Comentario al Evangelio del

Luis Manuel Suárez

Queridos amigos y amigas:

Hoy, la Palabra de Dios nos habla de un antepasado común a la fe de muchos seres humanos: Abraham. El padre de los creyentes. “Te hago padre de muchedumbre de pueblos (...), mantendré mi pacto contigo y con tu descendencia en futuras generaciones, como pacto perpetuo”.

Los judíos se consideran hijos de Abraham. Los cristianos, a través de ellos, también lo somos. Y los musulmanes también tienen a Abraham como uno de sus antepasados principales. Así pues, somos tres familias nacidas de Abraham, pero, en el pasado y en el presente, mal avenidas. ¿Qué pasará en el futuro?

Superando incomprensiones y conflictos pasados, urge tender puentes entre las religiones abrahámicas. Lo cual no se sinónimo de confusión o indiferencia. La comunicación sólo es posible cuando uno sabe quién es, a la vez que cuando es capaz de valorar al otro como lo que es.

El primer puente es el del conocimiento. Conocer con cierta profundidad cada credo, con sus núcleos fundamentales y con sus valores cardinales. Y conocer creyentes concretos de las otras religiones, para despejar estereotipos injustos. Distinguiendo las verdaderas religiones de los “fundamentalismos” que las desfiguran.

El segundo puente es el del aprecio. Valorar la búsqueda de paz, de comunidad y de Dios que ofrece cada religión, frente a la distancia que rechaza lo ajeno incluso antes de conocerlo de verdad.

El tercer puente es el de la colaboración. Unirnos en proyectos comunes a favor de la común humanidad.

En el diálogo interreligioso surgido tras el Concilio Vaticano II se han dado pasos significativos. Pero aún queda mucho por andar. No pongamos la responsabilidad del acercamiento en los otros y empecemos haciendo lo que esté de nuestra mano. Para seguir siendo en el mundo –junto al resto de creyentes y hombres y mujeres de buena voluntad- mediadores de la bondad de Dios para las futuras generaciones. Como Abraham.

Vuestro hermano en la fe:
Luis Manuel Suárez, claretiano.

Comentarios
Viriato Viriato
el 21/3/13
Los judíos , aferrados a la "Ley", no entendían nada. La Palabra de Jesús ocupaba un espacio ignorado por ellos. El espacio de la Verdad.
La cuestión que nos deja hoy el evangelio de Juan es si nosotros estamos dispuestos a entrar en el espacio iluminado por la Palabra o no somos capaces de ir mas allá del telón tejido a base de las consideraciones que hemos elaborado con nuestra religión.
Quizás necesitemos mucha humildad para afrontar el desafío de este pasaje del evangelio de Juan.
Me gusta 0
richi947 richi947
el 21/3/13
Nuestro Papa Francisco ha comenzado a dar esos pasos con los otros hermanos y nosotros debiéramos seguirlo. No sería extraño que además nos dé algunos indicios más para mostrarnos el camino. De hecho ha escrito un libro (Entre el Cielo y la Tierra) con un hermano judío. Saludos.
Me gusta 0
JACKY. JACKY.
el 21/3/13
JESUS, MANSO Y HUMILDE DE CORAZON, HACED NUESTRO CORAZON SEMEJANTE AL VUESTRO.
ES MUY INTERESANTE PROFUNDIZAR EN ESTA SENCILLA ORACION, QUE NOS CONDUCE A DONDE BROTA EL AGUA FRESCA...COMO BUENOS CRISTIANOS, NOS ENCANTA QUE NOS CONOZCAN POR PRACTCANTES DE NUESTRA FE, Y NOS APRENDEMOS LOS 10 MANDAMIENTOS, DE MEMORIA, CREYENDO QUE CON ESTO YA HEMOS CUMPLIDO EL PROCESO DE CONVERSION,...PERO SERIA MEJOR AUTOEVALUARNOS Y PREGUNTARNOS SINO SEREMOS COMO AQUELLOS FARISEOS QUE LES GUSTAN LOS PRIMEROS PUESTOS Y QUE LOS SALUDEN EN LAS PLAZAS; CUANDO EN REALIDAD NO HEMOS COMPRENDIDO EL PRIMERO. AMAR A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS Y AL PROJIMO COMO A NOSOTROS MISMOS...ALLI RADICA EL CENTRO DE TODA LA LEY Y LOS PROFETAS. AQUEL DIA SEREMOS EXAMINADOS EN EL AMOR, EN LA COHERENCIA DE OBRAS. HAGAMOS NUESTRO » ver comentario
Me gusta 0
MAYELA MAYELA
el 21/3/13
Estamos unidos a Cristo a través de un "ADN ESPIRITUAL “que yace en todos sus hijos, mostrémonos verdaderos seguidores del Padre en obras y amor...Padre, tú que ya lo eras antes de que yo naciera, oriéntame en tu luz...Amén
Me gusta 0
U. SALDAÑA M. U. SALDAÑA M.
el 22/3/13
Apreciable Luis Manuel : Aparentemente disponemos ya de una muy buena GUIA preliminar para poder aproximarnos a dialogar e interactuar mejor con nuestros otros hermanos de religiones con antecedentes abrahámicos : con los cristianos separados, por supuesto; con los judíos; e incluso con los islámicos, a través del Conocimiento, del Aprecio y de la Colaboración con ellos. Ojalá nuestros Guías y Pastores Católicos nos puedan orientar cómo poder hacerlo, en beneficio efectivo de la Humanidad,sin correr el riesgo de diluir la identidad que tenemos ya asegurada en nuestra Santa Religión y que no podemos ni deberemos "negociar" en pro de beneficios (secundarios quizás para nosotros los Católicos), contemplados con dichos acercamientos. Que el Espíritu Santo nos siga il » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.