Comentario al Evangelio del

Luis Manuel Suarez, cmf

Queridos amigos y amigas:

Dicen que una de las premisas éticas más universales es aquella que dice: “no hagas a otro lo que no quieras para ti”; o dicho en positivo: “trata a los demás como quieras que ellos te traten”. Esta consigna aparece recogida en el Evangelio y en muchos otros escritos a lo largo de la historia de la humanidad.

Si algo se dice mucho, es porque  no se cumple, y hace falta recordarlo. Quizá algo de esto le pase a este dicho. Solemos querer que nos traten mejor de lo que tratamos a los demás. Por eso es bueno recordar que estamos llamados a tratar a los demás como queremos que ellos nos traten.

Hoy Jesús en el Evangelio invita a vivir la fidelidad en las relaciones, en concreto en la relación de pareja. Se podría aplicar aquí el mismo principio: tratar a los demás como nos gustaría ser tratados. ¿A quién no le gusta que la persona amada le sea fiel? ¿Quién no querría que la otra parte respetara el compromiso contraído?

Es cierto que el campo de las relaciones humanas es complejo, y hay muchos factores que a veces hacen difícil la fidelidad. En medio de todo ello, ahí está la propuesta del Evangelio: que un hombre y una mujer puedan comprometer sus vidas para hacer el camino de la vida, desde el matrimonio, como reflejo del amor fiel de Dios a su pueblo; que de esa unión pueda surgir nueva vida, como eco de la generación de la vida por parte del Creador; que ante las dificultades, que siempre las habrá, se pueda recibir la ayuda de Dios y de los prójimos que mejor puedan prestar ese servicio; y que en ese camino no falten la paciencia, la reconciliación y la esperanza.

Señor, hoy te quiero pedir por todos los matrimonios.
Fortalece su unión y sostenles en sus dificultades.
A los más jóvenes, ayúdales a ir forjando su nueva familia.
Y a los más mayores, anímales en sus cansancios y dales tu esperanza.

Vuestro hermano en la fe:
Luis Manuel Suárez, cmf (luismanuel@claretianos.es)

Comentarios
Jacky. Jacky.
el 13/6/13
Uno con una y una con uno; esa es la base del
Matrimonio, dos personas que unen sus vidas voluntariamente y con la bendición de Dios. Esto es lo sano, lo conveniente, lo correcto. Ciertamente involucra sentimientos, sueños, ilusión, pero no es solo eso, es Compromiso, servicio, entrega, procrear, sacrificio. Es beneficioso todo lo que legitimice la unión, que haga los lazos mas fuertes y duraderos. Lo no conveniente, las intrigas, los chismes, las malas intenciones, la hipocrecia, las trampas, las adulteraciones, cualquira que sean, atentan contra lo legitimo.

Dios proteja a los matrimonios, tan atacados por las novelas, siempre se manifiestan a favor de la infidelidad, devaluando el sentido real de la unión.
Por ahí dicen monkey see, monkey do. Es decir que se tiende a imitar l » ver comentario
Me gusta 1
Hugo Contreras Hugo Contreras
el 14/6/13
Lo que no quieras para ti, no lo hagas ni lo trates para nadie, juzga tu corazón por el ajeno.
Me gusta 1
Joselito H. Joselito H.
el 14/6/13
En la primera lectura observamos lo referente al ministerio que cada uno debemos realizer en la practica, divulgando la palabra de Dios y que debemos hacerlo como si nos revistieramos de vasija de barro, donde recibimos presiones de todas partes, pero el Senor siempre nos sostienes, para nunca ser vencidos.
En el Santo Evangelio, vemos como Jesus nos recuerda el Mandamiento de la fornicacion, especificamente el adulterio, donde nos dice que con solo mirar una mujer casada, ya estamos cometiendo pacado de adulterio y que si nos divorciamos de nuestra pareja la estamos indiciendo a ser adultera. Debemos llevar hasta el final de nuestra vida el compromise de ese Sacramento del Matrimonio contraido ante Dios con nuestra pareja ya que es mandato de Dios, para la procreacion, y debemos enfatisa » ver comentario
Me gusta 1
Amanda Fion Amanda Fion
el 14/6/13

Me encanto el mensaj de hoy, sobre todo la oracion final. Gracias Luis Manuel.
Me gusta 1
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.