Comentario al Evangelio del

Conrado Bueno, cmf

Se cita mil veces al Papa Pablo VI en la Evangelii Nuntiandi: La misión primera de la Iglesia es evangelizar, anunciar el Evangelio. Nada nuevo, lo dice Jesús hoy: “Tengo que anunciar el Reino de Dios, para eso he venido”. Evangelizar es hacer lo que hizo Jesús: palabra y gesto de imponer las manos, anunciar y sanar, parábolas y milagros; “alma y cuerpo”, que dice el pueblo con menos precisión. La presencia de estos dos momentos en nuestra vida es la señal única de que entre nosotros está ya el Reino de Dios.

Al salir de la sinagoga, a Jesús le ha entrado la fiebre de curar, empezando por la fiebre de la suegra de Pedro. Luego se extenderá a todos los enfermos que le presentaban, al ponerse el sol. Por fin, da remate curando a un endemoniado que acaba confesando: “Tú eres el Santo de Dios”. Un pormenor les gusta resaltar a los que leen este texto; Jesús, al curar, no olvida el detalle de imponer las manos “sobre cada uno”: cada uno era importante. Tal abundancia de sanaciones,  por parte de Jesús, ocasiona que la gente quede embriagada con tanta felicidad. Por eso, pretenden retenerle, que no se vaya, que solo lo acaparen ellos mismos.

Hoy está de moda la “política de gestos”. Gritan más los gestos que las palabras. Bien sería que nos preguntemos: ¿Qué gestos, qué acciones nuestras se convierten más fácilmente en señales del Reino? ¿Qué es lo que más le dice, más le toca al hombre moderno, para abrirse al Evangelio, para llegar a Jesús?  No basta con anunciar y confesar; eso, lo acabamos de ver, lo hace también el endemoniado. Hay maneras de actuar que han de acompañar al anuncio del mensaje; por ejemplo, gestos que evoquen cercanía, sencillez, interés por el otro y abandono de sí, dolor por el sufrimiento humano, actitudes samaritanas, pasión por la paz y la justicia. Así no caeremos en la tentación de los paisanos de Cafarnaún: querer retener a Jesús. Acaparar a Jesús es convertirlo en ídolo, instrumentalizarlo para nuestros intereses mezquinos, pensar que solo es correcto mirarlo y estudiarlo desde nuestras ideas y convicciones cortas y chatas. Jesús es universal, ha venido también “para otros pueblos”. Y en esta expresión, caben otras culturas, otras visiones de la realidad y de la Iglesia, otras costumbres. No achiquemos a nuestro Dios, que traspasa el tiempo y el espacio.  En fin, hagamos todo, “mirando a cada uno”, deteniéndonos en cada persona, llamando a cada uno por su nombre. Es señal de amor. Somos comunidad; no, masa. “Me has mirado a los ojos, sonriendo, has dicho mi nombre”. Así cantamos.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Joselito H
Joselito H

el 4/9/13
El Senor, sentia compasion por los enfermos y por los mas pobres, asi nos los muestra el Santo Evangelio de hoy, cuando entro a la casa de Simon y cura su suegra que tenia fiebre, luego sigue haciedo Milagros, curando otros enfermos y sacando demonios.
Me gusta 0
antonia ruiz
antonia ruiz

el 4/9/13
Tu grandeza la he podido sentir esta madrugada, por ello Señor te bendigo,alabo y glorifico. Señor declaro que tu eres el único Rey de Reyes y nuestro Salvador.
Me gusta 0
María Gómez
María Gómez

el 4/9/13
Que frase tan actual y vivificante, no podemos achicar a Dios El es universal toda la humanidad es creación suya, y queramos o no el sol sale para todos, que no todos acepten su luz y calor ya es otra cosa. Bendiciones.


Me gusta 0
Fredy Carcamo
Fredy Carcamo

el 4/9/13
Despues del exito alcanzado en la sinagoga de Cafarnaun por la enseñanza, y sobre todo por la purificacion de la persona impura, la actividad se multiplica y comienza a atender todos los enfermos de la ciudad. En medio de la actividad, Jesus saca tiempo para la oracion y en ella sabe de que su mision debe trascender a otros pueblos y otras comunidades. Hoy dia se ve la necesidad de trascender el evangelio no solo en el aspecto geografico si no tambien, el el aspecto del derecho humano que hoy dia nos imponen cargas economicas muy pesadas, sin derecho a la salud, a la educacion y a una vivienda inalcansable. Que Rosalia interceda ante Dios por nuestra causa. amen
Me gusta 0
Edu Elespuru
Edu Elespuru

el 4/9/13
Nuestro señor nos sigue pidiendo que llevemos su palabra a todos los hermanos, vivamos el evangelio en el dia, dia el esta dentro de cada corazón necesita que le abras las puertas. Se realizaran grandes cambios en tu vida .
Me gusta 0
Carlos Morales
Carlos Morales

el 4/9/13
Hoy Jesús nos invita a cada uno de nosotros a tomar la herramienta más importante del cristianoismo: Nuestra Lengua para continuar anunciando el Reino de Dios. Nustros labios tienen que seguir anunciandolo a todos los pueblos de todos los confines de la tierra. Esta es nuestra responsabilidad deber, el hacer la voluntad de Jesús y no la de los hombres. Hoy, Jesús nos invita a orar por los más necesitados y pedir sanación por los hermanos en el mundo que están faltos de salud del cuerpo y del espiritu. Vamos hermanos y continuemos la mission encomendada a nuestra iglesia de seguir dando a conocer las buenas nuevas alk mundo entero comenzando con los de cerquita a tí, si esos los de nuestras casas, y luego a los de tu trabajo, sin olvidar el respeto a tu prójimo a decidi por simismo » ver comentario
Me gusta 0
armando
armando

el 4/9/13
Excelente comentario gracias
Me gusta 0
JAUME DIAZ
JAUME DIAZ

el 4/9/13
el señor nos da a ver lo que estamos llamados a realizar
en el camino del evangelio y nos llama por nuestro nombre y muchas veces decimos que queremos colaborar, ayudar hacer algo que nos nace de dentro de
nuestro ser ,alma y es jesus mismo que nos llama y le hacemos oidos sordos a su llamado y el siempre nos espera y espera pero la espera puede ser ya demaciado tarde para cada uno de nosotro y lo lamentaremos luego ´por no accionar hoy que es cuando tenemos que dejar esa enfermedad, fiebre de estar frios en las cosas del señor y esto lo aplico para mi que me siento enfermo en ocaciones para no atender el llamado del señor en mi grupo ,parroquia y actividades de la iglesia mis hermanos gracias por tener este espacio y dar comenterios amen, glorea a DIOS
Me gusta 0
gloria
gloria

el 4/9/13
"Para eso he sido enviado" son palabra de mucho significado, porque Jesús paso su vida haciendo la voluntad del padre, anunciar el reino. De Dios, no solo a unos pocos, sino a todos, el evangelio narra que querían retenerlo para. que siguiera con ellos. Son dos situaciones que enseña el evangelio hacer la voluntad de Dios como lo hizo Jesús, y tratar de retenerlo en nuestras vidas ¿Como¿ en la santa eucaristía se nos ofrece en cuerpo y sangre.

Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.