Comentario al Evangelio del

Enrique Martínez, cmf

DEMONIOS


 

            El Evangelio de este día se nos hace especialmente difícil por el lenguaje y el universo simbólico y bíblico que lleva, tan ajeno al nuestro. Hagamos, pues, algunas sencillas aclaraciones, a modo de guiones para facilitar la comprensión y la reflexión de este relato:

- «El dedo de Dios» es una expresión que viene ya del Éxodo y aún antes (8,15 por ejemplo) y que quiere simbolizar «el poder de Dios», la autoridad de Dios.

- El "Príncipe de los demonios" que aquí se le llama también Beelzebú. «Belzebú» era una deformación burlona del nombre de una divinidad fenicia a la que se denominaba Baal-Zebul (Dios del cielo).  Esa deformación permitía referirse a esa divinidad como «dios de las moscas y de las inmundicias donde se posan las moscas». Sería el «jefazo» principal del Reino de Satanás. En cualquier caso, es todo un insulto que se refieran a Jesús relacionándole con él.

- Sin entrar en discusiones sobre el concepto de «demonio», en tiempos de Jesús (y no sólo) era muy habitual atribuirles todos los males y tentaciones. Y se encontraban médicos y magos que hacían exorcismos, con distintos grados de éxito. Por lo cual, al ver a Jesús hacer estas curaciones, no se deducía inmediatamente que él viniera de parte de Dios, y algunos dudaban de sus intenciones. Jesús con sus palabras y hechos explica cuál es la razón, sentido y objetivo de sus milagros: El Reino (Dios) ha llegado hasta vosotros. Pero le piden «una señal del cielo». Quieren evidencias y fenómenos espectaculares. Y no las van a tener.

- Al comienzo de su Evangelio, Lucas nos presentó a Jesús en «lucha» contra el demonio en el desierto. Y poco después, su primer milagro: la curación de un endemoniado. Como queriendo decir que la presencia de Jesús entre nosotros supone un combate una guerra sin cuartel para que el mal (los demonios) que aprisiona, hace sufrir y destruye al hombre... retroceda y quede vencido. Definitivamente en la cruz y en la mañana de Pascua. 

- Siempre que alguien actúa para liberar, curar, recuperar, acoger a otro hombre... está colaborando con Jesús: El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama. Y también al revés: «los que estamos con Jesús» tenemos que combatir a brazo partido contra los muchos «demonios» que hoy dañan al hombre... y contra los «Príncipes» de este mundo... que a menudo son de carne y hueso, pero también a menudo son «fuerzas invisibles» o no localizadas: El mercado, la política, la economía, los grupos mediáticos, las multinacionales...etc

- Mientras estamos en este mundo, el proceso de conversión y de lucha contra nuestros «demonios», nunca termina. No hay que bajar la guardia, porque podemos superar una situación difícil, vencer aparentemente... y volver a caer de nuevo en ella o incluso en otra peor.

- Por último, la advertencia de Jesús sobre el fracaso de todo reino dividido... también vale para la Iglesia. Aquello del viejo refrán: «·divide y vencerás». Una llamada, pues, a la unidad en lo esencial, a no andar divididos por temas bastante secundarios, a disfrutar de la «pluralidad» y variedad de carismas, sensibilidades y estilos, a unir todas las fuerzas posibles (con cualquiera que quiera defender la dignidad humana)... en sana complementación y a no perder energías en absurdas riñas internas.

Enrique Martínez, cmf 

 

Comentarios

Deja tu mensaje:

Jacky.
Jacky.

el 11/10/13
Se dice que nunca es tan oscuro como cuando ya va a amanecer; es decir, que cuando el enemigo molesta, inquieta, es buena señal; esta afuera!... por eso hace ruido para perturbar, para alejar, para dividir, en la perseverancia de la oración de Fe es que se realiza el milagro del favor de Dios. El enemigo hace todo lo posible para dañar, para debilitar, para robarse la bendicion, pero en la Unión esta la Fuerza!...le respondemos al mundo que dice separaremos y venceremos.
Señor; creo en ti, pero aumenta mi poca Fe!. Que podamos escuchar esas palabras de Jesus cuando dijo: "hagase como has creído". Amen!.
Me gusta 0
antonia ruiz
antonia ruiz

el 11/10/13
Cuanta cavida le damos al demonio al estar como enemigos entre nosotros mismos.
Me gusta 0
Evaristo
Evaristo

el 11/10/13
Nunca me han convencido este tipo de interpretación que considera los demonios como una manera de decir el mal en general. Simplemente tendríamos que preguntarnos por qué los demonios no se manifiestan ahora como en el tiempo de Jesús o en la vida de algunos santos. Hay quien dice que los espíritus inmundos se quedan tranquilos y en la oscuridad porque no se sienten amenazados por nuestra vivencia de fe o nuestro apostolado. Donde hay una evangelización auténtica los demonios se levantan para defender su territorio.
Me gusta 0
Mªjesus
Mªjesus

el 11/10/13
cada día en la oración despues de Laudes sus reflexiones me ayudan a afrontar la convivencia con los hermanos de mi comunidad. Gracias
Me gusta 0
mirlaml
mirlaml

el 11/10/13
que bendicion levantarse con la palabra de dios y tomar fuerza para vencer el mal
Me gusta 0
angelrigoberto
angelrigoberto

el 11/10/13
primero dar grasias anustro padre dios portodo quenosda dia tras dia idespues cuidarnos del satanas que destruye familias isin considerasion bois inosetes
Me gusta 0
rigobertosilas
rigobertosilas

el 11/10/13
primero dargrasias anuestro padre dios por todo quenosda dia tras dia idespues cuidarnos del prinsipe de lodemonios o belsebu que destruye familias boys inosentes
Me gusta 0
Hector Raul
Hector Raul

el 11/10/13
primero que otra cosa es darle Gracias a DIOS por el don de la vida. y despues por nuestras familias. pedirle que nos fortalesca en nuestro caminar de este dia con la oracion que JESUS enseño a sus disipulos.
Me gusta 0
Sally, Rep. Dom
Sally, Rep. Dom

el 11/10/13
Hermoso comentario JACKY !
Nos da fuerzas para hacer frente a las luchas diarias, saber que todo su escándalo es solo para perturbar por querer entrar y no poder....Nos ilumina y nos llena de valor para PEDIR CONSTANTEMENTE EL ESPÍRITU SANTO, SU GRACIA Y SU PODER, EN NUESTRAS VIDAS COTIDIANAS.
Me gusta 0
ever ramirez
ever ramirez

el 11/10/13
Todos hacemos nuestras interpretaciones y creo que todas son validas desde el punrto de vista que el mal, satanas, los demonios o como querramos decirlo esta presente hasta en lo que no imaginamos, a veces incluso hasta en la confianza que sentimos de pertenecer a un grupo religioso, en fin, el arma invatible sera siempre la oracion de corazon reconocer todos los dias que sin la presencia del espiritu de Dios somos vulnerables a todo, clamar su presencia, no es un cuento, es verdadero y poderoso.
Me gusta 0
Emilia
Emilia

el 11/10/13
Somos vulnerables porque somos humanos por eso es imprescindible pedir la asistencia constante del Espíritu Santo que nos inspire en todas nuestras acciones que sin su asistencia somos bastante dèviles , convencernos a nosotros mismos que la oración es el mejor camino para invocarlo y pedirle que aumente mi insuficiente fe.
Me gusta 0
Verena
Verena

el 11/10/13
un comentario claro y sencillo, sumamente entendible Enrique gracias por ello!!! Jesús me dijo que luchara otra vez, que no me desesperara sino que tuviera fé, y yo le estoy alabando!! gloria a tí mi Señor!! danos unidad, fortaleza, misericordia para luchar contra "demonios" internos y externos , y vencerlos en tu nombre!!! Amén
Me gusta 0
Jacky.
Jacky.

el 11/10/13
Cuando el mundo canta victoria por sus obras de maldad; las Santas Escrituras nos enseñan a orar con Fe, estas palabras, que yo declaro hoy, en el Nombre Santo de Jesucristo! "Pongamonos en las manos del Señor mas bien que en las de los hombres, pues su Misericordia no es menos que su Poder". Siracides:2;18.
...lloraba volviendo su rostro al cielo, ponía su confianza en Dios. Daniel:13;35. AMEN Y AMEN!...
Sagrado Corazón de Jesus, en ti Confió!.
Me gusta 0
richi947
richi947

el 11/10/13
Siempre me recuerdo, aunque de a ratos se me olvidan esas palabras de Jesús: "Esta clase de demonios sólo se expulsa por el ayuno y la oración" ante la imposibilidad de los apóstoles para curar un enfermo...
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.