Comentario al Evangelio del

C.R.

Normalmente entendemos por “poder” la capacidad para someter a las cosas, o a las personas a la propia voluntad. Para Jesús el poder es otra cosa, el poder verdadero, el auténtico... es la donación de si mismo, enteramente, a la causa del Reino de Dios. La distancia entre estas dos concepciones se da no sólo en la finalidad, sino también en el objeto de dominio. Nosotros entendemos el poder como dominación, Jesús los entiende como entrega, donación, capacidad de amar... Es algo incluso “antinatural”, siendo conscientes de que la ley que parece rige la naturaleza es la de la lucha por la vida. Una lucha sin cuartel en la que los débiles desaparecen y los fuertes, los mejor praparados, son los que salen adelante en esta carrera por la vida. Una ley que mueve también nuestras sociedades y que expresamos con el término “competitividad”. Competimos toda nuestra vida para conseguir los primeros puestos, el estar a la derecha o a la izquierda.

Esto es lo que expresan los apóstoles de Jesús en el Evangelio de hoy. Creen que por ser del grupo de los cercanos a Jesús, por haber madrugado al seguimiento “merecen” un lugar principal. Parece lógico y normal. Pero Jesús les pone delante a un niño para que vean de otra manera el problema: hacerse esclavo y servidor para ser el más importante, la acogida y la entrega a lo últimos como camino para ser “los primeros”.

Comentarios
Hadassa Hadassa
el 30/9/13
Gracias, Señor Jesús, por tu infinita misericordia por que estando en un mundo tan lleno de ambición de querer ser siempre el primero, en este día con tu palabra nos orientas y nos guías ya que generalmente nos olvidamos que lo mas importante es servir, dar, amar y así encontraremos nuestra felicidad, gracias por tu palabra que es vida y nos llena de santa sabiduría para ser cada día mejores con nosotros mismos, nuestros prójimos. Gracias, por tu amor, mi Señor Jesús.
Me gusta 0
Elvia Pinzon Elvia Pinzon
el 30/9/13
Gracias Padre Misericordioso por tus ensenanzas,te ruego para que me me regales tu Santo Espiritu para no querer estar adelante de los demas ni mucho menos creernos mejor ,sino tener mucha humildad,Amen
Me gusta 0
Verena Verena
el 30/9/13
Dame Señor tu humildad, tu bondad, tu entrega desinteresada, Dar, Dar, Dar porque el alma se llena de Ti y tu amor nos invade al hacerlo!!! los niños heredarán el reino de los Cielos, seamos como niños!!! Alabado por siempre seas mi Dios!!!
Me gusta 0
moralitos moralitos
el 30/9/13
Somos servidores de La Palabra. Fuimos comprados a un precio demasiado caro. Fuimos ingertados en el Oivo Silvestre por la sangre preciosisima de
Cristo Jesús. Somos hijos adoptivos y no El Hijo. Todo lo hemos recibido y nada tenemos que sea nuestro. Entonces, ¿Por que nos sentimos mejores que los demás? ¿Por que nos gusta vanagloriarnos de lo que ni siquiera merecemos tener? ¿Por que nos gusta aplastar al mas débil? ¿Por que nos sentimos poderosos y orgullosos al mirar al hambriento e indefenso pordiosero? La respuesta tú la sabes. NO CONOCEMOS TODAVIA A CRISTO. NO HEMOS COMPRENDIDO SU PALABRA TODAVIA. NO VIVIMOS SUS ENSEÑANZAS TODAVIA. NO AMAMOS COMO EL NOS PIDE. NO PERDONAMOS. LE PEDIMOS PERDON Y NO PERDONAMOS, QUE HIPOCRITAS QUE SOMOS. LE PEDIMOS MISERICORDIA Y NO LA PRACTIC » ver comentario
Me gusta 0
irenarco cala irenarco cala
el 30/9/13
¿ Nunca vamos a tener un descanso ?...con fe debemos dirigir la oposición a la Palabra de Dios con la cual nos mantenemos firmes en el servicio.
Me gusta 0
jAUME  DIAZ jAUME DIAZ
el 30/9/13
QUE ME DICE A MI COMO PRIMERA PERSONA : QUE PARA SER TOMADO EN CUENTA TENGO QUE INTERIORIZARME Y EVALUAR LO QUE REALMENTE ME PIDE QUE HAGA EL SEÑOR PARA PODER ESTAR PRESENTE EN LA HORA DE SU LLAMADO EN EL REINO DE LOS CIELOS Y ES SERVIR AL MAS PEQUEÑO DE TODOS Y VOLVERNOS COMO NIÑOS SIN MALOS SENTIMIENTOS A LOS DEMAS Y QUE SIGAMOS SIRVIENDO PARA ESOS LUGARES QUE TIENE EL SEÑOR PREPARADOS PARA LOS SUYOS
Me gusta 0
Jacky. Jacky.
el 30/9/13
...cumplan la ley en lo que realmente tiene peso; la justicia, la misericordia y la fe...,sin descartar lo otro. Mateo:23;23.
Esta versículo viene a mi mente muchas veces, especialmente cuando se experimenta situaciones como la que vivieron los discípulos y deseaban pedir que Dios enviara carbones encendidos, pero Jesus los reprendió. Es que la violencia nunca trae la paz, solo engendra mas violencia, entonces ese versículo nos recuerda la alternativa, la ensenanza cristiana. Amen!.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.