Comentario al Evangelio del

Alejandro Carbajo, cmf

Queridos hermanos, paz y bien.

Comenzamos la semana con una más de las muchas cosas de Jesús que, a veces, nos cuesta entender. A todos nos gusta que nos reconozcan, que nos agradezcan las atenciones y, quien más, quien menos, espero que le devuelvan algo de lo que da. Y viene Nuestro Señor a decirnos que no busquemos ser pagados en esta vida.

Corren tiempos recios para la beneficencia. La crisis está afectando a todo y a todos. Mucha gente sufre en sus carnes lo que significa no poder vivir con dignidad. Quizá en esta clave podemos leer también el texto evangélico de hoy. La Doctrina Social de la Iglesia, de la que no siempre conocemos mucho, nos da algunas pistas. El número 172 del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia dice: 

El principio del destino universal de los bienes de la tierra está en la base del derecho universal al uso de los bienes. Todo hombre debe tener la posibilidad de gozar del bienestar necesario para su pleno desarrollo: el principio del uso común de los bienes, es el «primer principio de todo el ordenamiento ético-social» y «principio peculiar de la doctrina social cristiana». Por esta razón la Iglesia considera un deber precisar su naturaleza y sus características. Se trata ante todo de un derecho natural, inscrito en la naturaleza del hombre, y no sólo de un derecho positivo, ligado a la contingencia histórica; además este derecho es «originario». […]  «Todos los demás derechos, sean los que sean, comprendidos en ellos los de propiedad y comercio libre, a ello [destino universal de los bienes] están subordinados: no deben estorbar, antes al contrario, facilitar su realización, y es un deber social grave y urgente hacerlos volver a su finalidad primera».

Los números siguientes desarrollan esta idea, pero las palabras de Jesús tienen su acogida en lo que la Iglesia enseña. Todo lo que tenemos y hemos ganado con nuestro esfuerzo es nuestro, por supuesto. Pero somos deudores de nuestros hermanos, algunos menos afortunados que nosotros. Y todo lo que tenemos, lo hemos recibido de Dios. Así que se lo podemos devolver a Él, compartiendo con los demás. Hace unos años, se puso de moda el movimiento del 0,7 %. Se le pedía al Estado y a los organismos de la Administración que donaran el 0,7 % de su presupuesto a obras benéficas. Quizá sea hoy un buen día para palparnos la cartera, y ver qué tal está nuestra generosidad. Que todos tenemos relación con todos. Y una fe sin obras, es una fe muerta. ¿Llegan nuestros donativos al 0,7 % de lo que tenemos? ¿Quieres hacer algo por los demás? No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

Vuestro hermano en la fe,
Alejandro, C.M.F.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Augusto
Augusto

el 5/11/12
No solo debemos acojer la palabra de Jesús; debemos ser tierra fertil, orar a cada instante, para que los dones de Dios den frutos que entregaremos a los que tienen hambre y sed de su Reino en este año de la Fe y la nueva Evangelización
Me gusta 0
gustavo
gustavo

el 5/11/12
Desinterés y entrega hoy nos pide este evangelio.
Me gusta 0
xose luis ponce
xose luis ponce

el 5/11/12
"SOBRE TODA RIQUEZA GRAVA UNA HIPOTECA SOCIAL"(PABLO VI). San Francisco de asis al ver alguien mas pobre que el sacaba su unica tunica y se la daba:Los hermanos le reprochaban eso, a lo que el respondia"solo hice un acto de justicia, pues en otro tiempo alguien se quedo con lo que le correspondia:(biografia de tomas de celano)
Me gusta 0
Carmen Sanchez
Carmen Sanchez

el 5/11/12
Hermano Alejandro sus palabras son sabias, esta es la segunda vez que da usted con la realidad que sufro y estoy viviendo siempre dice algo atinado para hacerme caer en cuenta que no es solo una ideología la fe sino una forma de vida. Gracias por sus comentarios. Bendiciones para usted.
Me gusta 0
Tauler
Tauler

el 5/11/12
¿Quienes son los pobres, lisiados, cojos y ciegos espirituales? ¿De quienes habla Jesús? A qué banquete se refiere?
Me gusta 0
U.SALDAÑA.MEX.
U.SALDAÑA.MEX.

el 6/11/12
Estimado Tauler: Abundando en las preguntas de tu Comentario, con la esperanza de que alguien de buena voluntad se sirviera respondérnoslas ¿Quienes serían los "no pobres, los "no lisiados", los "no cojos" o "no ciegos" espirituales y a qué banquete se estaría refiriendo Jesus que no se les invitara?. Dios Nos bendiga a todos.
Me gusta 0
Elvia Rosa B
Elvia Rosa B

el 6/11/12
Hermano Tauler los pobres lisiados cojos y siegos espritualmente a los que jesus invita a su banguete son los reprimidos ante la sociedadd por su condicion economica o profesional a el banquete que se refiere jesus es la fe ya que por fe en “el y podemos adquirir posesiones que nos haran ver y caminar sin sentirnos menos que los demas y te lo digo por experiencia propia porque yo era pobre lisiada coja siega espritualmente y aunque sigo pobre economicanente y sin ningun titulo por la fe hoy tengo la dicha que vale mas que la riqueza y lo profesional esta dicha que me ha hecho ver entender que las practicas de vida espiritual son las que realmente nos hacen felices corintios 1,26-31 2ª carta cp.8, 7—15 Dios te bendiga
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.