Comentario al Evangelio del

CR

Queridos amigos:

Hoy la humanidad no puede olvidar que también hoy conmemoramos el aniversario del bombardeo de Hiroshima, que es como decir el aniversario de una de las páginas más antihumanas del siglo XX. Hiroshima es el símbolo, no de una trans-figuración, sino de una horrible des-figuración.

Despertados por la memoria de todas las desfiguraciones que nos ofrece la historia pasada y reciente, fijemos ahora nuestros ojos en la escena de la transfiguración de Jesús. La tradición ha situado la escena en el monte Tabor. El texto de Mateo se limita a decir que "en un monte alto". ?Imaginemos la escena en tres tiempos: subida, estancia y bajada.

Mientras suben, los discípulos llevan en su mochila el desconcierto causado por las palabras que Jesús les ha dicho un poco antes (cf Mt 16,24-28). No saben qué significa cargar con la cruz o perder la vida para ganarla. Nosotros subimos también a ese Tabor con nuestras dudas y aflicciones. Y la ascensión se nos hace pesada. El camino da vueltas y vueltas.

En la cima del monte tiene lugar una experiencia de la belleza de Dios. Debió de ser de tal magnitud que Pedro, en nombre de los otros, exclama: "¡Qué bueno/bello es estar aquí". También podría haber dicho: "Si seguirte a ti consiste en esto, yo me apunto en seguida". Es la experiencia de ver que "todo concuerda": Moisés (la ley) y Elías (los profetas) levantan acta de que Jesús no es un impostor sino el Mesías anunciado ("conversaban con Jesús"). Por si fuera insuficiente el testimonio de estos dos notarios del Reino, se oye la voz del que todo lo puede: "Este es mi Hijo amado". Tanta concordancia produce miedo. Y otra vez, como en el relato de ayer, Jesús tiene que repetir el mismo mensaje: "No tengáis miedo". Pero añade algo: "No se lo contéis a nadie".?La bajada debió de ser en silencio. Hay experiencias para las cuales no disponemos de palabras adecuadas. Y, sin embargo, se trata de experiencias que nos permiten seguir caminando en el llano con más sentido y con más esperanza.

¿No os parece que es imposible acercarse a los rostros desfigurados sin haber experimentado la transfiguración de Jesús? ¿O acaso en los rostros desfigurados es donde se produce hoy la verdadera transfiguración?

Comentarios
Joselito H Joselito H
el 6/8/13
Mientras estaban en el Monte Tabor, Jesus,le muesra a Pedro, Juan y a Santiago, la Gloria del Cielo, Pedro sintiendose transformado dijo a Jesus, que se quedaran en ese lugar y que hicieran tres chosas, una para Moises, una para Elias y otra para Jesus, pero en ese momento vino una nube y un fuerte viento y desaparecio la Gloria, Pedro ayo al suelo lleno de miedo, y Jesus le dice que no contaran a nadie lo visto.
Me gusta 0
ANGELA ANGELA
el 6/8/13
oremos cada día para que el resplandor de la transfiguración esté en nuestros corazones y podamos ser luz para los demás, ser esos discipulos que Cristo formo, forma y formará cada día a traves de su palabra
Me gusta 0
Marco Jovel Marco Jovel
el 6/8/13
Esta referencia evangelica esta bien cargada de espiritualidad,nos pone a pensar sobre el mensaje que transmite: somos peregrinos en el mundo, por momentos somos llevados (subimos al monte)por dios a saborear parte de su cielo( la gracia...), pero todavia tenemos que vivir en este mundo (bajar del monte..)para hacer lo que Dios quiere que todavia hagamos (mision)segun su voluntad..
Me gusta 0
Fredy carcamo Fredy carcamo
el 6/8/13
Siempre Dios se muestra a travez de un sueño, o una nube, una sarza ardiente o como lo profetizo Elias. Por muchas razones Dios Padre no nos da a conocer su identidad, como Dios hijo, ya me imagino cuantos "dioses" habrian representando su imagen. Miro la importancia de Mostrarnos a su Hijo Amado, Predilecto, no solo se conformo con darnos la profecia de Daniel si no tambien la testificacion ocular de Pedro, Santiago y Juan, e aqui la frase (El Vervo se Hizo Carne y habito entre nosotros). Puedo apreciar la semejanza a nosotros pues asi fuimos CREADOS.
Que Pablo Vl nos ayude a transfigurar nuestros corazones para que asi podamos mostrar a Cristo al que no le conoce. Amen



Me gusta 0
gloria gloria
el 8/8/13
con esta lectura del evangelio, Jesus, me esta invitando a subir la montaña, y tener ese encuentro personal con él, para dejarme transfigurar.
Permiteme Señor que así sea. Amen
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.