Comentario al Evangelio del

Pablo Largo, cmf

Queridos amigos:

Anteayer hacíamos memoria del martirio de Juan Bautista. Señalábamos que no fue uno de esos “perros mudos” que callan para no correr riesgos. Los evangelios no dicen que fuera un Juan sin miedo como el protagonista del cuento de los hermanos Grimm o como Juan I, duque de Borgoña, que se ganó ese apelativo por el coraje mostrado en distintas batallas. Podemos suponer que Juan Bautista sintió miedo, pero no dejó que este lo dominara; y pudo sentir la tentación de la pereza, pero tampoco cedió a su sugestión.

Y de eso se trata: el empleado al que su amo expulsó a las tinieblas exteriores no era un perfecto inútil ni un gafe. Tenía unas capacidades. Su amo las conocía y le confió la cantidad apropiada para que pudiera negociar según sus dotes. Y para poder confiarle esa cantidad tuvo que tener y depositar cierta confianza en su persona.

Sobre la base de la confianza que alguien pone en nosotros y sobre las capacidades con que contamos podemos emprender nuestra misión. Nos visitará más o menos veces el miedo; la negligencia menudeará sus llamadas a nuestra puerta. De cada uno depende el abrirla y dejar que se instalen cómodamente en él esos enemigos.

Nos han enseñado que la valentía es un miedo y otro miedo y otro miedo vencidos; y que la diligencia es pereza que nos sacudimos de encima una vez y otra y otra. Así no defraudaremos a Aquel que nos ha dado una misión en la vida y así podremos prestar servicios según nuestras capacidades.

Preguntaba Santa Teresa de Jesús: «¿Sabéis qué es ser espirituales de veras? Hacerse esclavos de Dios, a quien –señalados con su hierro, que es el de la cruz, porque ya ellos le han dado su libertad– los pueda vender por esclavos de todo el mundo, como Él lo fue, que no les hace ningún agravio ni pequeña merced; y si a esto no se determinan, no hayan miedo que aprovechen mucho, porque todo este edificio […] es su cimiento humildad, y si no hay esta muy de veras, aun por vuestro bien, no querrá el Señor subirle muy alto, porque no dé todo en el suelo. Así que, hermanas […], procurad ser la menor de todas y esclava suya, mirando cómo o por dónde las podéis hacer placer y servir; pues lo que hiciéredes en este caso, hacéis más por vos que por ellas, poniendo piedras tan firmes que no se caiga el castillo» (Moradas, VII, 4, 9).

Vuestro amigo
Pablo Largo

Comentarios

Deja tu mensaje:

Joselito H.
Joselito H.

el 31/8/13
Pablo en su primera lectura a los Tesaloninenses nos habla del amor fraterno que Dios nos ha ensenado nos invita a seguir, con ese amor de hermanos, ya que fuimos creado por el mismo Dios, quien puso todo su amor para hacer esta obra.

El Santo Evangelio de este dia, nos muestra el ejemplo de un hacendado, que se fue lejos y dejo sus tierras a tres jornaleros para que la pusieran a producer, dandoles a cada uno los talentos necesarios para que esa tierra produjera, a uno le dio cinco talent, el cual lo multiplico entregandole diez, al Segundo le dio dos y tambien lo multiplico entregandole cuatro y al tercero uno, pero este, tuvo miedo y enves de ponerlo a producer, lo enterro, cuando vino el dueno, les pidio cuentas, dandole la recompense a los dos primero, pero al tercero, que no hi » ver comentario
Me gusta 0
irenarco cala
irenarco cala

el 31/8/13
Bien se ha dicho que "la pereza anda tan despacio que no demora la pobreza en alcanzarla". Cristo vive; El Verbo se hizo Carne, y vino para darnos Vida Eterna y vida en abundancia...de tal manera que debemos de seguir progresando con testimonio de trabajo y ayuda santa.Amén
Me gusta 0
JAUME DÍAZ
JAUME DÍAZ

el 31/8/13
QUE ES EL AMOR FRATERNO PARA CADA UNO DE NOSOTROS ?
TODOS LO ENTENDEMOS SEGÚN LO ALLÁ VIVIDO EN SU RRECORRIDO POR LA VIDA Y REALMENTA TE LLEVA AL MISMO SITIO PUES DIOS ES UNIVERSAL Y ES AQUI DONDE SE PONE DE MANIFIESTO SU OBRA EN NOSOTROS TRABAJANDO CON NUESTRAS MANOS EL EVANGELIO DEL SEÑOR JESÚS COMO DICE LA LECTURA SIGAN HACIENDO LAS COSAS COMO LO HAN BENIDO REALIZANDO AMENCE LOS UNOS ALOS OTROS Y AYUDENCE MUTUAMENTE COMPATRIENDO LO QUE TIENEN EN COMUNIDAD
Me gusta 0
wilmer373
wilmer373

el 31/8/13
La pregunta que hoy nos hace Cristo es concreta entre todas: "¿qué puedes hacer con lo que tienes?". No con lo que deberías supuestamente haber tenido, no con lo que otros tienen, no con lo que tú quisieras tener, sino simple y llanamente: "¿qué puedes hacer con lo que tienes?". Notemos en la parábola que es el dueño de los talentos quien conoce la capacidad de cada uno, incluso mejor de lo que cada uno la conoce. También esto vale, por supuesto, para el gran Señor y Dueño de nuestras vidas. Sólo Dios conoce cuál es nuestra capacidad real. Tengamos confianza y oremos mucho...
Me gusta 0
rosario
rosario

el 31/8/13
es cierto la confianza que muchas personas ponen en nosotros en diferentes circunstancias, no debemos defraurdarlos vencer las tentaciones y ser firmes.Siempre poner a Dios como nuestro PADRE que nunca nos desampara.
Me gusta 0
Fredy Carcamo
Fredy Carcamo

el 31/8/13
San Pablo siempre pendiente de animar a sus hermanos para seguir progresando en su mision encomendada, sin olvidarse del amor fraterno y a trabajar con nuestras manos. cuando alguien nos escribe una carta, email o un mensaje donde nos expresan sus sentimientos nos es de mucho agrado macxime cuando es en un momento oportuno, nos es de mucha fuerza o consuelo y nos hace sentir que no estamos solos, que hay alguien que ora por nosotros para seguir adelante.
En cuanto a los empleados de la parabola actuan o por deseo de servicio o por miedo. los que se mueven por servicio, obran con eficacia y multiplican lo recibido. El que actua con miedo sepulta su encargo no obra eficazmente y le echa la culpa a su jefe y no se da cuenta de que al aceptar el encargo, se hizo responsable de actuar con dili » ver comentario
Me gusta 0
gloria
gloria

el 2/9/13
"Os exhortamos a seguir progresando", "Trabajando con vuestras propias manos" son palabras de Pablo en la primera lectura. ¿cómo realizar esto? cada uno de nosotros estamos dotados de unos talentos, para hacer bien lo que sabemos hacer o lo que nos corresponde segun nuestro trabajo, es aquí, en donde responder a Dios, ¿Hemos aprovechado estos talentos para el bien de los demás? o simplemente los hemos guardado para nosotros mismos? es aqui en donde, nos van a pedir cuentas.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.