera distinta y debería ser nuestra forma de ver: aun aquel despreciado, deprimido y perdido por su pecado, ahora el Señor lo busca y le dice , tu eres importante y te amo, ven conmigo. Esa es la felicidad de Dios y la nuestra de sabernos llamados y amados por El a pesar de nuestra pobreza y pequeñez.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.