Comentario al Evangelio del

Carlos M.

Queridos amigos:

Mira en tu interior. Quizá hoy te pueda la tristeza por algún problema a tu alrededor, por el pesimismo que trasmiten los medios de comunicación, por alguna situación personal difícil, por la tensión con alguna persona. Quizá hoy te invade la alegría. No digo la euforia, sino la serena alegría de quien se ha levantado centrado, reconciliado consigo mismo y con los demás y mira la vida en ese tono positivo y creativo. Quizá no podamos separar ambas experiencias. La vida es así. Sonrisas y lágrimas. Ilusiones y decepciones. Ayer Pablo salía deprimido y consternado por haber predicado en el "desierto" de Atenas. Hoy llega entusiasta a Corinto a poner las bases de la que será una de la comunidades más florecientes de la primera Iglesia. Los judíos le rechazan, a excepción de Crispo. Unos cuantos paganos se van convirtiendo y constituirán el núcleo de la comunidad. Pero la consolidación no es repentina. Pablo permanece un tiempo prolongado para acompañar y consolidar la comunidad. Buena clave para no querer ver en nuestras tareas éxitos inmediatos, objetivos cumplidos en tiempo récord. Entre la siembra y la cosecha puede pasar mucho tiempo. Es bueno recordarlo hoy que tantas familias religiosas se encuentran en "alarma vocacional", en angustia de futuro. Aunque la recogida sea tarde, no por eso la siembra fue inútil. Es cierto que hay en la vida momentos bajos. No más cierto que muchas veces son preludio de momentos de gozo.

Algo así les pasaba a los discípulos. Las palabras enigmáticas de Jesús les deja desorientados, con cierto tono de tristeza: "Lloraréis y os lamentaréis". Y parece además, que Jesús se recrea en acertijos y trabalenguas: "dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver". Si supiéramos que dentro de "otro poco" se acabará el túnel por el que nos parece atravesar, nos consolaríamos. Pero no tenemos seguridades a corto plazo. Solo la fe nos asegura que la ausencia de Jesús es presencia. Si Él está presente, la tristeza no tiene la última palabra. Mira a tu alrededor. Hay razones para alegría.

Vuestro amigo.
Carlos M.

Comentarios
Jose A. Jose A.
el 9/5/13
Aunque Pablo no logra conseguir los frutos que esperaba con sus predicas, no se desanima, hasta lograr los frutos contundentes. El Evangelio nos narra esa frase que Jesus le dice a sus Discipulos, que dentro de un poco El se iba y no lo verian y dentro de un poco lo volverian a ver. Jesus, sabia que tenia que ir al Padre a ocupar su lugar, pero que sus Discipulos en ese momento ellos no podrian ir, pero mas tarde podrian estar a su lado. Nosotros, tambien estamos aqui, pero luego de haber cumplida nuestra mission estaremos junto a Jesus, por esto Senor te pido, que me ayude a cumplir con la mission que Tu me has encomendado, en este mundo para luego participar junto a ti senor. Amen.
Me gusta 0
 David Guayanay David Guayanay
el 9/5/13
El anuncio del evangelio es tarea insdispensable en el mundo de hoy, Cristo esta vivo y su Espíritu sigue motivando a hombres y mujeres a cambiar este mundo de desigualdades, que haya oportunidad para crecer, la pobreza y miseria es negación de Dios, ya que Jesús vino a traer vida y vida en abundancia.
Me gusta 0
Viriato Viriato
el 9/5/13
Mirando alrededor ...qué dificl encontrar razones para la alegría! qué dificil entre tanto dolor!
Pero seguimos sin recibir la ayuda en la Tierra que nos facilite la entrada de la Luz, la Fuerza y la Esperanza desde el Cielo. Aquí y ahora, por favor!
A qué esperan los doctores de la Iglesia para ayudarnos a entender en su verdadero sentido las palabras del Evangelio?
Se ve que quienes supuestamente tienen la riqueza que da la formación teológica, siguen revoloteando y recreándose en la aventura de las primeras comunidades (Hechos de los Apóstoles) como eludiendo caer en la hondura de la Palabra.
No será que no han trabajado suficientemente las palabras de Jesús, (tan enigmáticas, como dice Carlos Eme), y no saben darnos razón de ellas? Pues sépase QUE LO NECESITAMOS!
Me gusta 0
JACKY. JACKY.
el 9/5/13
ES INTERESANTE COMO EL HECHO DE QUITARSE LA CULPA DE ENCIMA, TAMBIEN CAUSA LA CERTEZA DE LA NO RESPONSABILIDAD; UN EJEMPLO VIVO LO TENEMOS EN PILATO, UN HOMBRE QUE LO TUBO TODO EN SUS MANOS PARA HACER LA DIFERENCIA, Y SIN EMBARGO, SE LABO LAS MANOS, PREFIRIO ESO ANTES QUE TENER QUE VIVIR EL RECHAZO DEL PUEBLO, ASI QUE PREFIRIO QUEDAR MUY BIEN ANTE TODOS EN LUGAR DE HABER HECHO LA DIFERENCIA; QUE HUBIESE SUCEDIDO ENTONCES?... QUIEN SABE. ES ALGO SEMEJANTE AL CAPITAN QUE AL VERSE EN PROBLEMAS, SE RETIRA DEL BARCO, DEJANDO A LA DERIBA, LA NAVE Y SU TRIPULACION, CON TAL DE SALVARSE EL. "YO NO TENGO LA CULPA". EGOISMO?, COBARDIA?, CLARO QUE SIP!, FALTA DE FE, TAMBIEN, PERSEVERANCIA...ETC. HOY DICE EL EVANGELIO QUE SU TRISTEZA SE CONVERTIRA EN ALEGRIA, ES DECIR QUE SOMOS VICTORIOSOS POR LA FE EN » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.