Comentario al Evangelio del

Fernando González

Queridos amigos y amigas:

El evangelio de hoy me gusta especialmente. No sólo porque presenta a Jesús como el servidor que camina resueltamente hacia Jerusalén, sino también porque dibuja un retrato robot de su comunidad de discípulos. La tradición sinóptica nos ha legado una joya que a lo mejor hoy no hubiera pasado la censura eclesial. Es bueno saber que en el entorno de Jesús había algunos con ambiciones de carrera y otros con una envidia mal disimulada. O sea, que aquel grupo primero no se diferenciaba mucho de los grupos humanos y eclesiales de hoy. Podemos detenernos en las actitudes que se dibujan.

­ La primera es la actitud del que quiere sacar partido de la proximidad a Jesús. ¿Podemos hacer del evangelio una excusa para nuestra promoción personal? ¡Podemos! Por desgracia, el carrerismo en todas sus manifestaciones no es un mal ausente de la Iglesia. A veces, reviste formas ridículamente infantiles. Otras, se pierde por los entresijos del reconocimiento social, del poder sobre las conciencias, y hasta del lucro económico.

La segunda actitud se parece mucho al resentimiento. Cuando uno se enfada es porque, en el fondo, está en una onda muy semejante a aquella que le ha provocado la irritación. Si los diez discípulos restantes hubieran estado identificados con el Maestro Jesús, habrían sentido compasión de Santiago. ¡Qué pena que se pierdan la alegría del Reino simplemente por querer subir al podio! Pero no. Lo que sienten es rabia. También ellos aspiraban a lo mismo y en parece que en el podio sólo hay dos puestos: uno a la derecha y otro a la izquierda. Nada de enchufes. Que se proceda por méritos.

Jesús debió de sentirse un poco frustrado. El final era inminente y los suyos estaban todavía en las primeras lecciones del manual del seguidor. En el relato de Mateo, sin embargo, no aparece ninguna reacción airada por su parte. Apela pacientemente a su experiencia. Hay una pregunta (¿Sois capaces de?") y una conexión con su mundo de experiencia ("Sabéis que los jefes de los pueblos"). Se dirige al adulto que llevan dentro, no al niño caprichoso que muestran sus conductas. Y estimula su libertad: "El que quiera ser").

Apelar a la inteligencia y estimular la libertad me sigue em mejor camino para entender lo que el Maestro quiere transmitirnos.

Vuestro amigo:
Fernando González

Comentarios
Angelines Angelines
el 27/2/13
Excelente conexión con nuestras actitudes actuales para reflexionar en esta Cuaresma.Gracias
Me gusta 0
Juan Diego Juan Diego
el 27/2/13
Hoy y ayer, ayer y hoy, el hombre siempre es el mismo, cercado por las mismas tentaciones, de poder , de reconocimiento social, de ambición; cambia el contexto pero el corazón es siempre el mismo.
Jesús nos muestra el camino: servir.El servicio es el entrenamiento del amor, servir es descender de las palabras a los hechos, hacer vida el mensaje de Jesús, la salvación.
Me gusta 0
Filomena Filomena
el 27/2/13
Vinimos a este mundo, a servir y no a ser servidos.hoy nos estamos equivocando sólo queremos el podio,aunque a veces pisoteemos al hermano.Que lindo que las lecturas del dia de hoy nos lleven a una buena reflexión
Me gusta 0
Joselito H Joselito H
el 27/2/13
Hoy vemos en el Evangelio las palara que Jesus dice a sus discipulos sobre su muerte en mano de sus enemigos y la competencia de algunos de sus discipulos por ocupar los primeros lugares en el Cielo lo que deja claro que todavia sus discipulos no entendian que venimos a server y no a ser servido, pidiendo los primeros lugares de acuerdo a su cercania con Jesus. Te pido Senor que me ayudes a hacer tu Santa voluntad y poder entrar a tu Reino en el lugar que sea.Gracias Senor.
Me gusta 0
ALICIA TERESITA ALICIA TERESITA
el 27/2/13
Cuesta tanto hacerse servidor!!!! nos supera el orgullo. Nos deslumbran las cosas materiales, hasta el punto de creer que una persona que se hace servidor es un tonto, un perdedor.Pero despues condenamos a quienes tienen el poder y nos representan, sin ambargo lo único que sentimos es envidia por ocupar esos puestos. En este tiempo de Cuaresma, pidamos con Fe recuperar los valores y nuestra verdadera identidad de hijos de Dios y hermanos entre los hombres. Gracias.-
Me gusta 0
Fernando R. Fernando R.
el 27/2/13
Muy bueno el comentario, ...dá para ir masticándolo todo el día.
¡Gracias, te mando un abrazo fraterno!
Me gusta 0
richi947 richi947
el 27/2/13
Evangelio provechoso, en enseñanzas y clarificaciones. Como bien dice Fernando ni los hijos del Zebedeo ni los 10 restantes habían entendido lo que el Reino de los Cielos significaba. Y Jesús ya estaba transitando sus últimos días e iba camino a Jerusalen. Acá vemos que todos los apóstoles estaban creídos, de alguna manera, en un reino temporal, tal vez un reino espiritual pero no exento de poder. Algo así como ser un obispo de una diócesis grande o un lider espiritual con una inmensa legión de seguidores. Y Jesús la hace simple, el mayor es que debe servir al menor y de allí el enojo de Pedro: "Señor, ¿cómo me vas a lavar los pies a mi?". Que reconozcamos e imitemos la humildad de nuestro Buen Señor!
Me gusta 0
Viriato Viriato
el 27/2/13
Creo que los curas tienen la reponsabilidad de ayudarnos a asimilar el mensaje evangélico. Durante muchos, muchos años y aún hoy, las palabras de Jesús "andaban como ovejas sin pastor" (Mc 6,34) siguen vigentes.
Hay desconcierto por la interpretación superficial que se hace aún de la Palabra.
El pasaje evangélico de hoy es un canto a la humildad y al espíritu de servicio que se desprende de manera natural del amor al prójimo; para hablar de ello Jesús se apoya en los anhelos temporales de Juan y Santiago, que desde un punto de vista doctrinal son mera anécdota.
Los comentarios del amigo Fernando se quedan en la parte anecdótica que, sin negar su vigencia actual, aporta muy poco para la apreciación de la Palabra al cristiano de hoy día.


Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.