Comentario al Evangelio del

C.R.

Queridos amigos y amigas:

Con la solemnidad litúrgica de todos los santos la Iglesia proclama la santidad anónima, pero no por ello menos eximia, de tantos hombres y mujeres que forman el séquito de Cristo. Esa gran muchedumbre que -según el vidente del libro del Apocalipsis- nadie podía contar. Pertenecientes a todas las razas y tribus y pueblos y lenguas: apóstoles, mártires, vírgenes, confesores, doctores, pastores, santos varones, santas mujeres (según la terminología del santoral)... Y aún podríamos añadir nombres de los diversos oficios y condiciones de vida, y la lista de santos y santas sería interminable.

Los santos y santas anónimos son esos que nos han precedido en la tierra llevando una “vida corriente”, que nos estimulan con su ejemplo y que ahora interceden ante Dios por nosotros.

“¿Será difícil ser santo?”, se preguntan algunas personas. La verdad es que lo difícil, difícil, es que la santidad -de existir- sea reconocida oficialmente. Para eso, debe producirse algún que otro milagro, además de requerir un papeleo interminable y el empleo de no pocos recursos económicos. Así van las cosas de palacio... Pero ser santo o santa -según el caso-, que eso es lo importante, está al alcance de nuestra mano, contando siempre con la gracia de Dios.

Alguien dijo que, para ser santo, no hay que hacer nada extraordinario. Basta con hacer extraordinariamente bien las cosas ordinarias. ¡Eso es nada! En el cielo -cuando vayamos- nos encontraremos con mucha gente sencilla que estará rodeada de un halo de santidad esplendoroso porque aquí, en la tierra, realizaron a la perfección sus deberes familiares, cívicos y religiosos sin llamar la atención: padres y madres, abuelos y abuelas, vecinos, colegas de profesión y cientos de miles de seres anónimos, a algunos de los cuales conocimos algún día o nos cruzamos con ellos en la calle, en el metro, o coincidimos con ellos en el ascensor de nuestra casa, etc.

Seamos santos porque santo es el Señor. Eso va por todos.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Raul Caicedo N.
Raul Caicedo N.

el 1/11/13
Les agradezco por presentar diariamente las lecturas de la Palabra de Dios que nos alimenta y enriquece. Bendiciones.
Me gusta 0
Richi947
Richi947

el 1/11/13
Santo, Santo, Santo es el Señor Rey de los Ejércitos...
Que el Señor Jesús nos gue para llevar siempre el camino del Reino de los Cielos. Amén.
Me gusta 0
Ciro Salirrosas
Ciro Salirrosas

el 1/11/13
Leer la Santa Biblia tiene que ser algo regocijante para el Cristiano y es mas, sentir el comentario de Iglesia, para vivir nuestra experiencia de Fe.
Me gusta 0
PEDRO ANIBAL
PEDRO ANIBAL

el 1/11/13
Señor, tu que acoges a los cristianos que eficientemente cumplieron con tus mandatos, y que fueron ejemplo para nosotros en la brega diaria es el claro sentimiento que todos somos llamados a ser santos, meta que esta al alcance de todos los que te seguimos, permíteme Señor, ser partícipe de tu entorno y que siempre este dispuesto a dar lucha al pecado, ayúdame a tener siempre mi corazón dócil. amen
Me gusta 0
Irenarco Cala
Irenarco Cala

el 1/11/13
Demos gracias a Dios por permitirnos el acceso a Su Santidad, y esto es posible sólo en Cristo Jesús Señor nuestro, por quien suspiramos...Ven Espíritu Santo. Amén
Me gusta 0
Sally, Rep. Dom
Sally, Rep. Dom

el 1/11/13
ES un gran desafío par el hombre y la mujer de hoy ver, percibir o vivir la santidad, tantas cosas de este mundo nos agobian, nos aplastan, nos distraen, sin embargo el comentario de hoy arroja luz y nos propone un método * Hacer extraordinariamente bien las cosas ordinarias del día a día* y cuando se nos torne difícil leer nuevamente las Bienaventuranzas y sentirnos afortunado por TODO LO QUE TENEMOS Y SOMOS !
ESPÍRITU SANTO ... ACOMPÁÑANOS!
Me gusta 0
Joselito H
Joselito H

el 1/11/13
Senor te pido, en este dia de los Santos, que me ayudes a cumplir con mi deber de guarder los diez Mandamientos, que Tu has puesto a nuestro alcance y asi, lograr la perfeccion de la santidad y un dia ser contado entre los elegidos por Ti y disfrutar de la Gloria eterna amen.
Me gusta 0
Sally, Rep. Dom
Sally, Rep. Dom

el 1/11/13
ES un gran desafío par el hombre y la mujer de hoy ver, percibir o vivir la santidad, tantas cosas de este mundo nos agobian, nos aplastan, nos distraen, sin embargo el comentario de hoy arroja luz y nos propone un método * Hacer extraordinariamente bien las cosas ordinarias del día a día* y cuando se nos torne difícil leer nuevamente las Bienaventuranzas y sentirnos afortunado por TODO LO QUE TENEMOS Y SOMOS !
ESPÍRITU SANTO ... ACOMPÁÑANOS!
Me gusta 0
JAUME DÍAZ
JAUME DÍAZ

el 2/11/13
LA REFLEXIÓN DE ESTE DÍA ES BASTANTE REGOSIGANTE PARA AQUELLOS QUE SE LES MENCIONA Y LO QUE DIOS PADRE TIENE PARA ELLOS EN EL REINO DE LOS CIELOS Y LO QUE RECIBIRÁN CADA UNO DE ELLOS POR SU PASO EN ESTE MUNDO TERRENAL Y SU GRAN RECOMPENSA EL DÍA DELLLAMADO FINAL .

Y LO QUE NOS DICEN LAS LECTURAS DEL DÍA SON DE GRAN APOYO
PARA UNO EN EL DIARIO VIVIR
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.