Comentario al Evangelio del

José María Vegas, cmf

El encuentro junto al lago

La Palabra de Dios sigue hablándonos de la fe en la Resurrección como de un largo y no sencillo proceso. La muerte de Cristo, que sembró de desconcierto y desánimo a los discípulos, provocó también su dispersión.

El escenario de las apariciones cambia de Jerusalén a Galilea. Parece que, pese a las experiencias del Resucitado de los primeros momentos, los discípulos regresan a casa, a la vida cotidiana, a las ocupaciones de siempre. Algunos siguen vinculados, tal vez los galileos, y entre ellos Pedro parece seguir teniendo cierta autoridad, pues de él parte la iniciativa de ir a pescar: la vuelta a casa parece representar la vuelta a la vida de antes, volver a ser sólo un pescador de peces.

Pero la marcha a Galilea puede tener otra clave de lectura. La ofrece Marcos, en cuyo evangelio los ángeles mandan decir a los discípulos que vayan a Galilea: “allí lo veréis” (Mc 16, 7).

Si el episodio de Tomás nos recuerda que el lugar para poder ver al Señor es la comunidad, en la que se ingresa por el bautismo, que es el tema de reflexión de la segunda semana de Pascua, ahora la atención se fija en la Eucaristía. El bautismo es el momento del “primer amor”, la novedad de la fe, el sentirse una criatura nueva al nacer del agua y del espíritu. Y la eucaristía es el sacramento de la vida cotidiana. La vida cotidiana, el terruño, Galilea, las ocupaciones de siempre, la pesca en el lago… Todo eso puede ser, ciertamente, el lugar de la dimisión, del olvido y el abandono de lo que pareció un gran sueño. En la vida cotidiana puede ser “de noche” (cf. Jn 21,3), no se ve nada y esas ocupaciones cotidianas parecen estériles: no pescaron nada. Pero también en la vida cotidiana amanece, llega la luz, también ahí es posible “ver al Señor”. Él mismo se hace el encontradizo, llama e invita, y prepara para nosotros el pan.

La luz de la madrugada permite ver, pero no siempre es posible reconocer… Es lo que les sucede (otra vez) a los discípulos: ven sin reconocer. Es una fe todavía insegura, inmadura, vacilante: por eso Jesús los llama “muchachos”. Pero la presencia incluso no reconocida de Jesús hace que las cosas cambien: el lago y el trabajo cotidiano dejan de ser el lugar de la dimisión para convertirse en misión, la esterilidad se hace abundancia, Galilea, el pequeño mundo, se ensancha y abarca el mundo entero; la red se llena de 153 “grandes”. Unos dicen que son las especies de peces conocidas entonces, otros que el número de naciones de la antigüedad… La red abarca al mundo entero, no excluye a nadie, vincula a todos sin importar las diferencias y, pese a ello, no se rompe.

De hecho, los entendidos dicen que en el Evangelio de Juan y especialmente en estos últimos capítulos se refleja la integración de la comunidad del discípulo amado en la gran Iglesia, la que acepta la autoridad de Pedro. La Iglesia en misión, en efecto, une a la institución y a los carismas, a los que dirigen (“vamos a pescar”) y a los carismáticos que reconocen la presencia del Señor (“es el Señor”), sin rupturas, porque la red es, tiene que ser, elástica y abierta.

Los discípulos reconocen y confiesan por boca del discípulo amado y se reencuentran con el Señor Resucitado, que les devuelve su dignidad de apóstoles: Simón, que desnudo es sólo Simón, se reviste con la túnica que hace de él Pedro, la Roca, y dejando atrás todo temor se lanza al mar, al mundo en que ha de ser de nuevo pescador de hombres, sin dejarse asustar ya más por las dificultades y persecuciones que habrá de afrontar a causa de esta otra pesca, como leemos en el texto de los Hechos de los Apóstoles

El final de este evangelio, el episodio de la triple pregunta de Jesús a Pedro, nos recuerda que, en efecto, sólo en el amor es posible realizar la misión que el Señor nos confía, y que sólo en el amor es posible madurar como discípulo: “cuando seas viejo...”. Para dejar de ser sólo “unos muchachos” y alcanzar la madurez es preciso dejarse interrogar por este Cristo, herido con las huellas de la pasión (el Cordero degollado del libro del Apocalipsis), y responder, siendo consciente de las propias heridas: también Pedro se presenta ante Jesús herido por su orgullo, su cobardía y sus traiciones. Pero esas heridas pueden ser curadas por el misterio del amor, que lleva a la entrega confiada. La insistencia en la pregunta de Jesús parece subrayar: ¿de verdad de amas? El verdadero amor hay que probarlo superando muchas dificultades, también las que derivan de la propia debilidad. Pero sólo en esa insistencia, que puede llegar a producirnos tristeza, es posible responder desde el fondo del propio ser, en el que habita la verdad de nuestra vida, y no sólo de boquilla, como mero artículo de fe o de modo puramente formal. La llamada de Jesús, “sígueme”, suena otra vez pero de manera nueva, el camino se reabre: Pedro (el discípulo probado, maduro) puede de verdad cumplir su misión de pastorear el rebaño de Jesús, porque ahora está dispuesto, como el Buen Pastor, a dar la vida por las ovejas.

La madurez del discipulado es posible en la fidelidad y la perseverancia. Por eso la Eucaristía es el sacramento de la vida diaria. Los símbolos usados: la Palabra, el pan y el vino, nos hablan de la cotidianidad. En la vida cotidiana estamos asediados por la rutina, el aburrimiento, por mil dificultades: la primera lectura nos recuerda las primeras dificultades y persecuciones contra la naciente Iglesia; y sólo si hay perseverancia, fidelidad y constancia es posible seguir adelante, atravesar la noche, ver la luz del amanecer, “ver” al Señor.

Durante esta semana la Iglesia lee y medita en la Eucaristía diaria el discurso de Jesús del pan de vida (Jn 6). Comer el pan y beber la sangre, participar de la persona y la vida de Jesús, alimentar nuestra fe. Pero no es tan fácil. Muchos no entendieron, se echaron atrás “y ya no andaban con Él” (cf. Jn 6, 66). También hoy nos pasa. Nos parece que la misa es aburrida, no nos dice nada, no “vemos” nada ni “sacamos nada de ella” (como en la estéril noche de pesca de los discípulos). Pero es que hay que perseverar, ser fiel, atravesar la noche, confiar en que llegará la madrugada, en que vislumbraremos al Señor, con una fe tal vez vacilante (“muchachos”), pero que será posible reconocerlo, hacer una pesca abundante, llegar a la madurez también en la fe, descubrir que tenemos una misión que realizar, que, pese a todo, también pese a las heridas que la vida nos ha producido, podemos amar a Jesús y confiarnos a Él.

Y es que también en Galilea, en lo ordinario de la vida, es posible ver al Señor y encontrarse con él.

Comentarios
victoriasnchez victoriasnchez
el 12/4/13
Jesús se aparece de nuevo a sus discípulos; que se
encontraban pescando junto al lago de Tiberíades.Y
les pregunta:¿"Tenéis algo para comer"? Ellos dijeron:
No.El, les dice: "Echad la reded a la derecha de la
barca y encontraréis".La echaron,y no tenían fuerza
para sacarla,por la cantidad de peces.Jesús ,al verlos
tan cansados y agobiados, les preparó peces y pan,
para comer.Después que hubieron comido... Jesús
preguntó ,por tres veces, a Simón Pedro:¿"Me amas
más que éstos"?.El contestó: "Señor,Tú conoces todo,Tú sabes que te quiero".
Este encuentro con Jesús,es un encuentro profundo
y lleno de AMOR.
Pensemos,que Jesús, siempre aparece en nuestro
trabajo cotidiano, para ayudarnos y animarnos a
echar las redes,si el desaliento y el desánimo no » ver comentario
Me gusta 0
vicent vicent
el 13/4/13
MUY BUENA LA REFLEXIÓN QUE DIOS LES BENDIGA
Me gusta 0
manuel x manuel x
el 13/4/13
me a gustado como JESUS les trasmite esa fe a sus dicipulos
Me gusta 0
JACKY. JACKY.
el 13/4/13
OSCURIDAD, NOCHE, SUSTO...TODOS HEMOS CONOCIDO ESO, PARECE QUE ES EL ENTRENAMIENTO QUE DEBEMOS ENFRENTAR PARA QUE APRENDAMOS A DECIR, BUENAS NOCHES!...QUIERE DECIR QUE NO VEMOS, MAS AUN ASI, PODEMOS DECIR ALGO BUENO, ALGO QUE NOS DE PAZ, QUE NOS HAGA DESCANSAR CON LA SEGURIDAD, LA CONFIANZA Y LA ESPERANZA, DE QUE MIENTRAS MAS OSCURO, ES PORQUE YA SE APROXIMA EL AMANECER, EL NUEVO DIA. AMEN!. ALGUIEN DIJO QUE QUE EL SECRETO PARA SOPORTAR LAS HORAS DIFICILES ERA TENER LA SEGUIDAD DE QUE TODO PASA; Y QUE ERA MUY BUENO RECORDARLO TAMBIEN EN LAS HORAS EN QUE LA VIDA NOS SONRIE. "TODO PASA... SOLO DIOS BASTA"
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 14/4/13
Siguen abierto, los hechos… de los apóstoles, de los discípulos, los hechos que siguen teniendo también a aquellos “como juegan a ser Pilatos” y se lavan las manos” Benedicto XVI, sigue aun desafiándonos con idea farisaica de ver las cosas a su antojo, sigue desafiándonos otros mas, aun con esa idea de pretender callarlo, criticarlo todo, de encerarnos y no escuchar negándonos aceptar a otros e incluso con la tentación siempre latente de un “Narcisismo ideológico” Papa Francisco (vale para toda creencia y las diversas formas relativistas), sigue abierto y desafiante la imposición depredadora de aquellos que intentan excluir la Cristo-centricidad y la existencia propia de la Trinidad Activa en los Sacramentos como fuente de sanación, fuente de toda fuerza, Sal 23-3.” » ver comentario
Me gusta 0
Viriato Viriato
el 14/4/13
Las apariciones de Jesús (3), son experiencias de la Presencia, y su Presencia lleva a todos los discípulos a cambiar su miedo por valor, a dar testimonio de él, a obrar como él.
El seguimiento de Jesús, la respuesta a sus propuestas (echad la red a la derecha de la barca) da siempre frutos positivos.
Buscar la experiencia de la Presencia desde el abajamiento radical es la tarea, porque eso es lo que nos abre los ojos, y a partir de ahí la invitación a amar se hace necesidad.
Recrearnos en la taumaturgia, en el mito, lamentablemente es perder la oportunidad que se nos ofrece de sentir el amanecer, de ver la Luz.
Me gusta 0
Viriato Viriato
el 14/4/13
Las apariciones de Jesús (3), son experiencias de la Presencia, y su Presencia lleva a todos los discípulos a cambiar su miedo por valor, a dar testimonio de él, a obrar como él.
El seguimiento de Jesús, la respuesta a sus propuestas (echad la red a la derecha de la barca) da siempre frutos positivos.
Buscar la experiencia de la Presencia desde el abajamiento radical es la tarea, porque eso es lo que nos abre los ojos, y a partir de ahí la invitación a amar se hace necesidad.
Recrearnos en la taumaturgia, en el mito, lamentablemente es perder la oportunidad que se nos ofrece de sentir el amanecer, de ver la Luz.
Me gusta 0
JOSE L. CORRAL JOSE L. CORRAL
el 14/4/13
Hemoso relato y comentario, pasar de la DI-MISION a la MISION. Jesús siempre nos espera en la orilla y nos atrae hacia sí. La fogata está encendida, nunca se apaga totalmente, él es nuestra referencia y nos hace arder; él respalada nuestras vidas y faenas; él espera nuestro SÍ como el de María, Pedro, Francisco..."Tú Señor lo sabes todo, sabes que te quiero".
Me gusta 0
katyuska katyuska
el 14/4/13
LOS discipulos siguen pescando en el lago de genesaret, aun no se han enterao de la mision que tienen que realizar ,pero el SEÑOR por medio de PEDRO se la hace ver ,¡PEDRO apacienta mis ovejas ¡ Y con la presencia de JESUS van a volver a jerusalen a empezar la batalla ,asi lo vemos en la primera lectura , dando la cara valerosamente por JESUS "HAY QUE OBEDECER A DIOS ANTES QUE A LOS HOMBRES"A cusando al sanedrin de la muerte de JESUS " Aquien vosotros matateis colgandolo de un madero" y felices a pesar de todo ellos salieron del consejo, contentos por el ultraje que habian recibido porel nombre de JESUS.
Me gusta 0
LOLITA R LOLITA R
el 14/4/13
Dios no ha preguntado mas de tres veces si lo amamos, muchas veces nuestra respuesta es SI, cuando hemos visitado al enfermo, ayudando al necesitado, perdonando al que nos ha ofendido, asistiendo a misa. Que bueno que nuestra respuesta es SI TE AMO.
Me gusta 0
JACKY. JACKY.
el 15/4/13
PEDRO SE ENTRISTECIO... Y JOSE CUANDO RECONOCIO A SUS HERMANOS, QUE LO VENDIERON, LLORO AMARGAMENTE...JESUS LLORO! SENTIMIENTOS DE GRAN FRUSTRACION Y DOLOR QUE VIENEN A MI MENTE EN ESTAS LECTURAS. LOS APOSTOLES SE LLENARON DE GOZO POR HABER SUFRIDO TODO ESOS ULTRAGES POR EL NOMBRE DE JESUS..SOBRAN LAS PALABRAS ,MIENTRAS LA VICTORIA SEA DE CRISTO.TAMBIEN ME LLAMA LA ATENCION PENSAR EN CUALES SERIAN ESAS CUALIDADES QUE JESUS, NUESTRO SEÑOR, TOMABA DE REFERENCIA PARA ESCOGER A SUS DISCIPULOS; QUE SERIA ESO QUE TENIAN EN COMUN ENTRE ELLOS PARA QUE EL LOS ESCOGIERA, CIERTAMENTE NO ERAN LOS MUCHOS TITULOS, NI LAS APARIENCIAS, NI LA MUCHA CIENCIA, NI POR LO BONITO DE SUS PALABRAS; DICE UNA CANCION: TU HAZ VENIDO A LA ORILLA, NO HAS BUSCADO NI A SABIOS NI A RICOS. NO ESCOGE A LOS PREPARADOS, SINO » ver comentario
Me gusta 0
JACKY. JACKY.
el 15/4/13
QUE QUISO DECIR NUESTRO SEÑOR CON AQUELLO DE QUE A CADA DIA LE BASTA CON SU PROPIO AFAN...NO INQUIETARNOS POR EL MAÑANA
Me gusta 0
luis123 luis123
el 15/4/13
La Palabra de Dios sigue hablándonos de la fe en la Resurrección como de un largo y no sencillo proceso. La muerte de Cristo, que sembró de desconcierto y desánimo a los discípulos, provocó también su dispersión.

El escenario de las apariciones cambia de Jerusalén a Galilea. Parece que, pese a las experiencias del Resucitado de los primeros momentos, los discípulos regresan a casa, a la vida cotidiana, a las ocupaciones de siempre. Algunos siguen vinculados, tal vez los galileos, y entre ellos Pedro parece seguir teniendo cierta autoridad, pues de él parte la iniciativa de ir a pescar: la vuelta a casa parece representar la vuelta a la vida de antes, volver a ser sólo un pescador de peces.

Pero la marcha a Galilea puede tener otra clave de lectura. La ofrece Marcos, en cu » ver comentario
Me gusta 0
ali pechoxa ali pechoxa
el 16/4/13
ami me parece que jesus nos dice que aummentemos la fe
Me gusta 0
karenbotia karenbotia
el 18/4/13
jesus nos quiere decir algo que nos de algo de fe eso es lo que entiendo lo siento si no les sirve soy una niña de 9 años
Me gusta 0
LOLAJESUS LOLAJESUS
el 17/4/13
JESUS NOS LLAMA TODOS LOS DIAS SOLO TENEMOS QUEESTAR ATENTOS LAS COSAS QUE NOS SUCEDEN BUENS O MALAS ALGO NOS QUIERE DECIR EL SEÑOR LO AMO CON TODO MI CORAZON GRACIAS DIOS MIO POR ALIMENTARNOS CON TU CUERPO. AMEN
Me gusta 0
katherine de katherine de
el 13/7/13
esus nos llama a todos nos sotros
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.