Comentario al Evangelio del

Pablo Largo, cmf

Queridos amigos:

Hoy se nos narra que los discípulos, en medio de la noche y a punto de zozobrar, se espantan de Jesús al confundirlo con un fantasma.

Una de las jugadas maestras que gana y una de las bromas pesadas que gasta el miedo es ésta: deforma nuestra percepción de la realidad, incluso de la mejor realidad. Proyectamos sobre el "objeto intencional" (perdonad la expresión) nuestros peores sueños. ¿Cómo vencer esta emoción negativa? Contraria contrariis curantur: aprender o reaprender a ver las cosas en su objetividad. Así es como actúa Jesús con su "Ánimo. Soy yo". Sólo con voluntad de objetividad nos zafamos de ese poder negativo que tiene aherrojadas nuestras posibilidades vitales y merma nuestro servicio a la vida.

Se dice que el miedo es libre. No estoy seguro de adivinar qué significado verdadero se puede esconder bajo tales palabras. Quizá se quiera insinuar que nadie tiene derecho a decir a otro: "¡le prohíbo sentir miedo!". Bastante problemas tiene uno con el miedo para que le vengan encima con órdenes impertinentes que evocan su mal y lo exacerban.

La salvación es un proceso de liberación, tanto de malos poderes interiores como de fuerzas negativas exteriores. Dios nos concede que "libres de temor, arrancados de la mano de los enemigos, le sirvamos con santidad". Y los mártires no tenían ese particular apego a la vida que cursa indefectiblemente con el miedo a la muerte. Habían aprendido la rara sabiduría de amar la vida y a la vez renunciar a ella por un amor más grande.

Descartes, el filósofo que promovió una ciencia más empírica y eficaz, pensaba que con el tiempo se llegaría a superar la vejez e incluso la muerte. Sin embargo, creía haber aprendido algo mejor: a no temer a la muerte. No es él nuestro gran maestro, sino los mártires, y más aún Jesús, que conoció el pavor mortal, pero también "soportó la cruz sin miedo a la ignominia" (Heb 12,2).

Vuestro amigo:
Pablo

Comentarios

Deja tu mensaje:

Tauler
Tauler

el 9/1/13
Es Dios de Jesús es Padre, y como Padre (Abba) es amor y creo que vale la pena ahondar en el sentido de las palabras de Juan, que aquí nos ofrece una pincelada especial de ternura: “No hay temor en el amor”. Vale la pena caer en la cuenta de que el dios justiciero, mítico, con el que tanto daño se ha hecho a al espiritualidad de muchos creyentes, se desmorona cuando se profundiza en la Palabra como lo hace Juan.
En cuanto a las palabras de Pablo Largo me parecen especialmente acertadas las de su penúltimo parágrafo, “La salvación es un proceso de liberación”; por lo que tienen de desmitificadoras, como las de Juan. También aquí valdría la pena profundizar en el significado de “cautividad” de “esclavitud”. El ser humano se libera…de si mismo, ¡de su ego! No n » ver comentario
Me gusta 0
Juan Diego
Juan Diego

el 9/1/13
He ahí la clave de la auténtica sabiduría, el amor. Quien ama de verdad, se encamina por la senda de la sabiduría, que como reza el título de una canción de Los Beatles ( "the long and winding road") es un largo y sinuoso camino.
Solemos confundir la sapiencia (aspectos cognitivos o empíricos del saber) con la sabiduría, que a éstos, suma el conocimiento fruto del amor, que es escuela y camino de perfección; sólo amando logramos el equilibrio que proporciona la fusión de nuestra vida práctica con la esencia profunda del ser humano.
Somos fruto del amor, él está en origen de nuestra entidad primera, solo en él nuestro vivir cobra sentido, y a través de él vamos descubriendo la gran verdad: Dios.
Me gusta 0
vicente condori
vicente condori

el 9/1/13
El amor hace visible a Dios, pues "a Dios nadie lo ha visto nunca; si nosotros nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros". Sucede así porque el amor hizo visible a Dios. La carne de Jesús es la manifestación visible, el punto hacia donde nuestros ojos pueden dirigirse cuando quieren saber qué significa "amor". Jesús manifiesta su poder sobre la naturaleza calmando el mar para tranquilizar la mente y el corazón de los viajeros. Es una epifanía de misericordia.
Me gusta 0
LULUCO ALVAREZ
LULUCO ALVAREZ

el 9/1/13
queridoS HERMANOS EL AMOR ES LA FUENTE DE LA VIDA DIOS NOS DICE SI QERES SER PERFECTO AMENSEN LOS UNOS ALOS OTROS NO INPORTA LA RASA LARELIGION ETC PUES YA QUE EL AMOR ES LA VISIBILIDAD DE DIO :D
Me gusta 0
Rigo y Oselia
Rigo y Oselia

el 9/1/13
Cuantas beses nos sentimos con miedo en medio de el lago de los problemas de nuestra vida, es cuando Jesus nos dise ten confianza en mi, yo soy no tengas miedo.
Doy gracias a Dios por estas personas que dan su tiempo para que sea una realidad la proclamacion del evangelio.
Me gusta 0
Gustavo
Gustavo

el 10/1/13
Y aun asi, querido Tauler, tambien hay que entender bien qué quiso decir Juan con la frase: No hay temor en el amor. Pues, Jesus mismo tuvo temor cuando se acercaba su hora, y aun asi cumplio con la voluntad del Padre. ¿Eso quiere decir que Jesus, si tuvo miedo, fue porque no amó lo suficiente? De ninguna manera. Aun en el amor sí puede haber (y, y de hecho, hay) temor. Recuerda Tauler que la valentia no consiste en no tener miedo, sino en sobreponerse a él. Como lo hizo Jesus cuando exclamó: Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya, Padre... Entonces, tambien trata de entender que quiso decir Juan exactamente. Saludos, hermanos.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.