Comentario al Evangelio del

Fernando González

Queridos amigos y amigas:

Sólo hay una cosa que saca a Jesús de sus casillas: la hipocresía. Él puede entender todas las debilidades humanas porque ha descendido al pozo de la debilidad. Lo que no soporta es el doble juego, el cultivo de la simple apariencia. El evangelio de hoy nos lo hace ver con claridad. Jesús no pertenecía a la tribu de Leví, de la que salían los sacerdotes. Tampoco era miembro de ningún grupo religioso como el de los fariseos. Observa la realidad desde su condición de hombre del pueblo llano. Su profunda experiencia religiosa no puede tolerar la conducta de los que dicen hablar “en nombre de Dios”.

Lo que Jesús dice de las autoridades religiosas de su tiempo conserva su fuerza en relación con las autoridades religiosas de todos los tiempos:

  • Los maestros de la ley se han sentado en la cátedra de Moisés. La tendencia a pontificar, a identificar nuestra opinión con lo que Dios pide, es una tentación que nos afecta a todos los creyentes. Puede que en ocasiones esta tentación afecte más al magisterio, pero ninguno de nosotros estamos exentos. En español tenemos una expresión muy clara: “sentar cátedra”. ¿Cuántas veces “sentamos cátedra” en nuestros análisis de la sociedad, en nuestros juicios sobre personas y situaciones, en apuntar a Dios a un bando o a otro?
  • Haced lo que dicen. El mal ejemplo no desautoriza la fuerza de la Palabra de Dios, que nunca se confunde con nuestras pobres mediaciones humanas. Me cuesta entender esas reacciones apasionadas de quienes, tras algún escándalo eclesial, deciden no participar en la eucaristía o no contribuir económicamente a la comunidad, o incluso borrarse del anágrafe parroquial. ¡Como si la inabarcable soberanía de Dios quedara reducida por la mediocridad de nuestros dirigentes!
  • No os dejéis llamar maestro. En nuestra sociedad actual un maestro no es necesariamente un modelo de conducta. Más aún: hoy se defiende una neta separación entre la vida profesional (que tiene que ser impoluta) y la vida personal (que queda al arbitrio de cada uno). Pero en otras sociedades, el maestro no es un simple transmisor de conocimientos sino un modelo de vida. Jesús nos invita a no darnos demasiada importancia porque todos, incluidos los que tienen fama de buenos, andamos cojeando. En su comunidad todos somos discípulos. Lo importante es mirar al único Maestro.

Vuestro hermano en la fe:

Fernando González

Comentarios
Jose A. Jose A.
el 26/2/13
raraSenor, Tu eres el verdadero maestro, que nos ensena cada dia con el ejemplo. Predicaste siempre la verdad y por esta verdad diste la vida por nosotros, sufriendo humillaciones, siendo odiado y excluido por la sociedad a tal punto que el pueblo prefirio a Barrabas, que era un delincuente y tu que era inocente, te cond.enaron a muerte. Gracias Senor por todo lo que hiciste por mi.
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 26/2/13
Saludos amigos/as,
• El profeta Isaías le habla a los Príncipes de SODOMA con tal certeza sobre de lo que El Señor es capaz de dales y "Ya HOY darnos por la conversión", sin embargo deja dicho lo que ocurre en caso contrario. Pero que nos motiva? El Gozo o el MIEDO? No obstante la escritura menciona “la espada os comerá?, y cómo es eso…. Como es esa espada… que come? Ya san Mateo menciona que Jesús exclamaba a los 4 vientos, si! a los 4 VIENTOS….así como del SILENCIO tambien se siente una EXCLAMACION de modo distinto pero MUCHO MAS RIGUROZA….”El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.». El modo novedoso de CRISTO de hacer cumplir la voluntad del PADRE como camino de quienes le sigue nos debería permitir encontrar en sus huellas nada » ver comentario
Me gusta 0
Lucilio Lucilio
el 26/2/13
Ciertamente hay momentos en el evangelio que merecen ser considerados por su valor histórico y que muestran a Jesús fuera de sus casillas (utilizando la expresión de Fernando).
Así reacciona con dureza ante el abuso de poder de sacerdotes escribas y fariseos (Mt,23)
Cuando se duele de la utilización del templo en beneficio material de unos cuantos (Jn,2:14)
También se lamenta por la incomprensión de sus discípulos ante la Verdad que les trata de desvelar, y le lleva a reprender con especial energía a Pedro, llegando a llamarle Satanás. (Mt,16:23)
Todo ello ilustra el contexto de la vida pública de Jesús , y quizás debamos preguntarnos ¿cómo sería hoy?
Me gusta 0
Benedicto Benedicto
el 26/2/13
Queridos amigos: Hay un sacerdote en mi parroquia que no goza de mi apreciación por su forma de " ha -
cer, por sus homilías, por su ideosincrasia teológica,por
su temperamento, etc.
Por supuesto que no por ello dejo de ir a misa, ni pre-
gono a los cuatro vientos que los sacerdotes son todos
unos tediosos y unos zánganos, porque sé que hay sa-
cerdotes ejemplares. Así pues, cuando este sacerdote
rutinario y, para mí, falto de ejemplaridad, celebra su
misa, me voy a otra parroquia. No veo otra solución.
Yo sería capaz de acercarme a él y decirle la incómoda
impresión que me produce, pero no solo a mí sino a o-
tros con los que he comentado el caso, y procedería -
mos a convencerle de la necesidad de un cambio de
actitud por el bien suyo y de la comunidad, ¿ per » ver comentario
Me gusta 0
Fernando R. Fernando R.
el 26/2/13
...me es muy difícil no buscar "aparentar", me educaron para conformar.
Para "competir" para ser mejor que el otro, y así lograr ser mejor mirado...
Frente a la Eucaristía salen a luz todos los engaños, sólo somos Él y yo.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.