Comentario al Evangelio del

Pedro Belderrain, cmf

 

La Palabra sigue siendo provocadora. Hoy se nos coloca ante otro de esos textos evangélicos incómodos para quienes tendemos a sentirnos suficientemente buenos. No olvidemos que Jesús habló más de una vez para aquellos que “teniéndose por justos despreciaban a los demás” (Lc 18, 9). El texto de hoy puede recoger otro de esos momentos.

Pasa en muchas de nuestras familias. Los que creemos estar en posesión de la verdad y haber cumplido siempre como buenos hijos (también sobre esto hay alguna parábola evangélica) no entendemos que nuestros padres y nuestros abuelos traten a algunas personas “como si nunca hubiera pasado nada”. No es extraño que quienes han sido directamente ofendidos o sí merecerían una disculpa callen mientras otros levantamos la voz: “pero con lo que ha/han hecho”, “pero sin pedir perdón”, “¡pero cómo tienen tanta cara!”…

Sin embargo, la madre y el abuelo, como el empresario de la parábola, sin dejar de darnos a cada uno lo prometido, deciden ser singularmente generosos con “esos”. Demasiadas conversaciones entre cristianos recuerdan a aquella pregunta de Pedro: ¿y éste qué? (Jn 21, 21).

Y en ambos casos, en el del texto joánico y en el de hoy, la respuesta suena parecido: ¿y si Yo quiero hacer las cosas de esta manera qué pasa?, ¿o es que te molesta que Yo sea bueno?

¡Y nosotros seguimos empeñados en enseñar al Señor cómo ha de tratar a cada uno de sus hijos!

Comentarios
Angelines Angelines
el 21/8/13
Señor, por qué tenemos envidia, por qué no somos más humildes, por qué nos revelamos contra lo que Diios nos regala cada día, si no merecemos nada por nuestros propios méritos. Es que somos de barro, es que somos discípulos egoístas que miramos más a nuestro alrededor y no entablamos ese diálogo con Dios para darle gracias porque es bueno, es justo, es generoso con todos.
Me gusta 0
joselito H.j joselito H.j
el 21/8/13
Aveces, nosotros creemos que por estar mas tiempo en la Iglesia, y por oir, o rezar dos o tres rosarios, mal rezado merecemos mas que otras personas, que quizas unca van a la Iglesia, pero que un dia son tocados por el Senor y se entregan de lleno y de Corazon a predicar el Evangelio. El Senor, no mide por lo mucho que hagamos, sino por lo que hacemos, pero de todo Corazon, pensando siempre en los demas.
Me gusta 0
wilmer373 wilmer373
el 21/8/13
"Los últimos serán los primeros y los primeros los últimos" es una expresión paradójica que Jesús utiliza para explicar la misericordia de Dios.
En ocasiones sucede que quien ha tenido menos ocasiones de pecar no por ello cuenta en su balance más ocasiones para agradecer. Y pasa también que quien llevó una vida lejana al Señor cuando le descubre avanza más y mejor que los que siempre estuvieron cercanos a él...

Me gusta 0
ANGIE MARIA ANGIE MARIA
el 21/8/13
Señor enséñanos a ser personas humildes y a no sentir envidia por los demás, enséñanos a que siempre hagamos tu voluntad y que todo lo que hagamos sea para agradarte a ti y no al mundo, ayúdanos a ser siempre discípulos tuyos Amen.
Me gusta 0
ROSSIBEL PEÑA ROSSIBEL PEÑA
el 21/8/13
GRACIAS SEÑOR POR TU GENEROSIDAD POR SER TAN FRANCO EN TU PALABRA AYUDANOS A DECERNIR CADA VEZ MEJOR PARA SERVIRTE COMO TU QUIERES QUE LO HAGO SIENDO JUSTOS Y GENEROSOS BENDICINOS SIEMPRE A TODOS LOS QUE POR ESTA VIA HABLAMOS DE TI Y DE TU GRANDEZA,
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.