Comentario al Evangelio del

Carlos Latorre

Estos cuatro versículos subrayan en su brevedad una actitud espiritual no siempre fácil de mantener como es la virtud de la vigilancia.

Esta llamada a la vigilancia se funda en el hecho de que la hora del retorno de Jesús es imprevisible. Un elemento constitutivo de esta espera vigilante es la actitud de servicio, especialmente para aquellos a quienes se ha confiado el cuidado de la comunidad. El amo valora tanto la vigilancia de sus criados que “se ceñirá las ropas de servicio, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirles”, reconociendo así que no sólo son dignos de confianza sino que se han convertido en su familia por su fidelidad.

Hoy día la “vigilancia” tiene especiales connotaciones sociales a las que no se refiere el texto del evangelio, pero que vale la pena tener en cuenta. De hecho las “cámaras de vigilancia” están a la orden del día para disuadir a ladrones y estafadores y cualquier contravención de la ley en el tráfico y en cualquier otra actividad social.

Ya nadie duda de que todos estamos vigilados, observados y fichados. En el paseo, en el mercado, en el autobús, en el banco, en el metro, en el estadio, en el aparcamiento, en las carreteras... alguien nos está mirando por el ojo de las nuevas cerraduras digitales. Cada uso del ordenador, de Internet o de la tarjeta de crédito deja huellas imborrables que delatan nuestra identidad, nuestra personalidad, nuestras inclinaciones. Evidentemente no nos sentimos cómodos con tanto control.

En antiguos catecismos se presentaban estampas con el “ojo escrutador” de Dios que nos controlaba: “mira que te mira Dios, mira que te está mirando”, decía el versito.

Jesús no nos habla así del Padre. El santo temor de Dios no depende de cámaras de vigilancia sino que brota de un amor tierno y filial y expresa una confianza absoluta en la misericordia del Padre.

Carlos Latorre
Misionero Claretiano

Comentarios
Joselito H Joselito H
el 22/10/13
Estamos conscientes de que heredamos el pecado de nuestros projenitores: Adan y Eva quienes por su dsobediencia, al ser enganados por Satanas nos hicieron cooparticipe de esa falta grave; pero, tambien,por la muerte de Jesus y por su Resurrccion tambien fuimos perdonados y nos hacemos herederos de la gracia de Dios y por ende de la Gloria Celestial, por eso Senor, Tu eres para mi el Libertador que me saco de la esclavitud del pecado a Ti Senor debo la vida y por eso te amo te alavo y te bendigo. Tu eres mi Rey, mi Jesus y mi guia. Gracias, Padre Bueno.
Me gusta 0
Jacky. Jacky.
el 21/10/13
Cristo es el principio de todo.
Así quiso Dios que "el todo" se encontrara en el y gracias a el fuera reconciliado con Dios.Colosenses1,19-20.

Jesucristo, es el único mediador entre Dios y los hombres.
Esa es nuestra Fe que Justicia a la humanidad para alcanzar la salvacion por el Santo Sacrificio reconciliador, de todos, por la Gracia de Dios.
No se trata de ver o sentir sino de creer lo que Dios hace. Por lo tanto hemos de corresponder al Amor con amor...Gratitud, que actúa al servicio del prójimo, "según nuestras posibilidades"...Amen y Amen!.
Me gusta 0
Fredy Carcamo Fredy Carcamo
el 22/10/13
En el Evangelio de hoy distingue claramente entre estar despiertos y estar dormidos. En el estado de vigilia podemos responder a cualquier llamado, urgencia o desafio; pero cuando estamos dormidos, nuestro cuerpo abandona las preocupaciones presentes y se abandona a su propio ritmo. Nuestro tiempo actual, no es tanto una epoca de cambios, como un cambio de epoca. Las transformaciones actuales de la humanidad, tienen un alcance global, solo comparable con los cambios de industrializacion hace tres siglos. Nuestra fe nos debe mantener despiertos para descubrir cuales son los desafios de nuestro momento en el que la comunicacion la informacion y el conocimiento son proclamados como los valores maximos y universales. Me pregunto...¿ Cuales son los principales desafios del cristiano ante la n » ver comentario
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 22/10/13
Queridos amigos/as un abrazo fraternal. La DESOBEDIENCIA que enuncia San Pablo y de la que ciertamente Adan tiene gran peso por cuanto que “la indicación fue clara” ya que el EDEN era para que “lo cultivase y lo GUARDACE” luego de darle Yahvé un mandamiento; le dice: «Puedes comer todo lo que quieras de los árboles del jardín, pero no comerás del árbol de la Ciencia del bien y del mal. El día que comas de él, ten la seguridad de que morirás.», Génesis 2,15-17.
Surge esta pregunta: Desobedecer a qué? en aquel momento o más bien dicho hoy día? Diríamos que a nuestra propia VOCACION: la de Cultivar y GUARDAR o CUIDAR, compartir, vida digna, ser FIEL al mandato “LA OBEDIENCIA” “Si” a la Santa obediencia, un si a todo aquello es lo verdadero.
Contrario a ello s » ver comentario
Me gusta 0
Viriato Viriato
el 22/10/13
Carlos: Acertado el último parrafo! Bella alusión a la Presencia, y si la Presencia es interna, como recordaba Pablo a los corintios, cómo no va a ser misericordiosa?, y cómo no entregarse a ella con absoluta confianza?
Me gusta 0
jorge Gómez M. jorge Gómez M.
el 22/10/13
La vigilancia que nos propone Jes?s me lleva a ser conciente de la esencia dinámica y novedosa de la vida tanto con minúscula como, sobre todo, de la VIDA con mayúscula. Nada se detiene. Exisitir comienza con "ex", porque se trata de salir, cambiar, no quedarse sentado, inmòvil o en la nada. Vigilar es un estado de lucidez contrario a la distracción y al sueño. Es una respuesta conciente y responsable a lo que pasa y a lo que esta por venir. Por eso nuestra fe debe ser viva: activa, lúcida, reflexiva, crìtica, renovadora. Mi Señor es vida, creación y novedad en curso, aquí, ahora y para siempre.
Me gusta 0
wilmer373 wilmer373
el 22/10/13
Tener la lámpara encendida listo y en todo momento nos debe conducir a estar dispuestos siempre a la llegada del Señor cuando viene en el hermano que sufre que espera de nosotros una ayuda...No desperdiciemos la oportunidad de estar más cerca a Cristo también en las malas cuando las papas queman...
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.