Comentario al Evangelio del

Pedro Belderrain, cmf

Todos nos hemos puesto más de una vez ante textos de la Escritura que no logramos entender. La asistencia del Espíritu se hace en esos momentos especialmente necesaria: el magisterio de la Iglesia, la sabiduría de los santos, la palabra de los teólogos y sobre todo de quienes viven llenos del Espíritu del Señor se convierten para nosotros en una ayuda imprescindible.

Pero también hay casos, como el de hoy, en que el mismo texto incluye suficientes pistas o aclaraciones. De modo más evidente que otros días, hoy es Jesús en persona quien no deja sombra de duda y desgrana él mismo la parábola del sembrador que se nos proclamaba el pasado miércoles. Prolongando la mejor tradición de la Iglesia, hoy es un buen día para que nos preguntemos con qué disposiciones recibimos la Palabra del Señor: ¿ponemos medios suficientes para entenderla?, ¿nos hemos preocupado de dotar de raíces a nuestra vida de fe?, ¿no estaremos permitiendo que los afanes de la vida y la seducción de las riquezas ahoguen la acción de la Palabra en nosotros?...

Hoy se nos concede una buena oportunidad, sobre todo si disponemos del sosiego suficiente para respondernos a la luz del Espíritu.

No nos engañemos; siempre podemos dejar que la Gracia actúe con más fuerza en nosotros. Si nos parece que estamos suficientemente abiertos al Espíritu, dudemos de nosotros mismos; no nos limitemos a escuchar a aquellos que nos alaban o tranquilizan; busquemos la ayuda y el contraste de quienes nos invitan a remar más adentro.

La Escritura nos previene: el Señor no se manifiesta sobre todo en lo espectacular. Al contrario. La última asamblea del sínodo de los obispos, centrada en la nueva evangelización para el anuncio de la fe, llega a hablar de Cristo como “el señor de nuestra vida cotidiana” y nos insta a cultivar momentos de contemplación insertados en nuestro acontecer más ordinario.
Los santos de hoy, discretos pero importantísimos (tanto que a través de ellos vino al mundo María, la madre del Señor), pueden ayudarnos en este camino de acogida de la Palabra.
Amigos Joaquín y Ana, enseñadnos a hacer nuestra la Palabra del Señor. Educadnos, como a María, en la docilidad y en la respuesta generosa a su voluntad. Pedid al Señor que nos infunda la sabiduría de sus pobres.

Comentarios

Deja tu mensaje:

JAUME DIAZ
JAUME DIAZ

el 26/7/13
lo que me llama en el dia de hoy es que debo de servir al projimo y que es lo que me pide que haga en la vida de cristiano que debo de vivir y poner ne practica cada momento y cada dia de mi vida y cada vez que realice esto se lo estaremos haciendo a el que en todo caso seri que se lo hicieramos al mismo cristo jesus que dio todo por cada uno de nosotros en esta vida que ha tocado vivir a cada uno de nosotros y en el lugar que nos ha dado para dar a conocer su palabra y sus designios para que todos aquel que no lo conosca le pueda conocer y poder ser salvo y estar en su presencia gracias a lo que cada quien haya realizado por su projimo y el servicio que realize en nombre del señor
Me gusta 0
Joselito H
Joselito H

el 26/7/13
En la primeralectura, el Senor nos muestra las reglas o preceptos que debemos cumplir, para poder entrar al Reino de los cielos. Nos dice que el Senor Dios fue quien nos saco de Egipto, de la esclavitud, y que debemos guarder esos Mandamientos que fueron dados en el Monte Sinai. Entre ellos tenemos: Amar a Dios sobre todas las cosas, no tomar el Nombre de Dos como testigo, no fornicar y otros mas. Ayudame senor, a guarder y cumplir con los mandamientos, que Tu nos dejaste, para poder entrar en tu Reino.
Me gusta 0
Sally, R.D.
Sally, R.D.

el 26/7/13
Nuestra agitada vida de hoy, nos mantiene en un ritmo acelerado y sin sociego... este es el reto Vivir la palabra en medio de la cotidianidad, no dejar que nuestras malezas, malas yerbas, e infertilidades, maten el evangelio que podemos llegar a convertir en Carne, en Realidad en nuestra vida diarias.
Debemso pedir constantemnte la luz y sabiduria del Espiritu Santo para lograrlo.... la oracion seria sin duda un buen comienzo !
Me gusta 0
Olga Hernández
Olga Hernández

el 26/7/13
Esta Palabra de Dios me invita a mirarme desde la raiz que clase de terreno estoy estableciendo en mi vida. Bien claro es Jesús, en muchos momentos me emociono y entusiasmo y sigo peor o igual. pero para el que escucha esa Palabra y la va viviendo tiene que producir mucho fruto el 100, 60 o 30. Este es el gran desafío de la vida diaria. dejarme seducir por las exigencias de Jesús, necesariamente me tiene que cambiar
Me gusta 0
altagracia
altagracia

el 26/7/13
a mi enterder ya k el mismo jesus nos esplica la parabola es que de nuestra parte esta donde pirmitimos que caiga la semilla para asi dar los frutos que estamos llamados a dar. esperemos que nuestro senor jesucristo nos inunde de su espirito santo y su sabiduria para que nada ni nadie nos quite ese mensaje que estamos llamados aproducirrlo al ciento por uno. gracias amado senor por este maravilloso mensaje que nos a regado en este dia. bendito y alabado sea por todos los siglos. amen!!!!!!!
Me gusta 0
Fredy Carcamo
Fredy Carcamo

el 26/7/13
En el libro de Exodo, puedo apreciar como Dios me a sacado de la esclavitud al igual que el pueblo de Egipto. La importancia de no anteponer otros obtaculos que podrian actuar como otros dioses y esto da lugar a separame aun mas del camino, tambien a no olvidarme del mucho afan de atesorar riqueza, pues este afan podria convertirse en otro dios. De mucha importancia tambien hacer de mi vida el cumplimiento de los mandamientos, con la conviccion de que Dios tiene palabras de vida eterna, como lo dice el Salmista. en cuanto al evangelio me encuentro en cada una de ellas, quedo con la esperanza de la intersepcion suya, si de usted... y la de Joaquin y Ana para que pueda ser tierra fertil y asi poder dar muchos frutos. Amen
Me gusta 0
salvador medina
salvador medina

el 26/7/13
Pedro Belderrain: Gracias por estas palabras claras y contundentes sobre el Evangelio de hoy, su sabiduría y discernimiento quedan de manifiesto. Lamentablemente muchos sacerdotes no hacen un análisis profundo del evangelio, sino que lo hacen tan rutinariamente que no nos llevamos nada y seguimos sumergidos en la misma ignorancia.
Me gusta 0
gloria
gloria

el 27/7/13
a veces dejamos pasar de lado las cosas mas sencillas o las consideramos sin importancia como son: un saludo, un abrazo, una simple mirada o una sencilla oracion pero que salga de los mas hondo del corazon, esto nos ayuda a nosotros y ayudamos a otros, creo que en lo mas sencillo podemos ir abonando nuestro terreno, e ir aprendiendo a aceptar la voluntad de Dios, pero siempre y cuando invoquemos y dejemos actuar al santo espiritu de Dios.
en una eucaristia el sacerdote decia que nos afanemos cuando a veces somos rechazados, o si alguien no quiere escuchar nuestro consejo. si todo esto se lo afrecemos al señor, estaremos despojandonos mas a nosotros mismos y permitiendo que jesus habite en nosotros. necesitamos pues abonar cada dia nuerstra alma con la oracion, la lectura de la palabra, » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.