Comentario al Evangelio del

Fernando González

Queridos amigos y amigas:

Jesús se compadecía de la gente. Veía que estaban extenuados y abandonados. Por eso envió a los discípulos a predicar la buena nueva, porque aquella gente necesitaba un mensaje de esperanza, de vida.

El Adviento anuncia que hay un futuro para todos. No estamos condenados al fracaso. Siempre es posible la reconciliación, el perdón, la salvación, la vida. Aunque la sociedad nos condene, aunque los amigos nos abandonen, aunque fracasen nuestros negocios...Dios viene a salvarnos.

El texto bíblico de hoy nos presenta a los doce hombres que Jesús eligió para estar con él. Representan a las doce tribus de Israel y son las columnas del nuevo pueblo de Dios. Como Jesús están llamados a expulsar espíritus inmundos y a curar toda clase de enfermedades y dolencias. Es la victoria de la vida sobre la muerte. Es continuar la misma misión de Jesús hasta que el Señor vuelva.

Dios necesita de los hombres”. Es el título de una película ya clásica de Jean Delannoy (1950). Narraba la historia de un sacerdote en una pequeña isla de pescadores. La gente estaba tan obsesionada por su trabajo y sus diversiones que no necesitaban acudir para nada a la iglesia. Entonces el sacerdote decidió cerrarla y salir de la isla.

Aparentemente nadie notó su ausencia, hasta que uno de los principales del lugar enfermó y pidió que fueran a buscar al sacerdote. Al decirle que no estaba, que la iglesia estaba cerrada, pidió un vecino le llevara en su barca a la ciudad más. En la travesía el curtido hombre de mar se siente morir y le pide al barquero que escuche su confesión. Él se resiste y es entonces cuando, en un gesto de desesperación, le toma la mano y se santigua con ella. Dios necesita de los hombres porque los hombres necesitan de Dios. Y hay que proclamar su palabra de perdón y de misericordia.


Vuestro hermano en la fe
Fernando González

Comentarios

Deja tu mensaje:

Francisca
Francisca

el 5/12/12

Es cierto Dios me necesita  porque  yo lo necesito.
Soy testigo de lo que dice el salmo “...:Aunque camine por cañadas oscuras nada temo, porque tu vas conmigo, tu vara y tu cayado me sosiegan"
Y también soy testigo de la “multiplicación de los panes"
Cuando el miedo me aborda me pongo a repetir y a repetir “ en ti confío Señor Jesús", lo repito una y otra vez, parece tonto...., pero no lo es ...., eso me va situando voluntariamente en mi lugar de confianza y aunque mi confianza es pequeñita, muy pequeñita, al ponerme en ella Tú Padre la vas ampliando hasta que siento que ya nada me turbe y prima mi confianza. Yo pongo mi parte mi pequeña confianza, frágil pero algo es, pongo lo mío y Tú lo multiplicas. Es cierto Dios me necesita porque yo lo necesito.
Me gusta 0
Jack de la Cova
Jack de la Cova

el 5/12/12
Su comentario fue excelente, todos pasamos o nos toca muy cerca los buenos tiempos y los no muy buenos tiempos. Si practicaramos nuestra fe de igual manera en ambos tiempos nuestro paso por esta vida seria un triunfo.
Me gusta 0
Guillermo
Guillermo

el 5/12/12
La sed de Dios está en todo lugar donde el Señor nos coloca; aunque aparentemente la satisfacción material esté delante, hay un espacio vacío que necesariamente necesita la presencia de Dios.
Todos debemos estar listos para actuar, ya que si no lo hacemos el Señor puede sacar "alabanzas de las piedras".
Me gusta 0
katyuska
katyuska

el 5/12/12
Hoy tambien JESUS muestra su misericordia su compasion ,por estos hombres que le an segido , los ve cansados y ambrientos ,pero esta vez EL no hace el milagro directamente sino que pregunta ¿CUANTOS PANES TENEIS? . EL podia hacerlo solo ,pero no prefiere contar con nosotros con nuestra soliradidad ,y ellos contestan , tenemos 7 panes y algunos peces , , pues traerlos , que nos qiere decir con esto , que si todos damos lo poquito que podamos habra para todos y seguramente sobrara .
Me gusta 0
lupe de maria
lupe de maria

el 5/12/12
seamos como jesus ,,imitemosle dia adia ,ayudemos compartiendo con el nececitado no solo del pan que sacie su hambre si no tambien brindando a los demas el pan espiritual que tanto falta en nuestro mundo.
Me gusta 0
Joaquín
Joaquín

el 6/12/12
Saludos a todos los participantes y a Fernando y Cía.
Cómo nos hace falta sentirnos hambientos del pan de Dios, del pan que da la vida. Pero el que está harto, el que no siente hambre, cómo podrá asistir a un banqute? ¿Estoy convencido de que solamente Otro puede saciarme? ¿soy lo suficientemente humilde para reconocerme en esa situación? Y como Dios necesita del hombre, solamente así podré "darle la mano" a Dios, y también identificarme con aquella multitud miserable que sigue a Jesús hacia la montaña. Y si tengo lagrimas en mis ojos, serán enjugadas y mis heridas serán curadas.





Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.